El técnico ha involucrado a toda la plantilla

El vestuario del Real Madrid se echa la culpa a sí mismo y aprueba a Lopetegui

Bale, Benzema, Isco, Asensio y Ceballos han ganado protagonismo con la salida de Cristiano Ronaldo y eso provoca que su día a día sea más llevadero y vivan mejor que el año pasado

Foto: Julen Lopetegui en el banquillo del Sánchez Pizjuán. (Reuters)
Julen Lopetegui en el banquillo del Sánchez Pizjuán. (Reuters)

La plantilla del Real Madrid, tras la derrota en Sevilla, entonó el mea culpa y asumió que la culpa había sido de los jugadores, no del entrenador. La actitud no fue la adecuada para frenar a unos 'leones' sevillistas que dejaron en los huesos a los que la noche del miércoles jugaron de rojo. Reconocer este hecho habla de la relación que Julen Lopetegui ha conseguido tener sus pupilos, quienes viven con más calma que en la anterior etapa. Cumplidos los 100 días de Julen en el banquillo del Santiago Bernabéu, desde el vestuario blanco aseguran que se encuentran mejor con el técnico vasco que con Zidane. Y también mejor que con Cristiano Ronaldo. El balance que hacen los jugadores es muy favorable al técnico donostiarra, pese a los resultados.

Lopetegui no ha tenido una existencia tranquila en estos tres primeros meses en el cargo. Sin embargo, el exseleccionador ha tenido mano izquierda para ir apagando todos los incendios a los que se ha enfrentado. Pese ello, en la directiva blanca no cuenta con tantos votos de confianza como en su propio vestuario después el irregular inicio de temporada.

Los 100 días de Lopetegui

Más allá de los despachos, en el césped convirtió la marcha de Cristiano en una oportunidad. La presencia del portugués condicionaba el juego de ataque del equipo y opacaba la presencia de otros jugadores como Bale, Asensio o Isco. El técnico se reunió con varios jugadores de forma individual y les aseguró un mayor protagonismo, al tiempo que les exigió más participación en ataque y en la aportación goleadora. Bale ha recuperado la sonrisa, ha olvidado las lesiones y vuelve a exhibir esa chispa en ataque que le ha permitido marcar cuatro goles y dar tres asistencias en siete partidos. Benzema ha dejado de ser la sustitución recurrente y el escudero de Cristiano para convertirse en un 9 más determinante, sumando cinco goles ya.

Jugadores y técnico del Madrid durante el 'repaso' del Sevilla. (EFE)
Jugadores y técnico del Madrid durante el 'repaso' del Sevilla. (EFE)

Otros como Asensio e Isco han ganado libertad de movimientos en ataque. El balear tiene más peso en el juego ofensivo del equipo, sumando casi 600 minutos en tan solo ocho jornadas, y el malagueño es el referente del equipo en la zona de tres cuartos en adelante. Él filtra el último pase, se asocia o finaliza la jugada con un disparo que ya le ha permitido meter dos goles. La ausencia de Isco frente al Atlético es una de las dos preocupaciones -junto a la baja de Marcelo- que ahora mismo maneja tanto el entrenador como los jugadores.

Ceballos está contento

Lopetegui tiene contentos a sus jugadores y Dani Ceballos es el ejemplo perfecto. El sevillano ha sido titular en tres de los cinco partidos que ha jugado en Liga y el entrenador sigue trabajando con él para recuperar al futbolista que deslumbró en la sub-21.

Ese buen ambiente pudo saltar por los aires con la aparición, demandada por la directiva, en la primera plantilla de Vinicus Júnior. El vasco mandó al jugador al Castilla, donde ha pasado unas semanas sumando méritos y enfriando el ambiente, hasta que ha decidido introducirlo en la dinámica del primer equipo. Vinicius viajó a Sevilla dentro de la convocatoria y la plantilla ya asume con naturalidad su presencia.

Gareth Bale frente al Sevilla. (EFE)
Gareth Bale frente al Sevilla. (EFE)

Otro jugador que arrancó con incertidumbre es Mariano, el 9 que Florentino recuperó para hacer feliz a un Lopetegui que exigió un refuerzo con insistencia. El catalán no había dispuesto de ocasiones en las primeras jornadas, pero el entrenador le ha dado su sitio y el delantero lo ha celebrado con un golazo ante la Roma en el debut en Champions.

Lopetegui, amigo de las rotaciones para administrar el esfuerzo de sus jugadores, ha involucrado a todos los jugadores del equipo. Los aficionados están satisfechos con el juego del equipo, con más posesión, buen gusto en el manejo del balón y con pegada arriba. De momento, Bale, Benzema y compañía han asumido la producción goleadora de Cristiano Ronaldo.

La portería, el único borrón

Solo hay un asunto que aún no ha resuelto y que crea cierta incomodidad en los despachos y en el vestuario: el de la portería. Lopetegui, portero durante su carrera deportiva, ha apostado por alternar a Keylor Navas y a Courtois en el arco. El costarricense suma 390 minutos en cuatro partidos con cinco goles encajados y diez paradas, mientras que el belga acumula 'solo' 270 minutos en tres partidos con dos goles encajados y ocho paradas.

Esta inesperada solución de alternar a los dos porteros incomoda al vestuario, que no sabe cuál es el portero titular, y especialmente a Florentino, que fichó a Courtois para enviar a Navas al banquillo, algo que lleva varias temporadas intentando. Si en un primer momento fue Zidane quien defendió al tico, ahora es el exseleccionador el que se niega a condenarlo al banquillo.

El tema de la portería y el tropiezo en la final de la Supercopa de Europa en Tallin ante el Atlético son los únicos dos borrones de Lopetegui desde que llegó al club blanco. El vasco ha sabido ganarse al vestuario y a la grada, ahora solo le falta solucionar el tema de la portería. Los blancos entran ahora en una fase muy dura en su calendario y será buen momento para calibrar si el Real Madrid de Lopetegui es candidato a todo.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios