Es noticia
Menú
El temor de Ferrari: ir a por Red Bull, y el peligro de salir trasquilado con Mercedes
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
LA EVOLUCIÓN DE LOS TRES EQUIPOS

El temor de Ferrari: ir a por Red Bull, y el peligro de salir trasquilado con Mercedes

Arrancaron como referencia en la nueva era de los 'wing cars', pero el título ya está casi en manos de Verstappen. Mientras tanto, Mercedes se ha encargado de no ser desahuciado

Foto: Después de estar a 46 puntos, hoy Verstappen tiene el título en la mano. (Fórmula 1)
Después de estar a 46 puntos, hoy Verstappen tiene el título en la mano. (Fórmula 1)

"Creo que son 46 puntos y desde ahora tenemos que quedar por adelante. Necesitamos ser más rápidos, lo que no somos este momento. Necesitamos ser más fiables, lo que tampoco somos. Así que hay muchas cosas en las que trabajar. No hay razón para creer en el título por ahora". Max Verstappen era sexto en el campeonato tras el Gran Premio de Australia, con solo 25 puntos.

"Ferrari es capaz de encontrar un equilibrio más rápidamente. Nuestro coche pesa más que el Ferrari, tenemos un hándicap de peso de casi diez kilos. En tiempo, son tres décimas de segundo por vuelta. Pero bajar de peso es caro. Es un problema económico y, segundo, también está relacionado con fiabilidad, así que es un tema difícil debido al techo presupuestario. Parece que nos enfrentamos a tiempos difíciles". Helmut Marko, tras el mismo Gran Premio, donde Charles Leclerc y Ferrari habían arrasado.

Citas largas, pero que encuadran el extraordinario trabajo de Red Bull, que tiene a Max Verstappen a punto de lograr su segundo título consecutivo. Ferrari era entonces la referencia. Hoy, peligra su segunda posición de constructores a manos de un Mercedes (35 puntos de ventaja) que no sabía por dónde soplaba el viento durante buena parte de la temporada. En Spa, ni siquiera el norte.

"¿Estoy preocupado por Mercedes? Preocupado no es la palabra correcta. Siempre me sorprende cómo en la calificación pueden estar quizás a un segundo y fuera de sitio. A veces, de repente, el día de la carrera, tu ingeniero habla por radio y te dicen los tiempos de vuelta de Lewis y George. Es como si a veces fueran incluso más rápidos. Sabemos que van a estar allí, pero creo que aún podemos vencerlos". Tras el Gran Premio de Italia, Carlos Sainz confesó la preocupación que ahora existe en Ferrari: de empezar como líderes y aspirantes al título, a ser batidos por un errático Mercedes. De cuajar a final de año, sabor a fracaso.

La actual temporada confirma un axioma irrefutable de la Fórmula 1, más si cabe ante un nuevo reglamento: no se trata de cómo empiezas, sino cómo evolucionas técnicamente a lo largo del arco de una temporada. Hasta el momento, se confirma la tradicional eficacia de Red Bull en este apartado, el atasco de Ferrari, y la rebeldía de Mercedes para aceptar resignadamente su petardazo con el W13. ¿Cómo se ha llegado hasta aquí?

Red Bull, en su línea

Desde Hungría, Red Bull no ha perdido una carrera ni aun penalizando. Es evidente el salto cualitativo en todas las áreas del RB18 en estas últimas carreras. "El peso es un aspecto, seguro, pero es parte de la puesta a punto del coche. Al comienzo de la temporada no teníamos la posibilidad de mover el peso, que también es parte de esa puesta a punto", explicó en Monza Pierre Wache, uno de sus directores técnicos. Básicamente, Red Bull ha conseguido reducir el peso de su monoplaza desde principios de año en varias de sus áreas, incluido su fondo plano. Si diez kilos equivalen a tres décimas, y el RB18 está ya cerca del peso mínimo reglamentario (798 kg), se explica en parte su rendimiento.

Ese rendimiento, sin embargo, la mayor posibilidad de distribuir mejor el peso según el circuito y las evoluciones aerodinámicas, han permitido un tren delantero más preciso y mayor ventana de reglajes que han dado en un monoplaza más rápido en beneficio de Verstappen y en contra de Pérez. En Spa se puso en evidencia especialmente entre los dos pilotos. Hoy, el RB18 es eficaz en todo tipo de curvas, manteniendo su elevada punta. Menos en Monza, donde el equipo austríaco se permitió el lujo de sacrificarla en beneficio de una mayor atención a la degradación del neumático. La impotencia de Ferrari quedó bien patente.

El desconcierto de Ferrari

Las razones de su estancamiento no son tan evidentes para Ferrari. O de su involución, concepto que Binotto rechazó. Durante la primera parte de la temporada, el F1-75 destacó sobre el RB18 en curvas medias y largas y en tracción, aunque sin su velocidad punta. Cada equipo ha convergido hacia las virtudes de su rival, pero Ferrari parece haberse quedado aparcado desde el Gran Premio de Francia.

En Hungría, Spa y Zandvoort, el F1-75 sufrió con la degradación de los medios y los duros, cuando antes su homogeneidad en este aspecto con todos los compuestos era reconocida hasta por Red Bull. El propio Binotto niega que la nueva directiva técnica para reducir el ‘porpoising’ haya afectado a su monoplaza. De ser así, tampoco lo reconocería, ya que supondría una derrota política frente a Mercedes, que tanta labor de lobby llevó a cabo para la adopción de la directiva.

"Son tres carreras seguidas desde Hungría, Spa, aquí (Zandvoort), así que creo que no estamos explotando todo el potencial del coche, hay algo mal que debemos abordar", reconoció Mattía Binotto tras el Gran Premio de Bélgica. En Monza, Ferrari lo intentó estratégicamente por todos los medios, pero su impotencia ante Red Bull y Leclerc fue evidente. "En cuanto a la degradación, no hemos sido los mejores. Ciertamente, tuvimos problemas con el equilibrio del coche y en las curvas de velocidad media-alta a baja generaron sobrecalentamiento en los neumáticos, lo que produjo degradación. Sabemos que el equilibrio del coche no fue el correcto. La razón se debió a las evoluciones aerodinámicas que nos trajeron hasta aquí". Pero un tema es el diagnóstico.

En Monza, Ferrari estudió en la pista las posibles soluciones fruto del trabajo desde Zandvoort y Spa. "Tal vez debamos revisar nuestras evoluciones (desde Paul Ricard), o, tal vez, en la forma en que estamos poniendo a punto nuestro coche hoy. Creo que su potencial puede ser alto, ha demostrado ser mayor desde el comienzo de la temporada, pero ahora mismo ya no es así". Sobre el papel, Ferrari cuenta con tres semanas para analizar por dónde se ha desviado el tiro desde Austria, y parece que Singapur favorece en principio al F1-75. Podrá comprobarse allí si la escudería puede reaccionar o no.

Los cambios de humor de Mercedes

Porque tiene ahora a Mercedes resoplando en el cogote. Desde que Leclerc se saliera de la pista en Francia, Ferrari ha sumado 103 puntos por los 134 del equipo alemán. No todo atribuible al rendimiento del F1-75, pero es evidente la esquizofrenia del W13 según el tipo de pista, asfalto y condiciones ambientales. "No tengo ni idea si el coche será bueno o malo en las próximas carreras", explicó Hamilton después de Spa. "Lo vas viendo sobre la marcha. Es como los cambios de humor, como las características de un ser humano. No sabes por qué lado de la cama va a salir".

Mercedes, no obstante, se ha revuelto como orgullosa organización contra el fracaso inicial de su radical concepto. "Creo que fuimos demasiado optimistas en cómo creíamos que podíamos hacer correr el coche", explicó Andrew Shovlin en Monza. "El coche que lanzamos tenía mucha carga aerodinámica cerca del suelo, y hubo muchos problemas para poder conducirlo". De hecho, resultaba inconducible a primeros de año, con 'porpoising' en todo tipo de circunstancias, curvas y rectas. Con un brutal trabajo de simulación y profundización en el concepto, Mercedes ha domesticado al W13 dentro de sus condicionantes. Como Carlos Sainz apuntó el sábado, con pocas opciones. El domingo, el W13 y sus pilotos está cada vez más cerca. Red Bull es inalcanzable. Ahora, el gran objetivo ahora de Ferrari es el mismo, pero mirando a Mercedes.

"Creo que son 46 puntos y desde ahora tenemos que quedar por adelante. Necesitamos ser más rápidos, lo que no somos este momento. Necesitamos ser más fiables, lo que tampoco somos. Así que hay muchas cosas en las que trabajar. No hay razón para creer en el título por ahora". Max Verstappen era sexto en el campeonato tras el Gran Premio de Australia, con solo 25 puntos.

Max Verstappen
El redactor recomienda