¿Los últimos fichajes mejoran lo que había?

Los constantes golpes a la cantera o por qué el Barcelona 'copia' al Real Madrid

Los últimos fichajes vuelven a dejar a las claras que las puertas del primer equipo para los canteranos parecen más lejos que nunca, y, por otro lado, que quieren seguir los pasos de su rival

Foto: El Real Madrid ha sabido peinar mejor el mercado que el Barcelona estos últimos años. (Reuters)
El Real Madrid ha sabido peinar mejor el mercado que el Barcelona estos últimos años. (Reuters)

El Barcelona parece que ha dejado atado su último fichaje, el de Gustavo Maia (19 años), delantero del Sao Paulo. Una operación que se realiza tres meses después de que el conjunto catalán cerrara acuerdos similares con la Juventus por Matheus Pereira y con el Palmeiras por Matheus Fernandez, al tiempo que cuatro jugadores formados en La Masia hacían las maletas como Carles Pérez, Carles Aleñá, Abel Ruiz y Alejandro Marqués. Unas operaciones que alejan a los canteranos las puertas del primer equipo. Y, por otro lado, se demuestra que en Can Barça imitan el modelo de fichajes de Florentino Pérez y el Real Madrid que tan prometedor puede ser no solo en lo deportivo sino también en lo económico.

Tras unos años de grandísima producción de futbolistas que alimentaban el primer equipo, el Barça parece virar hacia un modelo que perjudica el ascenso de sus canteranos. Las ventas y cesiones de jugadores que podrían haber dado un rendimiento en el primer equipo han sido focos de críticas por una parte de la afición que ve cómo el modelo se ve perjudicado. Los últimos fichajes del Barça confirman la 'patología'. Jugadores como Grimaldo, Carles Pérez, Aleñá, Cucurella, Rafinha, Denis Suárez… acabaron por salir del club.

El último futbolista forjado en las categorías inferiores que se ganó un puesto fijo en el primer equipo fue Sergi Roberto, que encontró su lugar como lateral derecho a partir del 2015, de la mano de Luis Enrique. Ahora, la esperanza de la cantera culé se llama Ansu Fati. Pero lejos quedan los tiempos del Barcelona que llegaba a contar con ocho titulares de La Masía. Una de las muestras más claras se vio en el lateral izquierdo este año cuando fueron con todo a por Junior Firpo dejando de lado a jugadores como Cucurella (Getafe) o Miranda (Schalke 04).

El modelo de éxito del Madrid

En los últimos años, el Real Madrid, por su parte, ha conjugado futbolistas de La Fábrica con la llegada de nuevos talentos de otros países implementando un modelo de compra-venta de jóvenes promesas ante los disparatados precios de mercado por jugadores consagrados y las fuertes apariciones de poderosos clubes como el PSG y el Manchester City. Florentino Pérez decidió apuntar a futuras estrellas antes que jugadores consagrados. Su estrategia: después de un año de fogueo, la entidad blanca cede al jugador a equipos menores y se asegura una opción de compra que le permite hacer negocio desde una posición ventajosa. Detrás de algunos fichajes emerge la figura de Juni Calafat, el jefe de 'scouting' internacional del club blanco.

Ocurrió con Casemiro, al que ficharon para el filial por 6 millones de euros, cedieron al Oporto y del que hoy es uno de los mejores mediocentros del mundo. Otro caso parecido es el de Fede Valverde, perla uruguaya fichada de Peñarol por 5 millones. Esta temporada ha explotado con tan solo 21 años y es una pieza clave en el once de Zidane. O el propio Marco Asensio que llegó por poco más de 3 millones y una temporada en el Espanyol le valió para hacerse un hueco en el Real Madrid al año siguiente (aunque este no pisó el Castilla).

A otros como Vinicius o Rodrygo han servido para el primer equipo y, en el caso del primero, fue uno de los mejores de la (más que discreta) pasada campaña. Además, guardan jugadores como Odegaard, Kubo, Reinier… También, por último, futbolistas como Reguilón o Achraf, canteranos que la cesión a otros clubes les está viniendo de bien. El primero apunta a sustituir a Marcelo en un futuro cercano y el segundo ya apura sus últimas horas en Dortmund. Aun así parte de la masa social blanca está inquieta por el tipo de fichajes que se hacen de un tiempo a esta parte. Cada vez que Florentino se junta con los peñistas o acude a un acto, le recuerdan que el deseado es Mbappé. Pero el presidente sabe que ese tipo de fichajes se cocinan a fuego lento. Solo hay que ver lo que costó cerrar el fichaje de Eden Hazard.

La goleada del Madrid al Barcelona

En el Barça, desde el fichaje de Neymar y su frustración por encontrarle un sustituto (las decepciones de Coutinho o Dembelé) han hipotecado el mercado del club catalán. Griezmann es el único que está rindiendo decentemente a pesar de que todavía no se le haya visto su mejor versión en el campo. Su gran desembolso por ellos parecía que abriría la puerta a la cantera en otras parcelas pero se optó por gente como Boateng, Braithwaite…

En cuanto a las promesas por las que apostó el club culé, pocas o ninguna ha salido bien: de Yerry Mina a Halilovic, pasando por Douglas, Marlon, Todibo... Jugadores que no se asentaron con el primer equipo y terminaron fuera. La única luz ha sido Arthur Melo y los 31 millones de euros que pagó el Barcelona al Gremio en 2018. Sin embargo, tampoco se ha asentado definitivamente. Ahora, la nueva esperanza recae en Trincao, jugador que costó 31 millones, que llegará la próxima temporada, pero todavía es una incógnita.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios