SEGÚN EL CONTRATO, SU PADRE PUEDE ENTRENARLE

La insólita cláusula de Kylian Mbappé en el PSG que podría alejarle del Real Madrid

El delantero del Paris Saint-Germain está llamado a jugar en el Bernabéu, aunque a las órdenes de Zidane (o del técnico que esté), pero no de su padre, como le permite el club parisino

Foto: Kylian Mbappé celebra un gol con el Paris Saint-Germain. (EFE))
Kylian Mbappé celebra un gol con el Paris Saint-Germain. (EFE))

A la espera de ver cómo puede acabarse una temporada que el COVID-19 también ha puesto patas arriba y, de momento, se ha llevado por delante la Eurocopa 2020, hay un futbolista sobre el que en el próximo mercado estarán puestos todos los ojos: Kylian Mbappé (París, 20 de diciembre de 1998). El delantero francés es el gran objetivo del Real Madrid y de manera particular de su presidente, quien dejó marchar a Cristiano Ronaldo sin tener atado a quien está llamado a ser su relevo como goleador, el punto débil del equipo de Zidane. Otro francés como Benzema sigue ofreciendo un gran rendimiento, aunque más como '10' que como '9', y a Vinícius se le da mucha bola, pero el brasileño no es precisamente un finalizador.

Aunque la operación lógicamente será millonaria y sabido es que Florentino Pérez siempre ha evitado enfrentarse a su homólogo del Paris Saint-Germain, el catarí Nasser Al-Khelaïfi, el dinero no será el principal obstáculo o problema para ver a Mbappé vestido de blanco. Según informó el diario 'L'Equipe', Kylian llegó al PSG hace dos años en calidad de cedido y una novedosa opción de compra para cumplir con el Fair Play Financiero. Pasada la primera temporada, el equipo de la capital francesa pagó al Mónaco 145 millones y ejecutó así la cláusula que le permitía quedárselo en propiedad.

Los 35 millones restantes de los 180 totales que costó la operación deben pagarse con unos bonus que el propio Mónaco no tuvo ningún reparo en hacer públicos en qué dos casos serán ejecutados. El primero es si el PSG traspasa a Mbappé antes de que el delantero finalice su contrato, el cual expira el 30 de junio de 2022. Y el segundo es si el club de capital catarí llegara a un acuerdo para ampliárselo. Es decir, que solo dejaría de cobrarlos si el internacional galo se marcha libre, algo complicado de imaginar dadas las circunstancias.

En cuanto a las pretensiones del jugador, se habla de que exigirá ser el mejor pagado de la plantilla —para lo cual el Real Madrid a buen seguro que intentará quitarse la ficha del galés Gareth Bale— y que, como ya hizo cuando fichó por el PSG, se le pague un extra al mes para costear a su mayordomo, un chófer, un chef de cocina particular y un guardaespaldas. Además, y como también le planteó a Al-Khelaïfi, no sería descartable que pidiera tener a su disposición 50 horas de vuelo en un jet privado. Ya saben, los típicos caprichos de esos millonarios prematuros, como definió Marcelo Bielsa a este tipo de futbolistas.

Kylian Mbappé, con su padre, durante la gala de los premios The Best. (Reuters)
Kylian Mbappé, con su padre, durante la gala de los premios The Best. (Reuters)

Sin embargo, hay una cláusula que Mbappé tiene en su contrato con el PSG y que, por insólita, resulta inconcebible que el Real Madrid la pudiera aceptar, y más en el caso de un presidente como Florentino Pérez, quien tan poco cree en la figura del entrenador. Y es que, aunque resulte difícil creerlo, el francés tiene por contrato que su padre puede entrenarle, tal y como ha ocurrido cuando el delantero se ha lesionado y ha tenido que hacerlo al margen del grupo. Imagínense el asombro de los miembros del cuerpo técnico cuando se enteraron y, lo que peor, no pudieron hacer nada porque está en el contrato...

Wilfried Mbappé, como se llama el progenitor del delantero del PSG, fue futbolista y después entrenó durante 25 años al juvenil de Association Sportive Bondy, el club donde en 2004 su hijo Kylian se inició en el fútbol. Fue en 2013, con 14 años, cuando la ahora gran estrella del fútbol francés se incorporó a las categorías inferiores del AS Mónaco, para debutar en el primer equipo dos años más tarde. Mucho, y con razón, se habla del padre de Neymar, pero el de su compañero Mbappé no le va a la zaga.

La ventaja es que si en el Real Madrid sigue Zidane como entrenador, es de imaginar que el padre de Kylian y, sobre todo, el propio futbolista no pretenderán hacer algo parecido. Hace unos días, Mbappé contaba en una entrevista concedida a The Players Tribune que cuando viajó a Madrid para hacer una prueba con el equipo blanco "Zidane nos recibió en el parking. Nos saludamos y me ofreció ir al campo a entrenar. Yo solo pensaba 'estoy en el coche de Zidane. Soy Kylian, del Bondy. Esto no es real, debo de estar soñando'". Pues bien, esto mismo debieron de pensar los técnicos del PSG cuando vieron a Mbappé entrenarse a las órdenes... de su padre.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios