Es noticia
Menú
Así ayudó la Fórmula 1 a Singapur a vencer a Hong Kong por la 'pole position' asiática
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
UN EXITO SIN PRECEDENTES

Así ayudó la Fórmula 1 a Singapur a vencer a Hong Kong por la 'pole position' asiática

Recientemente la ciudad-estado del este asiático ha adelantado a su tradicional rival como primer hub económico de esa parte del mundo. El Gran Premio ha sido un factor clave.

Foto: Singapur de noche es un circuito único. (EFE /Wallace Woon)
Singapur de noche es un circuito único. (EFE /Wallace Woon)

Hace apenas seis días, el GFCI (Global Financial Centres Index) ha certificado a Singapur como el tercer ‘hub’ financiero del mundo, detrás de Nueva York y Londres y el primero de Asia. Este índice, que mide el poder económico de más de cien plazas financieras a nivel global, seguía con especial interés la batalla que mantienen desde hace décadas Singapur y Hong Kong por la supremacía económica en Asia y se ha visto como en los últimos quince años las diferencias cada vez se han ido acortando, hasta que este año se ha producido el histórico adelantamiento. Y la Fórmula 1 tiene mucho que ver.

Si tienen ocasión de investigar en los medios financieros acerca de este histórico acontecimiento, comprobarán como una y otra vez, los principales analistas mencionan al Gran Premio de Fórmula 1 como un factor muy importante en esta competición entre las antiguas excolonias británicas. El Partido de la Acción Popular, el organismo político que rige el país desde su independencia en 1965, tenía muy claro sus objetivos cuando comenzó a negociar con Bernie Ecclestone la celebración del Gran Premio en su ciudad. Había como suele ser habitual una intención de atraer turismo de calidad, como ocurre en la mayoría de los casos, pero el fin último era mostrar a los ‘decision-makers’ del mundo, que Singapur era mejor sitio para instalarse y hacer negocios que Hong-Kong.

placeholder Entre los años sesenta y setenta se hicieron carreras internacionales de coches y motos, pero la apuesta por la Fórmula 1 fue a lo grande (Singapore National Library)
Entre los años sesenta y setenta se hicieron carreras internacionales de coches y motos, pero la apuesta por la Fórmula 1 fue a lo grande (Singapore National Library)

Un escaparate de la excelencia nacional

Singapur tanto en su pasado colonial, como ya en su época de país independiente, tuvo competiciones internacionales de coches y motos, un poco al estilo de los que sigue manteniendo otro enclave asiático poderoso como es Macao. Sin embargo, ahora el objetivo no era hacer un Gran Premio más, sino hacer el evento con Mayúsculas, la carrera de la que todo el mundo hablara y a la que todo el mundo querría asistir. Y a fe que Singapur lo ha conseguido porque India y Corea acabaron en sonoros fracasos, Malasia se desinfló con los años y Japón se mantiene pero no deja de ser una cita más en el calendario. Stefano Domenicali, el CEO actual de la Fórmula 1 no ha dudado en reconocerla como la ‘joya de la corona’ actual de la especialidad.

Y no exagera Domenicali, porque lo que comenzó siendo conocido como el ‘Mónaco asiático’ hoy día tiene una entidad y sobre todo un poder de convocatoria a nivel empresarial que no sólo es que gane por goleada al Principado mediterráneo, también a cualquier otra carrera del campeonato. Mónaco atesora su historia y su glamour, pero a nivel de espectáculo social y deportivo palidece ante el poderío de la carrera celebrada en el circuito urbano del pequeño enclave asiático. Lo que acontece en la pista es espectacular, pero todo lo que sucede fuera de ella no le va a la zaga y de hecho todos los espectáculos pirotécnicos, musicales y feriales que hoy son moneda común en muchos Grandes Premios, fue la ciudad del estrecho de Malaca la que marcó el camino a seguir.

Lo curioso, es que a diferencia de la mayoría de los Grandes Premios que se iban incorporando al calendario, Singapur quiso hacerlo a su manera y no a la que le ‘recomendaba’ Bernie Ecclestone’. El anterior dueño de la Fórmula 1, tenía por costumbre que todos los nuevos trazados los construyera Hermann Tilke y que el comité organizador estuviera liderado por Phillippe Gurdjian. Independientemente de las cuantiosas comisiones que le reportaba a Mr. E este modelo, también se aseguraba una excelencia constructiva y organizativa de las nuevas carreras. Gustarían más o menos los métodos tanto de Tilke como de Gurdjian, pero es indiscutible que nunca había fallos clamorosos en esas áreas.

Singapur, para sorpresa de Ecclestone se negó a pasar por ese aro desde el principio. A pesar de que Ecclestone les presionara con mayores fianzas, pólizas de seguro o exigencias económicas, los gobernantes de la ciudad asiática fueron inflexibles: Esto se hace a la ‘singapureña’ o no se hace. Porque además a poco que se conozca un poco la historia e idiosincrasia del país, se entiende que cuando el padre de la patria, Lee Kuan Yew, dijera que ‘Nuestra mejor industria es nuestra gente’ para ellos era clave demostrar al mundo de lo que eran capaces sin necesidad de ayuda externa.

placeholder Singapur ofrece más oportunidades para realizar adelantamientos que la mayoría de circuitos urbanos, con hasta tres zonas de DRS (Formula 1)
Singapur ofrece más oportunidades para realizar adelantamientos que la mayoría de circuitos urbanos, con hasta tres zonas de DRS (Formula 1)

Hacer de la necesidad virtud

Y el reto además era mayúsculo, porque lo que comenzó como una exigencia de Bernie Ecclestone de que la carrera se celebrara por la noche, para adaptar la carrera al horario televisivo europeo, los gobernantes de la ciudad-estado hicieron de la necesidad virtud y trabajaron para convertir un problema en una oportunidad. El hecho de ser el primer Gran premio de la historia que se celebra de noche a la luz de los focos, ya lo convierte en único y si a eso le combinas las espectaculares tomas aéreas donde se ve circuito y ciudad iluminada, la jugada es maestra.

Incluso ahora que tanta importancia cobra el gasto energético y la imagen de derroche que puede arrojar más de 1600 puntos de luz y un consumo que superaba al principio los tres millones de vatios, los organizadores fueron pioneros y constantes innovadores en eficiencia energética, los primeros que hicieron la transición energética de iluminación convencional a la actual por led, con un paquete de medidas para que toda la generación de la energía que se consuma sea limpia, y ha sido uno de los puntos clave de la renovación del contrato que unirá a la Fórmula 1 y a Singapur hasta 2028.

La receta de éxito también se puede encontrar en los principios fundamentales del país descritos por Lee Kwan Yew. “Un sistema limpio y libre de corrupción, normas claras y estables en el tiempo, respeto a los acuerdos, ser fiables y creíbles a los inversores, Infraestructuras de primer nivel y excelencia en los recursos humanos”. No parece haberle ido mal a Singapur, un país que en 1965 tenía una renta per cápita de 500 dólares similar a la de países como Sudáfrica y hoy día es de 50.000 dólares, bien por encima de Estados Unidos. Mientras que Europa se pierde en una maraña de competencias nacionales, autonómicas o locales, en Singapur una de las facetas que más destacó Ecclestone fue la agilidad y eficiencia con la que se tomaban decisiones y asignaban recursos para cualquiera de sus demandas.

La pandemia alejó la prueba asiática del calendario, lo que sirvió a Liberty Media, para comprender que la Fórmula 1 necesitaba mucho más a Singapur, que Singapur a la Fórmula 1. Como ocurre en muchos Grandes Premios, y a diferencia de los grandes torneos de tenis o de golf, su seguimiento va más allá al de los simples aficionados a un deporte concreto, convirtiendose en el auténtico ‘The Place to be’. Hong Kong se estará lamentando de haber perdido la ‘pole position’ en Asia, por haber ignorado aquello que su gran rival sí supo ver.

Hace apenas seis días, el GFCI (Global Financial Centres Index) ha certificado a Singapur como el tercer ‘hub’ financiero del mundo, detrás de Nueva York y Londres y el primero de Asia. Este índice, que mide el poder económico de más de cien plazas financieras a nivel global, seguía con especial interés la batalla que mantienen desde hace décadas Singapur y Hong Kong por la supremacía económica en Asia y se ha visto como en los últimos quince años las diferencias cada vez se han ido acortando, hasta que este año se ha producido el histórico adelantamiento. Y la Fórmula 1 tiene mucho que ver.

Fórmula 1 Singapur Hong Kong Bernie Ecclestone
El redactor recomienda