Es noticia
Menú
Por qué es una buena señal que Carlos Sainz esté besando los muros del GP de Singapur
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
EL MAS RÁPIDO CON MEDIOS Y BLANDOS

Por qué es una buena señal que Carlos Sainz esté besando los muros del GP de Singapur

Sainz se mostró muy rápido en la primera jornada, pero con Leclerc y Verstappen con el listón todavía por subir ante sus problemas en la segunda sesión. Alpine anticipa potencial

Foto: Sainz se mostró consistente y rápido en la segunda sesión. (Scuderia Ferrari)
Sainz se mostró consistente y rápido en la segunda sesión. (Scuderia Ferrari)

El Gran Premio de Singapur se distingue como una carrera estratégicamente distinta, aunque sus dos primeras sesiones ofrecieron una fotografía similar a otros viernes de esta temporada: Ferrari arriba, Red Bull jugando con sus cosas y Mercedes con cierta pegada. Queda el sábado. Sin embargo, Carlos Sainz y Fernando Alonso dejaban destellos para disfrutar de grandes oportunidades el domingo. Sobre todo si el madrileño sigue lamiendo los muros, como en su vuelta rápida de la segunda sesión.

Salir primero en Marina Bay y Mónaco son premisas ineludibles para aspirar a la victoria. Si de confianza se trata, Sainz demostró en una de las pistas más arriesgadas del año que el F1-75 va cada vez más embridado, y Ferrari recuperaba el punto de esa primera parte del campeonato, en la que reinaba en las curvas medias y zonas de tracción. Pero ni Charles Leclerc, ni Verstappen ni Red Bull estaban donde estarán el sábado. Ni, posiblemente, tampoco Alonso ante los destellos de Alpine.

Sainz tira del pelotón

En 16 carreras, Ferrari ha logrado 10 'poles', por cuatro de Verstappen y otra de Pérez. En Singapur, los entrenamientos clasificatorios son medio gran premio, sobre todo si un equipo copara la primera línea. Así hicieron Carlos Sainz y Charles Leclerc el viernes. El primero, aprovechando cada minuto de las sesiones. El segundo, perdiendo gran parte de la segunda, detenido y boxes y sin vueltas realmente limpias en su escaso tiempo sobre el asfalto. De hecho, el monegasco no ocultó su enfado al término de la segunda sesión. Si una pista no perdona la falta de rodaje, solo está Mónaco o Singapur.

Como todo trazado urbano, dos factores condicionan el rendimiento. Por un lado, la evolución del asfalto y, segundo, poder hilar vuelta tras vuelta para ir desafiando los muros y ganar confianza. Sainz disfrutó de las dos primeras, no tanto su compañero de equipo. El madrileño logró dos giros extraordinarios que le colocaron en cabeza, tanto con neumático medio como luego con el blando. En varias ocasiones pasó a milímetros de los muros, pero en ningún momento dejó de tirar. Elevó el listón, aún queda por confirmar hasta dónde lo llevarán Charles Leclerc y Max Verstappen.

El madrileño marcó el ritmo del pelotón en la segunda sesión en todo momento. Primero con un 1.43.710 y neumático medio, al que contestó Hamilton con un 1.43.668 unos minutos más tarde. Al poco tiempo, el madrileño respondió contundente: 1.43.237 que le situaba como la referencia con neumáticos medios y bien entrada la tanda. Otro tema serían las distancias largas, donde parece que hay margen de mejora. Turno de blandos: 1.42.751. Leclerc, mientras tanto, miraba desde boxes por el retraso en los cambios de reglaje de suspensiones en su monoplaza.

¿Y Leclerc y Verstappen?

Pasada la mitad de la sesión, no había referencias de Leclerc y Verstappen a una vuelta, tan crucial en Singapur. Llegaría en los últimos minutos, cuando ambos salieron a la pista con blandos. Mientras tanto, ¿era Mercedes más competitivo de lo esperado tras el mejor tiempo de Hamilton en los primeros libres y el británico y Russell sacando la cabeza por arriba en la segunda sesión? "Comenzó bien, pero fue tanto en la segunda, pero fue más o menos como cualquier otro fin de semana. El coche está como está, estábamos rebotando, pero no parece que estemos fuera de lugar este fin de semana. Todavía estamos probablemente un segundo abajo, diría, algo así". Hamilton se descartó y a Mercedes para la crucial 'pole' en Marina Bay. Esto no es Hungaroring.

Sainz siguió con su martillo y besando los muros, literalmente, en la 19: 1.42.587. Poco más tarde, Leclerc asustó con su vuelta en medios, a tres décimas del español. Pero, con los blandos, se fue desinflando a medida que avanzaban los sectores. Deliberadamente o no en la parte final de su vuelta, Leclerc perdió las casi dos décimas que sacaba a Sainz en el primer sector. Como Verstappen, que superaba al madrileño en la primera referencia, para caer progresivamente en los dos siguientes sectores para terminar cuarto. Sainz no puede ni debería fiarse el sábado. "Nunca es ideal rodar poco en las pistas urbanas, cuantas más vueltas hagas, más rápido serás. Pero no estoy demasiado preocupado", reconocía su compañero de equipo.

"Ha habido un par de pilotos con problemas y no han hecho sus mejores vueltas. Creo que todos tenemos margen de mejora para mañana, Ferrari, Red Bull y Mercedes darán un paso mañana". De hecho, Sainz no mostraba signos de esa confianza que parecía evidenciar en la pista. "Ha sido un primer día ajetreado aquí en Singapur. Logramos completar el plan de carrera completo, pero también nos enfrentamos algunos desafíos, particularmente con la configuración y el equilibrio del coche. No encontramos la ventana adecuada para los primeros libres, pero logramos mejorar la sensación con el coche para los segundos", explicaba el madrileño. "Todavía tenemos que trabajar un poco y encontrar algún tiempo por vuelta, especialmente para las tandas largas. Parece que estamos listos para una lucha reñida arriba, por lo que debemos tratar de maximizar todos los aspectos del fin de semana".

Alonso quiere y tiene más

Porque Verstappen y Red Bull no han sacado la patita en una pista que podría ser extremadamente favorable para el RB18. "Creo que empezó bastante bien en los primeros libres, el coche estaba funcionando bastante bien. Para en los segundos libres queríamos probar algunas cosas, pero tardaron un poco más en cambiarla. Luego quisimos probar algo más y eso llevó mucho tiempo nuevamente". Verstappen resumía sus dos sesiones. "Realmente no pudimos rodar mucho, por lo que creo que no es realmente representativo lo que mostramos en los segundos libres. Por supuesto, todavía hay mucho margen de mejora, pero no es el peor día". Si recordamos los viernes de las últimas cinco victorias de Verstappen y Red Bull…

Por su parte, también Fernando Alonso dejó sensaciones de no haber exprimido realmente el potencial de Alpine. Ocon terminó sexto después de que el español se mantuviera entre los cuatro primeros al principio de la segunda sesión. Buenas perspectivas, porque, además, McLaren sufría de lo lindo, y queda la duda sobre el rendimiento de Sergio Pérez, desafortunado por el tiempo en pista y deslucido el viernes.

Alonso terminó octavo, a una décima por detrás de su compañero, a pesar de que la sesión se torció en la segunda parte, y después de que la primera el cambio le robara tiempo en pista. Sin embargo, se percibía el ritmo del A522 en Marina Bay, que el español corroboraba: "Tenemos confianza para mañana", reconocía el madrileño. La tercera línea de parrilla en Singapur es posible. Y, si el domingo llueve…, quién sabe.

El Gran Premio de Singapur se distingue como una carrera estratégicamente distinta, aunque sus dos primeras sesiones ofrecieron una fotografía similar a otros viernes de esta temporada: Ferrari arriba, Red Bull jugando con sus cosas y Mercedes con cierta pegada. Queda el sábado. Sin embargo, Carlos Sainz y Fernando Alonso dejaban destellos para disfrutar de grandes oportunidades el domingo. Sobre todo si el madrileño sigue lamiendo los muros, como en su vuelta rápida de la segunda sesión.

Max Verstappen Charles Leclerc Fernando Alonso
El redactor recomienda