un pleito con un constructor

El Barcelona acaba en la lista de morosos por una deuda de 2,8 millones que no reconoce

La reclamación proviene de una pequeña constructora MCM que en su día hizo La Masia en Sant Joan Despí. La deuda se encuentra vencida desde el pasado 30 de junio de 2017

Foto: La Masía del FC Barcelona, situada en Sant Joan Despí, fue unaugurada en 2011. (EFE)
La Masía del FC Barcelona, situada en Sant Joan Despí, fue unaugurada en 2011. (EFE)

El FC Barcelona ha entrado en la lista de morosos ASNEF, el listado oficial de morosidad en España, por un impago de 2,8 millones de euros. Se trata de un pleito que se arrastra desde hace nueve años y que se deriva de la construcción de La Masia en Sant Joan Despí, en el área metropolitana de la capital catalana. El club no reconoce que la deuda exista y, de hecho, la misma no aparece en sus cuentas.

Fuentes del club blaugrana -que este miércoles juega frente al Leganés- atribuyen la inscripción de esta deuda en el ASNEF a una pugna legal con la constructora MCM, que había levanta La Masía por un encargo que había hecho Joan Laporta cuando era presidente. Es público y notorio la mala relación de la actual junta, que encabeza Josep María Bartomeu contra el equipo y la gestión económica de Laporta, ya que se llegó a ejercer una acción de responsabilidad sobre la junta anterior. Es la primera vez que el Barça aparece en el listado de morosos.

Fuentes financieras consultadas por El Confidencial aseguran que la deuda llevaba meses en el ASNEF y que se encuentra vencida desde el pasado 30 de junio de 2017, hace ahora más de un año. Las diversas reclamaciones del pago por parte de MCM habrían caído en saco roto y la entidad deportiva habría acabado en el listado de morosos.

Portavoces del club añaden, por su parte, que la constructora se tenía que hacer cargo de la construcción de la fachada de La Masía a cambio del explotación publicitaria de la misma. El contrato establecía que si no se llegaba a recuperar el importe del coste de construcción con la explotación de la fachada, el FC Barcelona había que pagar este diferencial.

Pasado el tiempo, y siempre según la versión del FC Barcelona, MCM rechazó pagar determinados sobrecostes de la fachada y parcialmente ganan un pleito en este sentido. En el fondo del conflicto se encuentra que en opinión del club no era posible explotar la fachada anunciando empresas competidoras de socios del club, o insertar publicidad que pudiera dañar la imagen de la entidad deportiva, algo que no reconoce el constructor, por lo que se inició un largo pleito que todavía está vivo.

Entre los pleitos vivos el Barça recuerda que ha demandado a MCM por 400.000 euros de defectos de construcción del complejo deportivo de La Masía. Por tanto, el club que preside Bartomeu y la constructora mantienen diversas demandas cruzadas en los tribunales.

Ausencia de reconocimiento

“Ni reconocemos, ni reconoceremos esta deuda, y en esta línea apuntan las sentencias judiciales que así lo manifiestan, y el propio contrato. El quid de la cuestión es que MCM nunca nos ha facilitado ningún proyecto de explotación de la fachada porque han preferido buscar el resarcimiento de las obras. La única deuda que seguro que habrá será el de las costas judiciales de más de un millón de euros” explica el FC Barcelona para justificar que la reclamación objeto de estos pleitos no aparezca en la memoria económica de la entidad.

En las cuentas que ha aprobado la junta directiva ha aprobado como cierre provisional de 2017-2018, se revela una facturación récord, de 914 millones de euros pero un beneficio neto bajo, de sólo 13 millones de euros, el más reducido desde la temporada 2011-2012 y por debajo de lo que se había presupuestado. La deuda neta es muy alta: 300 millones.

El FC Barcelona se negó a reconocer los 2,8 millones de deuda con el constructor, al tener diversos pleitos abiertos con él por La Masia

Calidad crediticia

En estos momentos el Barça esta negociando con la banca una renovación de una línea crediticia por valor de 100 millones de euros, tal y como ya avanzó El Confidencial. En especial, con CaixaBank y el Banco Sabadell. Según la entidad, este contencioso no afecta a dichas conversaciones puesto que “el FC Barcelona tiene la calificación crediticia máxima”.

Cuando una empresa entra en la lista de morosos se abre un periodo de gracia de diez días en el que se puede abonar las deudas que se imputan. El Barça no hizo nada porque como tal no reconoce la deuda y hacerlo le hubiera perjudicado en los pleitos que están vivos en este momento. Pero eso también ha tenido consecuencias, porque fruto de esta pasividad, se ha pasado de manera oficial a formar parte de esta clasificación, algo que si no se abona la cuantía está previsto que dure un periodo de seis años.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios