el fracaso de las operaciones

El triste final de Neymar para quedarse en el PSG y el daño al Barcelona

Lo de Neymar ha sido una majadería provocada por la gansada de un chico arrepentido y Bartomeu ha picado. No hay acuerdo y se queda en el Paris Saint Germain

Foto: Neymar se lleva la mano a la cabeza en un entrenamiento con el Paris Saint Germain. (Efe)
Neymar se lleva la mano a la cabeza en un entrenamiento con el Paris Saint Germain. (Efe)

Seguro que hay muchos barcelonistas que están celebrando el final de todo este embrollo con Neymar. Se queda en el Paris Saint Germain, es la noticia que adelanta L’Equipe, cuando informa que ya se lo ha comunicado a su entorno. Muchos de esos barcelonistas habrán dado un suspiro de alivio en este primer día de septiembre en el que Josep María Bartomeu y sus directivos tienen que empezar a construir un relato más que convincente que explique cuáles eran los motivos para que Neymar tuviera opciones de regresar y cuánto dinero estaba dispuesto a gastar por un futbolista que se marchó y tiene una denuncia puesta al club. Se acabaron los viajes televisados a París, las reuniones que duraban un café, las ofertas en las que se metían a los dos jugadores que se ficharon con el dinero de Neymar (Coutinho y Dembélé)… El Barcelona de Bartomeu tiene que empezar a hacer la digestión de una nueva derrota en los despachos con el PSG.

Lo de Neymar ha sido un majadería provocada por la gansada de un chico que está arrepentido de haber cambiado Barcelona por París y ha metido en todo berenjenal a Messi y una directiva a la que le volverán a sacar los colores. A ver con qué cara se queda Javier Bordas, el directivo responsable en las negociaciones con el PSG, cuando mostraba su optimismo en una de sus llegadas a la terminal del aeropuerto de Barcelona y decía “estamos cerca”. ¿Cerca de qué? De que el PSG te vuelva a dar con la puerta en las narices como viene haciendo en los últimos años desde que el club catalán ha querido fichar a Marquinhos, Verratti… La imagen del Barcelona sale perjudicada y en esta ocasión el culpable es Neymar. Bartomeu sabía que iba al matadero, pero ha tenido que escenificar las negociaciones más absurdas que se recuerdan.

Neymar, solo, en un entrenamiento con el PSG. (Efe)
Neymar, solo, en un entrenamiento con el PSG. (Efe)

En un primer momento, el presidente dijo públicamente que Dembélé era mejor jugador que Neymar y Coutinho un futbolista diferente que se iba a quedar en el Barcelona. Al primero lo metió en una de las múltiples ofertas y el francés le dijo que ’tararí que te vi’. Puede que hasta con tono burlón. A Coutinho le empaquetó al Bayern de Múnich en una cesión por solo 8,5 millones de euros y una opción de compra no obligatoria para los alemanes de 120 millones de euros. El Barcelona está ahora sin Neymar, Coutinho y Dembélé, lesionado, y riéndose en las redes sociales de todos aquellos que dicen que lleva una vida desordenada. El no de Dembélé fue rotundo.

Irritados en Barcelona

Es un final triste para el Barcelona de Bartomeu. Empezó ofreciendo más jugadores que dinero para redondear una cifra cercana a los 250 millones de euros. Pidió la cesión de Neymar para pagar en dos plazos y lo último de lo último es leer, en el ‘Sport’, que Neymar estaba dispuesto a pagar 20 millones de euros de su bolsillo. Da la sensación de que el PSG ha mareado a Bartomeu y el clan Neymar. Con los jeques no se juega y si no que se lo digan a Florentino Pérez, que puede tener un sexto sentido o hilo directo con los jeques, y parecía estar un segundo plano cuando en realidad sabía que esa voluntad de vender a Neymar no era más que un castigo al chico, su padre y necesitaban al alguien que mordiera el anzuelo. Le tocó a Bartomeu.

En el barcelonismo no querían a Neymar por haberse reído del club y por el rendimiento que ha dado estos dos últimos años. Llovían las críticas a una operación que no se veía viable en lo económico y se calificaba de indigna. Neymar ha sido más noticia en París por sus escándalos extradeportivos que por sus goles y títulos. Las encuestas no le querían. Pero Bartomeu tiró para delante ofreciendo dinero y jugadores. Un día era Coutinho, otro Dembéle, se metía a Rakitic, Todibo… Y el PSG para incordiar e irritar más pedía a Semedo. Si esto llega a durar unas semanas más no habría sido nada extraño que les hubieran pagado la cláusula de Messi.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios