los problemas de fondo

Los errores en el Real Madrid que se echan en cara (las primeras discrepancias)

Se analizan en el club cuáles son los motivos del paso atrás. Zidane y los jugadores buscan explicaciones que abarcan lo físico, los despistes, el desorden táctico, la ausencia de gol y el sistema

Foto: Toni Kroos, con gesto de preocupación, en el partido contra el Valladolid. (EFE)
Toni Kroos, con gesto de preocupación, en el partido contra el Valladolid. (EFE)

El gris segundo tiempo del Real Madrid contra el Valladolid, el primer fiasco de la temporada, resume los errores de un equipo que maquilló la mala pretemporada con un atisbo de mejora en el estreno liguero en Vigo. En la victoria contra el Celta se hicieron muchas cosas bien en campo enemigo. El Madrid se sintió cómodo con espacios y fue un equipo con profundidad y actitud colectiva en el repliegue para defender. Zidane destacó la solidaridad para ser compactos. Incluyó a Bale y Vinícius, dos jugadores anárquicos, en sus elogios. Destacó un equipo conectado al partido desde el principio hasta el final con una altísima concentración para sobreponerse de la expulsión de Modric.

Una semana después, se encienden las alarmas con la mala segunda parte contra el Valladolid en el estreno en el Bernabéu. Se analizan en el club cuáles son los motivos que han provocado este paso atrás. Zinédine Zidane y los jugadores buscan explicaciones que abarcan lo físico, los despistes, el desorden táctico, la ausencia de puntería y el mejor sistema. Surgen las primeras discrepancias.

El plan físico, bajo sospecha

Zinédine Zidane se niega a reconocer que el Real Madrid pueda tener deficiencias físicas en este inicio de la competición. Lo cierto es que el equipo sufrió un bajón en el segundo tiempo, y no solo se puede achacar al error en cadena en el gol del empate del Valladolid. La fatiga pudo pasar factura, pese a que el entrenador no lo quiera destacar. Zidane ha incorporado este verano a un nuevo preparador físico, Grégory Dupont, para perfeccionar esta parcela a la que tanta importancia otorga.

Seis jugadores, sin contar la grave lesión de Marco Asensio, están en la enfermería. Ferland Mendy termina de recuperarse de una lesión muscular en el recto anterior del muslo derecho. Rodrygo tiene una lesión en el recto femoral derecho. Eden Hazard, en el recto anterior del muslo izquierdo. Brahim Díaz ha recaído de una lesión producida en julio y estará un mes de baja por un problema muscular en el recto anterior derecho. El último es James, con una lesión en el sóleo derecho. El caso de Mariano es una incógnita. Dicen que tiene molestias en los abductores.

Bale, en el Bernabéu, contra el Valladolid. (EFE)
Bale, en el Bernabéu, contra el Valladolid. (EFE)

La fragilidad defensiva

“Teníamos que haber mandado el balón a tomar por saco”, es la frase con la que se desahogó Zidane en el empate contra el Valladolid. Una declaración que le va a perseguir durante toda su carrera, por tratarse de poco nivel para un técnico que se sienta en el banquillo del Real Madrid. Nada convincente y aleccionadora. Quien le conoce asegura que sigue teniendo problemas para utilizar las palabras correctas en castellano. Lo que obsesiona a Zidane es la fragilidad defensiva. La poca contundencia. Transmite órdenes, en los entrenamientos y desde la banda en los partidos, de ser más prácticos en situaciones comprometidas. Es el toque de atención de un entrenador que señala, sin dar nombres, a Bale y Kroos. El galés, por echar el balón atrás a lo loco, y el alemán, por ser temeroso cuando se trata de ir a los balones divididos.

El desorden estructural

El Real Madrid se descompuso en la segunda parte contra el Valladolid por el caos y la anarquía que convirtieron el partido en un correcalles. Mal los jugadores por no juntarse y hacer un correcto repliegue. Mal Zidane por no leer lo que necesitaba el equipo y cambiar la mala dinámica en la que había entrado. Aquí no se salva nadie. Regresaron los peores fantasmas de la temporada pasada. La de un equipo en el que cada uno hace la guerra por su cuenta y pone en riesgo la solidez del bloque. Vuelven a verse las grietas. Al desafortunado pase atrás de Bale y la indecisión de Kroos se unió la descolocación de Sergio Ramos, Casemiro, Carvajal y Varane.

Las dudas con el sistema

Los jugadores no acaban de coger la idea futbolística de Zidane, que da más conceptos que soluciones estratégicas. El gran caballo de batalla de un entrenador que prefiere no atiborrar las cabezas de los futbolistas con la pizarra. Ha probado de todo y se ha optado por lo de antaño: cuatro defensas y Casemiro, Kroos y Modric en el centro del campo. En ataque, hasta que regrese Hazard, empieza el carrusel de rotaciones con Bale y James juntos, de nuevo, en el once desde que se separaron en 2017.

Luka Jovic, ante el Valladolid. (EFE)
Luka Jovic, ante el Valladolid. (EFE)

Problemas con el gol

Todavía es muy pronto para hacer juicios, pero el club se ha gastado 60 millones de euros en un delantero. Luka Jovic salió en la segunda parte contra el Valladolid y el primer remate, de cabeza, lo envió al larguero. El problema de puntería penalizó el buen primer tiempo. Necesita el equipo un jugador que tenga olfato de gol y el serbio, pese a que el entrenador le vea en fase de adaptación, se caracteriza por ser contundente en el área.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios