Los tenistas explotan contra el Grand Slam

La abrupta decisión de Roland Garros que provoca un terremoto en el tenis (y en Rafa Nadal)

El problema del cambio de fecha de Roland Garros recayó en que la decisión se tomó de forma unilateral provocando un terremoto en el mundo del tenis al forzar un calendario imposible

Foto: Rafa Nadal celebrando su último Roland Garros. (Reuters)
Rafa Nadal celebrando su último Roland Garros. (Reuters)

Este martes Roland Garros anunció que el torneo francés se trasladaba de mayo a septiembre por culpa del coronavirus. Una medida lógica si se hubiera tratado como es debido. El problema recayó en que la decisión se tomó de forma unilateral provocando un terremoto en el mundo del tenis al forzar un calendario impensable para los tenistas. Dos Grand Slam con prácticamente una semana de descanso y obviando el resto de torneos menores que se disputan durante esas fechas.

Por el momento el circuito ATP y WTA está suspendido hasta el 7 de junio. Pero la decisión del torneo francés ha sorprendido tanto a los tenistas como a los organizadores del resto de torneos. Los tenistas no comparten ni entienden la decisión unilateral de la organización de Roland Garros de retrasar el torneo cuatro meses y situarlo justo una semana después del US Open. La decisión tomada por el director del torneo, sin contar con todos los implicados en el circuito, no ha gustado a casi nadie.

La importancia que tienen los Grand Slam para todo el mundo del tenis es innegable. Son el sustento de la mayoría de los jugadores e imprescindibles para que los números salgan a final de temporada. Por ello las organizaciones de los mismos tienen la sartén por el mango en cuanto a condiciones y los franceses aprovecharon esa situación. Mientras otros torneos preguntaban por un posible aplazamiento recibiendo la negativa. Roland Garros sacó todo su egoísmo y falta de compañerismo para evitar quedarse sin torneo. Los jugadores ahora tendrían que afrontar dos torneos de Grand Slam, en superficies distintas, en cinco semanas y con solo una de descanso entre uno y otro torneo. Dos títulos que Rafa Nadal tendrá que defender en 35 días.

Los tenistas en contra

Roberto Bautista, en declaraciones a ‘TVE’, no le ha gustado ni el fondo ni la forma del cambio. “No creo que esté situado en el mejor momento, justo después del US Open. Nos hace cambiar de superficie sin apenas descanso y después de partidos a cinco sets muy exigentes. Tampoco creo que sea bueno que se tomen este tipo de decisiones sin consultar a los jugadores y de forma unilateral”.

Feliciano López también dio su opinión en ‘El Larguero’. "La decisión de Roland Garros ha sorprendido porque ha sido inesperada y ha sido algo que han anunciado de manera unilateral, no lo han consultado ni con la ATP ni con los otro Grand Slam ni con los jugadores”, confesó. “A medio plazo no veo que se pueda jugar en el circuito. Lo mejor habría sido buscar una solución conjunta para restablecer el calendario de la mejor forma posible sin dañar al menor número del torneo".

El tenista español también remarcó la dificultad del cambio de superficie que supondría el paso de pista dura a tierra batida, aunque reconoce que es habitual en el circuito. "No es lo ideal pasar de golpe de pista dura a tierra batida. Pero hemos hecho cosas peores, como jugar un torneo en tierra y al día siguiente jugar la Copa Davis en hierba. El tenis a veces tiene estas cosas. Las circunstancias son las que son y cuando se vuelva a jugar va a ser un calendario totalmente atípico. Nos tendremos que adaptar a un montón de situaciones pero no es lo ideal jugar dos Grand Slam tan seguidos y en diferentes superficies”.

Pero las respuestas más duras llegaron después de conocerse la decisión. Varios tenistas saltaron al cuello de los organizadores y otros simplemente quedaron sorprendidos por la decisión. “Este es un momento muy difícil, esta catástrofe está impactándonos a todos. Mejorar la comunicación y trabajar juntos debe ser la prioridad, no tomar decisiones egoístas y arrogantes que perjudiquen todavía más al circuito”, recriminó el canadiense Vasek Pospisil, activo miembro del Consejo de Jugadores. "Es una locura. Gran anuncio de Roland Garros cambiando su fecha tan aolo una semana después del US Open. Ninguna comunicación con los jugadores o la ATP. No tenemos la palabra en este deporte. Es el momento de que nos unamos los jugadores".

Por otro lado, “está bien enterarse por Twitter”, ironizaban varios tenistas en representación de un nutrido grupo de profesionales que dicen sentirse al margen de todo. “Excusez moi?”, se sorprendía con tono irónico la japonesa Naomi Osaka. Desde ‘RMC’ apuntaban que se informó de la decisión a jugadores como Rafa Nadal, que dio su visto bueno a que se dispute la gran cita de tierra batida, tal y como señaló el presidente de la Federación Francesa de Tenis Bernard Giudicelli. Por el momento el de Manacor no ha expresado su opinión.

Torneos afectados

Roland Garros también actuó sin atender demasiado a lo que puedan pensar el resto de los eventos. Roland Garros, en función de cómo todo evolucione todo, será del 20 de septiembre al 4 de octubre en lugar del 24 de mayo al 7 de julio y de esta manera prácticamente se solaparía con el US Open, que a priori tendrá lugar del 31 de agosto al 13 de septiembre. Es decir, entre una cita y otra habría un margen mínimo de siete días. Sin ir más lejos, el US Open este miércoles emitió un comunicado para censurar la maniobra de los franceses.

“La USTA (la Federación Estadounidense de Tenis) continúa con su plan para el US Open 2020 y no es momento de implementar ningún cambio en el calendario”, dictaba la nota. “Estos son tiempos sin precedentes y estamos evaluando todas nuestras opciones, incluida la posibilidad de celebrar el torneo más adelante”, prosigue. “En un tiempo en el que el mundo camina unido, creemos que una decisión así no se puede tomar de forma unilateral, y por consiguiente la USTA solo lo haría previa consulta con los otros Grand Slams, la WTA y la ATP, la ITF y nuestros patrocinadores, incluida la Laver Cup”, terminaba.

Pero el US Open no es el único afectado. También criticó la decisión este miércoles la Laver Cup, impulsada por Roger Federer desde hace tres años. El torneo tendrá lugar en el Garden de Boston, del 25 al 27 de septiembre. “Este anuncio nos sorprendió, al igual que a nuestros patrocinadores”, indicaron, “y plantea muchas preguntas, así que estamos evaluando la situación. En este momento, queremos hacer saber a los aficionados, sponsors, voluntarios, jugadores y la ciudad de Boston que tenemos la intención de mantener la misma fecha”.

También puede arruinar el programa de otros torneos de la ATP como San Petersburgo, Chengdu, Zhuai y Sofía, y Tokio, Guangzhou, Seúl y Wuhan por parte de la WTA. Todos ellos, fijados en ese espacio que pretende acaparar ahora el major parisino. El director del torneo de Acapulco, el mexicano Raúl Zurutuza, lamentó: “Es una decisión alevosa y egoísta, y solo demuestra el desdén que tienen hacia el resto de torneos y jugadores, a los que no consultaron”.

Tenis
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios