las dudas de la estrella francesa

El motivo por el que Mbappé da largas al PSG y el papel de espectador del Real Madrid

Mbappé mira al detalle su carrera y planifica el futuro. Tiene paralizada la renovación con el Paris Saint Germain por las dudas de un cambio. Antepone su evolución y mejorar como profesional al dinero

Foto: Kylian Mbappé tendido en el césped y dentro de la portería en un partido con el Paris Saint Germain. (Efe)
Kylian Mbappé tendido en el césped y dentro de la portería en un partido con el Paris Saint Germain. (Efe)

Algo extraño pasa con la renovación de Kylian Mbappé. La estrella francesa sigue pidiendo más tiempo al Paris Saint Germain para dar una contestación sobre la oferta de renovación. Unas negociaciones que lleva directamente el padre (Wilfried) y que no avanzan en este inicio de año. El motivo que esgrime Mbappé no es económico. Antepone el crecimiento deportivo y su evolución como futbolista. Es un argumento que desconcierta en el club francés. Mbappé es una prioridad. El referente del proyecto. Está, incluso, por delante de Neymar. Pero el francés se toma con mucha calma los plazos de una renovación que tiene más aristas. No se quiere precipitar con una respuesta que se espera con impaciencia entre los dirigentes y dueños del PSG.

Esta espera provoca que empiecen a surgir rumores en París. Se refieren a la personalidad del chico. Se comenta que ha perdido humildad y se le está subiendo el éxito a la cabeza. Detrás de Mbappé hay diferentes equipos que entrarían en la puja, en el momento que surgiera una opción, para abordar el fichaje. A Real Madrid y Barcelona se une el Manchester City de Pep Guardiola. No ha habido ningún movimiento nuevo y ofensiva de estos clubes. Es Mbappé el que aparca su respuesta al Paris Saint Germain con el objetivo de que transcurra la temporada y pueda ir despejando sus dudas. Tiene la necesidad de comprobar si experimenta un crecimiento y es capaz de superarse. No depende únicamente de él. Está relacionado con el entrenador con el que trabaje, principalmente, y el equipo que le empuje en su crecimiento.

Ramos y Mbappé en el partido de la fase de grupos de la Champions en el Bernabéu. (Efe)
Ramos y Mbappé en el partido de la fase de grupos de la Champions en el Bernabéu. (Efe)

Con 21 años llega a una edad en la que, como ya manifestó a finales de la pasada temporada, tiene en la cabeza la idea de plantearse nuevos desafíos. No se ha movido de una postura que pareció una amenaza y se relacionó con una lucha de egos y poder por los privilegios y el mayor salario de Neymar. Lo principal para Mbappé es no estancarse. Desarrollarse y evolucionar como mejor futbolista. Ser más completo. Tener más registros que lo que ya ha demostrado. Destaca como un futbolista desequilibrante por su potencia y velocidad. Tiene más potencial que otros entrenadores y proyectos pueden perfeccionar.

Tras los pasos de Messi y Cristiano

El traspaso del Mónaco, en 2017, al Paris Saint Germain significó un paso importante para crecer en un equipo que tiene las mayores ambiciones. En este club tiene posibilidades de competir por todos los títulos. Otra cosa es conseguirlo. Ni Messi tiene garantizado ganar la Champions. Ni Cristiano Ronaldo triunfó en Europa con la Juventus en su primera temporada. Mbappé tiene más camino que recorrer y comprobar cuál es su techo. Es aquí donde surgen las dudas de un profesional que mira al detalle su carrera y el futuro. Quiere seguir los pasos del argentino y el portugués.

El Paris Saint Germain es una garantía para convertirse en un futbolista multimillonario y tiene materia prima para lograr éxitos deportivos. La inquietud de Mabppé es su formación. Aparecen los nombres de Guardiola (un técnico que le atrae por su experiencia formativa y de élite) y Zidane por la admiración y la apuesta por sacar el mejor rendimiento de cada jugador. El Real Madrid tiene un papel de espectador, a pesar de que Zizou haya manisfestado en los últimos meses su predilección por el joven francés.

Mbappé abraza a Cristiano Ronaldo. (Efe)
Mbappé abraza a Cristiano Ronaldo. (Efe)

La sintonía con el entrenador del Paris Saint Germain no es la mejor. Se puede hablar de una relación correcta y, en ocasiones, distante. Mbappé ha tenido algún que otro mal gesto con el Thomas Tuchel. El más evidente se hizo público a finales de diciembre del año pasado cuando le cambiaron en un partido contra el Montpellier. El jugador se marchó del campo con mala cara y el entrenador respondió lo siguiente: “Tiene una mentalidad específica. Cuando ganas títulos y tienes talento como él, no te gusta ser sustituido. Pero debe aceptar mis decisiones. Es necesario mostrar respeto”.

¿Puede que Kylian Mbappé se esté planteando un cambio? Es una pregunta que ni él mismo quiere aclarar en un momento en el que se debate sobre quién tiene que ayudarle a mejorar como futbolista. Lo que deja claro es que no tiene prisas por renovar y así lo manifestó el pasado 9 de enero tras el partido contra el Saint Ettiene. “No es el momento de hablar sobre esto. Es el momento de jugar al fútbol. Hay muchas fechas límites y solo quiero centrarme en la temporada”, dijo en unas manifestaciones que descolocaron en el PSG. El club hará todo lo posible por retenerle, renovarle y convencerle. Tiene contrato hasta junio de 2022. Pero en esta negociación hay algo más que un componente de dinero. Mbappé y su padre miran cuál es su entrenador idóneo.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios