ENTREVISTA EN EL PODCAST DE LA FóRMULA 1

Las pesadillas de Pedro de la Rosa o cuando McLaren culpó a Fernando Alonso sin saber

Pedro de la Rosa hace balance de su trayectoria deportiva, y recupera los turbulentos tiempos de McLaren con Alonso y Hamilton, así como su experiencia en Ferrari

Foto: GRAN PREMIO DE BRASIL
GRAN PREMIO DE BRASIL

“Fernando es muy crítico a la hora de trabajar, dice las cosas a la cara, pero creo que se llevó gran parte de la culpa que no le correspondía. Se le culpó por el Spygate, cuando no debía haber sido así. Con el tiempo, la gente se dio cuenta que fue pillado en medio de la pelea, como yo, pero había otras peleas en marcha a altos niveles de las que no eras conscientes en aquellos momentos”, Pedro de la Rosa ha hablado largo y tendido sobre su experiencia en la Fórmula 1 en el podcast 'Beyond the grip', de la página oficial de la F1. Una larga conversación con detalles fascinantes de su trayectoria y, especialmente, de su relación con Fernando Alonso, Lewis Hamilton, y su vida en McLaren y Ferrari. Incluyendo, por supuesto, aquel tormentoso 2007.

Desde su llegada a la Fórmula 1 y su debut con Arrows, la experiencia con Jaguar, su larga trayectoria como piloto de carrera y de pruebas en McLaren, hasta su paso por HRT y el cierre de su carrera en Ferrari. Dificil resumir, pero aquí va el cogollo de la cebolla.

La mejor pareja de siempre

Tras haber sustituido a Juan Pablo Montoya en 2006, Pedro de la Rosa se encontró con un rival inesperado para su puesto como piloto oficial en la siguiente temporada: Lewis Hamilton. “Cuando corría sabía que iba a ser mi mayor peligro. Sabía que era rápido, que tenía talento, pero no que tenía tanto. Ron le apoyaba desde mucho tiempo atrás, pero me dije que le plantaría cara”. De la Rosa estaba seguro que él era la opción apropiada, hasta que llegó un test en Silverstone, junto al británico. “En septiembre (2006) fuimos a Silverstone, juntos, eran sus primeros entrenamientos, y teníamos dos coches. Entonces cambió mi opinión. En la primera vuelta no hizo nada, recuerdo haber visto la información con mi ingeniero, y me dije que le faltaba mucho para aprender. Pero de repente en la segunda tanda fue el más rápido. Vi los datos, era tan rápido en Becketts, Maggots... Solo con ver los datos pensé que íbamos a tener problemas, yo, y todos. He conocido a muchos pilotos, pero cuando le vi, me dije, “este es muy especial”. Y cuando la temporada terminó, sabía que ya no iba a correr, porque estaba Lewis, y también había llegado Fernando”.

De la Rosa vivió de primera mano el duelo del que considera la mejor pareja de todos los tiempos: “Me quedé sorprendido por cómo se rompió todo, porque quizás era la mejor pareja de todos los tiempos. No es nada contra Senna y Prost, mis ídolos, pero el nivel de los dos era increíble. Miraba sus datos y pensaba, "estos son de un planeta diferente". Pero no esperaba que la relación explotara”. De la Rosa también destaca que siempre se respetaron en la pista, "porque sabían lo bueno que era el otro, aunque nunca lo dijeran. Y nunca hicieron nada sucio entre ellos, era una pelea dura, pero limpia, eran dos gladiadores luchando en la pista. Lewis aprendió mucho de Fernando sobre cómo ser consistente en carrera, cuidar el coche, y Fernando empezó a sentir que su telemetría jugaba a favor de Lewis”.

Cuándo McLaren comenzó a caer

Para De la Rosa, la relación empezó a torcerse mucho antes del Gran Premio de Hungría. En el de Mónaco, concretamente. “Dennis gestionó mal la situación. Fue un año terrorífico. Cuando las cosas empezaron a ir mal ya fue antes del Spygate, esto solo fue la punta del iceberg. Fernando había ganado bien en Mónaco. Al final de la carrera estaba gestionando los frenos, era líder. Lewis le alcanzaba, pero el equipo nunca le dijo que la carrera iba a terminar así. Y, al final, todo se estropeó porque a Fernando le dieron que Lewis iba a haber ganado esa carrera, que Lewis era mas rápido. Y aquello enfadó mucho a Fernando porque podía ser dos segundos más rápido si hubiera querido. Esto fue el comienzo del final, porque se dio cuenta que no entendían lo que hacía, lo inteligente que había pilotado. Y luego Lewis empezó a aprender, y a ir muy rápido. Fernando pensó algo así como “Houston tenemos un problema, Lewis es mas rápido de lo que esperaba”.

Lewis Hamilton y Fernando Alonso en junio de 2007. (EFE)
Lewis Hamilton y Fernando Alonso en junio de 2007. (EFE)

Y llegó el famoso Spygate que enfrentó a Ferrari con McLaren. Todavía me levanto sudando de la cama por las noches, pero aun no entiendo por qué nos multaron con 100 millones de dólares. Había esta teoría que decía que estábamos construyendo un departamento para copiar a Ferrari, o para conseguir información de Ferrari o cosas de esas. No había nada de eso. Nosotros no queríamos aprovechar esa información de Ferrari ni construir un coche como el de ellos. La información que teníamos de Ferrari era la típica que puedes compartir tomando un café hablando con los ingenieros, la de cualquier persona que tenga lazos de amistad con algún miembro de ese equipo y compartimos la información, pero no cambia en nada nuestro desarrollo ni de nuestro programa de tests”.

"No fue justo"

De la Rosa reconoce que nadie usó esa información que uno de sus responsables técnicos había mandado a fotocopiar a su mujer. "La gente tiene que entender que esa información nunca estuvo en el equipo y yo nunca la vi. Creo que fue la mujer de Mike la que hizo las fotocopias de Ferrari. ¿Por qué? El mismo Mike no tenía ni idea de qué hacer con esa información, ni se la estaba tomando en serio. Yo estaba sorprendido. Pero, ¿era necesario castigarnos con 100 millones de dólares? También nos quitaron todos los puntos del Campeonato de Constructores y perdimos el Mundial de pilotos en la última carrera. Pagamos un precio muy alto por algo que en muchos equipos en los que he estado siempre ha habido, porque contratas ingenieros de otros equipos que dicen lo que se hace de una manera más sutil, una información mas profunda de la que nosotros teníamos en Ferrari”.

En la entrevista también se recuerda el ambiente gélido en McLaren en torno a Alonso, a quien se señalaba como responsable del ‘chivatazo’ a la FIA. “La situación fue como un divorcio dentro del equipo. La relación no era buena, y aquello fue el divorcio. Todo el mundo culpaba a Fernando por algo que no sabíamos quién lo había hecho, y no teníamos evidencia. Pero la FIA lo sabía, podía ser por parte de cualquiera. No fue justo que le culparan por aquello y yo creo que no lo hizo. Le miraron como si fuera alguien que dañó a McLaren.

"Tienes que estar jodidamente loco"

El español también recuerda la conversación en que le comunicaba a Ron Dennis que dejaba McLaren para volver a correr con el equipo español HRT: “Me dejó de mirar a los ojos. "¿HRC?", me contestaba, no sabía de qué le hablaba. Tienes que estar jodidamente loco, me contestó. Dio un portazo y se fue”. Con aquella decisión, De la Rosa se cerraba las puertas de McLaren, para poder volver a correr, y apoyar también el equipo español de Fórmula 1. “Iba a perder dinero, puede que mi carrera. Quería que España tuviera un equipo. Me dije. Es un paso lógico crear algo en España. Pero al cabo de un año no había dinero. No llamé a Ron, pero tenía que luchar por mis sueños. Y luego, si ves , muchos mecánicos ingenieros, españoles, vienen de HRT, les dimos una oportunidad, y me siento muy honrado”.

Pedro y Fernando (y Kimi) con el traje de Ferrari. (EFE)
Pedro y Fernando (y Kimi) con el traje de Ferrari. (EFE)

"En Ferrari no me sentí querido"

Pero un día, inesperadamente, a De la Rosa le llegó un mesaje de texto de Stefano Domenicali. “Mi corazón no estaba en Ferrari, soy un fan de McLaren, pero cuando juegas en el Barcelona o Manchester, si al final te llama el Real Madrid… Estoy orgulloso de acabar mi carrera en Ferrari". Pero no fue todo fácil para De la Rosa en Maranello. “Cuando llegué no me sentía querido, porque era un hombre McLaren. Recuerdo ir a mi habitación después de firmar, me fui a la cama, orgulloso pensando que estaba en Ferrari, y recuerdo un mensaje de un numero desconocido. “Te darás cuenta que este es el mejor equipo”. Y era Fernando. Fue mi primera comunicación con él. Yo quería que fuera Ferrari quienes estaban interesados en mí, no Fernando. No quería ir a un sitio porque fuera el amigo de alguien. No había hablado con él en mucho tiempo después de McLaren. En aquellos momentos, habíamos perdido contacto. Pero fui visto como un amigo de Fernando, y no me sentí querido, porque había otros pilotos que querían ese puesto”.

Escuchando ahora a De la Rosa, se confirmá por qué el equipo Ferrari de aquellos tiempos tenía tantas dificultades para luchar contra Red Bull y otros equipos. “Cuando llegué a Ferrari estaba un poco sorprendido por la falta de recursos en comparación a McLaren. La simulación era débil, no estaban bien organizados con el túnel del viento, la zona de diseño. Todo estaba repartido por la ciudad. Para mí, aquello no era el entorno adecuado para tener coches ganadores. En McLaren sabías cómo estaba organizado, quien tomaba las decisiones, como gestionar un problema. En Ferrari no lo sabía. Hoy esta todo más lógico organizado”.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios