trastoca los planes

El enfado con Keylor Navas y lo difícil que es salir del Real Madrid a lo grande

No es un futbolista cualquiera y el momento se califica de inoportuno. El asunto de Keylor Navas hace daño a Zidane, que se ha negado a su salida, y a un vestuario donde tiene buenos amigos

Foto: Keylor Navas se despide del Bernabéu en el último partido de Liga contra el Betis de la temporada pasada. (EFE)
Keylor Navas se despide del Bernabéu en el último partido de Liga contra el Betis de la temporada pasada. (EFE)

El asunto de Keylor Navas provoca tensiones en el Real Madrid a todos los niveles. No se puede entender cómo el portero costarricense ha dejado para la recta final del mercado de fichajes la decisión de su futuro. Hace daño a Zinédine Zidane y al vestuario. Parece que no tanto a Florentino Pérez, cuando el presidente y sus consejeros son los que apuestan por dar estabilidad a la portería con la titularidad de Thibaut Courtois. Las ganas de Navas de marcharse del Real Madrid cuando la competición ya está en marcha producen una sensación de malestar y decepción en el cuerpo técnico y en los compañeros.

Zidane se encargó de dejar claro, antes del partido contra el Valladolid en el estreno en el Bernabéu, que contaba con Keylor Navas y que no le había comunicado su deseo de marcharse. Este cambio de opinión deja en muy mal lugar al entrenador. Principalmente, porque Zidane ha sido uno de los grandes defensores del guardameta. Lo que no acepta el técnico es que Keylor Navas esté disgustado con el papel de suplente del belga, cuando se le comunicó, con mucha antelación, y también se le dejó claro, en un cara a cara, que tenía que seguir compitiendo para ponérselo difícil al cuerpo técnico. Es la decepción de Zidane con un jugador al que considera un profesional admirable y una persona que ha trabajado y se ha sacrificado mucho para estar en el Real Madrid.

Keylor Navas saluda al Bernabéu. (EFE)
Keylor Navas saluda al Bernabéu. (EFE)

El adiós de Keylor Navas tan apresurado trastoca los planes de un entrenador que tomó la decisión de dar salida a Luca Zidane (cedido al Racing de Santander) y Lunin (cedido al Valladolid). Ha tenido que tragar muchos sapos Zidane con el asunto de la portería. Escuchar que ponía a su hijo por enchufe o que se negaba a fichar a otro portero que amenazara el puesto de Keylor Navas. Como sucedió cuando surgió la posibilidad de contratar a Kepa Arrizabalaga. Zidane siempre ha defendido que Keylor Navas tiene que seguir en el Real Madrid, y en esta ocasión se ha encontrado a su vuelta con la presencia de Courtois. El belga no es uno más. Fue fichado como el mejor portero del último Mundial y la competencia en la portería ha subido. Zidane necesita a Navas para tener la tranquilidad de que el puesto de la portería está perfectamente cubierto.

Navas se considera una excepción

Los otros grandes sorprendidos son los compañeros. Keylor Navas es uno de los más queridos y respetados en el vestuario y, aunque se puede comprender que no está cómodo con su nueva situación y tiene que buscar cómo mejorar, se habla de "una faena a estas alturas del verano”. Navas ha tenido tiempo para encontrar una solución. Todo el verano. Lo ha ido dejando pasar y su caso molesta en un inicio de la temporada en que se pone en duda la fiabilidad del proyecto. Otros compañeros y buenos amigos del costarricense, como es el caso de Sergio Ramos y Marcelo, decidieron cerrar filas antes de empezar la pretemporada para enderezar el rumbo de un equipo que provocó una decepción en la afición. Navas considera que es una excepción porque es el Paris Saint-Germain el que ha retomado su interés en los últimos días de agosto. Aun así, provoca recelo.

El Real Madrid tiene en sus planes hacer caja con el portero costarricense, por el que quiere ingresar de 10 a 15 millones de euros. Puede ser una cantidad superior a la que desembolsó en 2014, cuando pagó la cláusula de 10 millones de euros al Levante. En las cinco temporadas que ha estado en el Real Madrid, se ha ganado el cariño de los entrenadores, compañeros y aficionados, es un portero que ha demostrado una capacidad de trabajo y una resistencia superiores. Debido a la cantidad de nombres que se barajaban para ocupar su puesto (De Gea, Donnaruma, Kepa…). Un ejemplo más de lo difícil que es salir por la puerta grande del Real Madrid.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios