a caixabank y banco sabadell

El Barça pide un crédito de 100 millones para pagar las nóminas y a Hacienda

La entidad azulgrana mantiene negociaciones avanzadas con CaixaBank y Sabadell para obtener una línea de financiación con la que cumplir con los sueldos de sus jugadores

Foto: El presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu. (Reuters)
El presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu. (Reuters)

El Fútbol Club Barcelona obtuvo en la temporada 2017-2018 un récord mundial de ingresos. La maquinaria azulgrana registró una cifra de negocios de 914 millones de euros, en gran parte gracias a la venta de Neymar. Sin embargo, la institución deportiva sigue con sus tensiones de tesorería derivadas de los esfuerzos realizados en reforzar los equipos profesionales, especialmente el de fútbol. Por ello, la junta directiva que preside Josep Maria Bartomeu ha pedido una línea de crédito de 100 millones para hacer frente a las nóminas de julio y al pago del impuesto de sociedades, el equivalente en las empresas al IRPF de las personas físicas.

Así lo han confirmado fuentes próximas al FC Barcelona, que está negociando este préstamo con CaixaBank y Sabadell. Estos dos bancos son las entidades financieras de cabecera del club, que desde hace dos temporadas también trabaja con Deutsche Bank, Bankia y Banco Santander. Estos bancos le concedieron un crédito de 43 millones de euros para financiar los fichajes de la campaña 2016-2017, en la que el primer equipo de fútbol gastó 130 millones en incorporar hasta seis jugadores.

En concreto, André Gomes (35 millones), Paco Alcácer (30), Umtiti (25), Digne (16,5), Cillessen (15) y Denis Suárez (3,5 más 1,6 en variables ya pagados). Un desembolso que superó en casi el doble la capacidad de inversión por año que tiene el club, cuyos propios dirigentes —el último, el propio presidente, Josep Maria Bartomeu— fijan en 60 millones más lo que ingrese por las ventas.

Este verano, el FC Barcelona tiene que hacer frente a dos desembolsos parciales procedentes de fichajes del pasado año, los de Coutinho y Dembélé. El traspaso del brasileño costó 120 millones fijos (más 40 en variables), de los que 50 millones fueron abonados en enero de este ejercicio. Ahora, el club tiene que hacer una transferencia de otros 35 millones, mientras que los restantes 35 los pagará en junio de 2019. Por su parte, de los 105 millones a los que ascendió la contratación del extremo francés, 70 fueron abonados al Borussia Dortmund en agosto de 2017 y ahora debe entregar los 35 millones pendientes.

Estos esfuerzos son los que han llevado a la directiva a tener que pedir asistencia financiera a sus dos principales bancos para atender estos picos de tesorería, habitual en la mayoría de los clubes de fútbol por coincidir pagos de carácter extraordinario con los empleados y la factura fiscal con Hacienda. Según las mismas fuentes, el Barça debe abonar unos 100 millones en nóminas y otros tanto por el impuesto de sociedades; 200 millones en total que han obligado a la institución a solicitar esta línea de crédito circulante.

Las mismas fuentes indican que no se esperan problemas para que tanto Sabadell como CaixaBank le concedan estos 100 millones, dado que hasta la fecha el FC Barcelona ha cumplido a rajatabla con sus obligaciones financieras. Incluso por adelantado, como ocurrió con la amortización del crédito sindicado de 155 millones que en 2010 pidió Sandro Rosell nada más llegar a la presidencia al comprobar que las arcas estaban vacias. No obstante, todavía no ha habido aprobación formal por parte de las entidades bancarias.

La cuestión es el ebitda

El FC Barcelona logró el pasado año unos ingresos de 914 millones, muy por encima de los 708 millones de la temporada 2016-2017. Esta espectacular subida se debe a los 222 millones ingresados por la venta de Neymar. Pero los gastos también se dispararon, hasta los 882 millones, frente a los 667 millones del curso precedente. Un incremento provocado por el aumento de la masa salarial, hasta los 500 millones, especialmente por las renovaciones de Leo Messi, Andrés Iniesta, Gerard Piqué, Luis Suárez e Iván Rakitic, entre otros.

No obstante, la cifra que marca la solvencia del Barça es el ebitda o beneficio de explotación, que en la campaña 2017-2018 ha alcanzado los 177 millones, 53 millones más de los obtenidos en la temporada anterior. Porque, según marcan los estatutos del club, la relación entre el ebitda y la deuda no puede superar las 2,5 veces, ya que de lo contrario obligaría a la junta directiva a dimitir. La última cifra pública de deuda de la institución es de 247 millones, pero no se sabe cómo ha acabado el pasivo en el ejercicio en que el equipo salió campeón de la Liga y de la Copa del Rey.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios