ha nacido una rivalidad

Por qué el éxito de Cristiano Ronaldo es el fracaso del Real Madrid (y viceversa)

Separan sus caminos y ya son rivales. El Real Madrid y Cristiano competirán por el mejor título: la Champions. En la alta competición, la línea entre el éxito y el fracaso es muy fina

Foto: Cristiano Ronaldo, en la celebración de la última Champions ganada por el Real Madrid. (Reuters)
Cristiano Ronaldo, en la celebración de la última Champions ganada por el Real Madrid. (Reuters)

Con Cristiano Ronaldo fuera del Real Madrid se abre el interesante escenario de ver cómo les va a uno y otro después de nueve años en que los triunfos han sido una constante. Sobre todo con el logro histórico de conquistar tres Champions seguidas, algo que nadie había logrado antes en la historia de esta competición. El Real Madrid y Cristiano separan sus caminos para ser rivales en Europa, porque si algo queda claro es que este movimiento lo que provoca es una competencia directa entre el club que preside Florentino Pérez y el que lidera Cristiano Ronaldo.

Lo que ha hecho el Real Madrid es reforzar a un rival directo en la lucha por la Champions con el traspaso del portugués, algo que parece extraño por las dificultades que tiene ya de por sí una competición en la que están los mejores equipos y jugadores. Al Madrid le tocará reforzarse para compensar la baja del goleador. Por su parte, lo que pretende Cristiano Ronaldo es buscar el gran reto de ganar tres Champions con tres equipos diferentes y en tres países distintos —Manchester United, Real Madrid y Juventus—.

Cristiano Ronaldo se ha marchado al equipo que ha querido y en el Real Madrid no han podido evitarlo porque no había otra oferta que igualara los 100 millones de euros. Ha cerrado su ciclo en el Madrid por sus ganas de afrontar otro desafío, sus desencuentros con Florentino y los problemas con Hacienda. A partir de ahora, es un rival y enemigo para los intereses del Real Madrid. El éxito de Cristiano será el fracaso del Real Madrid y viceversa. El Madrid y Cristiano no tienen medias tintas cuando se trata de competir por los mejores títulos o trofeos. Esa fina línea futbolística en la que se mueven los más grandes y que separa la victoria de la derrota para llevarte a la gloria o el descalabro.

Cristiano ha fichado por la Juventus para ganar la Champions. Es su único y gran objetivo. El mismo que tiene el Real Madrid todas las temporadas y que, como hemos visto, no compite nada mal. El portugués no va a Italia a ganar la competición doméstica —la Juve lleva siete Scudettos seguidos—. Para eso no le ha fichado el presidente Andrea Agnelli. No le hace falta a la Juve un Cristiano para ganar en su país. El único motivo es, como le sucedió al Paris Saint-Germain con Neymar, poder ganar de una vez la Champions. Tienen similitudes las apuestas del PSG por Neymar y la Juventus por Cristiano, pese a que el club italiano tiene más historia, como apuestas firmes para conseguir conquistar la Champions. A Neymar no se le dio bien la temporada pasada. Veremos qué sucede con el portugués.

Neymar y Cristiano, en el Bernabéu. (EFE)
Neymar y Cristiano, en el Bernabéu. (EFE)

La presión de Cristiano

¿Quién tiene más presión o exigencia para ganar la Champions? ¿El Real Madrid o la Juventus? Y sobre todo, ¿quién de los dos sentirá más la sensación de éxito o fracaso? La apuesta de Cristiano es más arriesgada porque si no gana la Champions con la Juventus, no alcanzará el paraíso. De poco le valdrían el Scudetto o tripletes en Italia. La presión y la gran responsabilidad recaen sobre el portugués porque le ha fichado un buen equipo, que ha llegado a dos finales —2015 contra el Barça y 2017 contra el Madrid— y ha salido derrotado. Cristiano es la esperanza, el salvador, y tiene que ser el héroe que lo haga posible.

El Real Madrid tendrá la misma exigencia, pero cuenta con que tiene mucho más que ganar si recupera la Liga sin Cristiano en sus filas. Las tres Champions seguidas están para avalar el buen trabajo del Madrid y de Cristiano. La Liga ya es una Champions más para el equipo blanco. No puede decir lo mismo la Juve que, encima, tiene el refuerzo del luso.

Un título que, como decía Zidane, puede llegar a saber mejor por lo que le cuesta. El Madrid puede ganar la Liga y no la Champions, sin Cristiano, y será un éxito por lo que se le resiste el campeonato español. El portugués puede ganar el Scudetto y no la Champions y sentirá que ha dado un paso atrás por no dar ese plus a los italianos en Europa. El factor diferencial, la caza mayor, está en quién llegará más lejos o ganará la próxima Liga de Campeones. Las semifinales marcan un listón entre el éxito y el fracaso para ambos. En los nueve años que ha estado el luso en el Madrid llegaron, por lo menos, hasta las semifinales en las últimas ocho temporadas. Quien no lo consiga la próxima quedará como el derrotado. Si fracasa el Real Madrid, se hablará del error del traspaso y la 'cristianodependencia'. Si lo hace el portugués, de su equivocación por irse a un equipo de menor nivel.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios