la estrategia del brasileño

El pulso de Neymar con el PSG y cómo prepara su fichaje por el Barcelona en 2020

La fotografía de Neymar con Messi y Luis Suárez en Punta del Este (Uruguay) es el último bombazo del año. Una imagen de impacto y repercusión mundial. En 2020 forzará su salida del PSG

Foto: Messi, Luis Suárez y Neymar en Punta del Este (Uruguay) estas Navidades. (Efe)
Messi, Luis Suárez y Neymar en Punta del Este (Uruguay) estas Navidades. (Efe)

Habrá más intentos del Barcelona, en 2020, para fichar a Neymar. Con una estrategia que ya no esconden ni el club que presiden Josep María Bartomeu ni, sobre todo, el jugador. El brasileño es un especialista en forzar y presionar para romper y marcharse del lugar donde no quiere estar. Le está costando convencer por las buenas al París Saint-Germain, que no es un club cualquiera.

Es el peor enemigo que puedes tener enfrente si vas por las malas. Para llegar a un acuerdo lo mejor es actuar con tacto y mucha diplomacia. El que más claro lo tiene es Florentino Pérez. El presidente del Real Madrid es capaz de vender a Keylor Navas en el último día del mercado al PSG y fomentar las buenas relaciones con un club que le tiene que asegurar una opción preferente por Mbappé. El Barcelona y Neymar eligen otro camino. Espinoso y con tensión. Más por el deseo del jugador de marcharse cuanto antes y la forma en la que escenifica su pulso.

La fotografía de Neymar con Messi y Luis Suárez en Punta del Este (Uruguay) es el último bombazo del año. Una imagen de enorme impacto y repercusión mundial. El brasileño no desaprovechó una nueva ocasión para demostrarle al mundo entero que su sueño es regresar al Barcelona y quiere salir de la cárcel de oro (como lo definió Piqué) que es el PSG. El año acaba para Neymar con la nostalgia de no haber regresado al equipo azulgrana este verano y mira al 2020 con la esperanza de que puede haber más intentos para volver donde no debió salir. Un culebrón que no tiene fin y sigue vivo por la insistencia de los tres sudamericanos, que deciden mantener el pulso al todopoderoso PSG.

La 'MSN' (Messi, Luis Suárez y Neymar) en su etapa en el Barcelona. (EFE)
La 'MSN' (Messi, Luis Suárez y Neymar) en su etapa en el Barcelona. (EFE)

Es el momento de recordar una de las frases más recurrentes del presidente del Atlético de Madrid. Enrique Cerezo justificó la marcha del ‘Kun’ Agüero al Manchester City con una sentencia que se suele cumplir, digamos, que en el 90 por ciento de las ocasiones. “Los futbolistas juegan donde quieren”, afirma Cerezo. En el caso de Neymar es una media verdad. Jugó en el Paris Saint Germain porque miró por el dinero y ahora pretende regresar, como sea, al Barcelona renunciando al dinero. Cuando se habla de renuncia hay que poner sobre la mesa de negociación que estaría dispuesto a quitar la denuncia, de unos casi 40 millones de euros, que tiene contra el Barcelona por el impago de la prima de fichaje de su última renovación. Suena a chantaje, pero es así. Una condición que favorece al Barça. Gastarse el dinero en el traspaso puede significar ahorrarse la morterada de millones de la denuncia.

Los 180 millones de euros

El caso es que Neymar no se rinde en su intento de volver a jugar en el Barcelona, pese al fichaje de Griezmann y que haya otros jugadores que ocupan su puesto (Dembélé). Aprovecha la ‘reboda’ de Luis Suárez (el uruguayo celebró los diez años de matrimonio con su esposa Sofía Balbí) para enviarle un nuevo mensaje al mundo. Y al jeque y dueño del PSG para que se le ablande el corazón en 2020. Con Messi y Luis Suárez es feliz y en París juega por equivocación o estar fatalmente aconsejado por un padre que no supo o no quiso ver que su hijo podía ser uno de los mejores del mundo con Messi y no sin Messi. Hoy Neymar parece estar devaluado. Sigue sin aparecer en la lista de los candidatos al Balón de Oro, rechazado por los aficionados en París, impopular en Francia y con más dinero en la cuenta corriente que cuando estaba en el Barça. Pero está amargado y cierra el año pidiendo a gritos, con la foto de la ‘MSN’, que le dejen cumplir su sueño en 2020.

La estrategia, conociendo al PSG, sigue siendo errónea. El pulso de Neymar, con el posado en Uruguay, no es la mejor fórmula para que el jeque le deja salir al final de esta temporada. Ni por esos 180 millones de euros que parece que pueden ser el precio de venta, según la normativa FIFA, con jugadores que quieren romper su contrato después de tres años en el mismo club y no haber renovado en ese tiempo. Es uno de los resquicios que busca Neymar para que le dejen salir. Por 180 millones lo podría traer de vuelta Bartomeu si con ello se ahorra los 40 de la denuncia. Sea de una forma u otra, lo que parece claro es que en 2020 seguirá el culebrón del fichaje de Neymar por el Barcelona y que tendrá capítulos en los que habrá tensión. El 2019 lo cierra con un aviso. La foto de la ‘MSN’ va dirigida al mundo entero y, no hay dudas, de que no habrá sentado bien en Qatar.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios