A PARTIR DE 2021, EN UN NUEVO MARCO

Los verdaderos factores para que España vuelva a tener un equipo de F1

Un potente equipo inversor internacional está dispuesto a apoyar la entrada de Campos Racing a la F1, pero en un escenario financiero y económico más racional que el actual

Foto: El monoplaza de HRT en la temporada 2011. (EFE)
El monoplaza de HRT en la temporada 2011. (EFE)

El destino podría dar la oportunidad a Adrián Campos y su estructura para cerrar aquel círculo abierto hace una década con un equipo español de Fórmula 1. Entonces, el ex piloto de F1 hubo de bajarse del tren de Hispania (HRT después) antes de que partiese renqueante de la estación. Que a pesar de aquella experiencia Campos y su socios se atrevan de nuevo insinúa la credibilidad de un proyecto fundamentado, con objetivos claros y potentes inversores para este segundo intento. De aquí el anuncio público. Eso sí, siempre condicionado a que la reestructuración que está marcha y persigue Liberty para la Fórmula 1 partir de 2021 establezca un nuevo marco económico y financiero.

Clientes para los motoristas

Campos y Salvatore Gandolfo, copropietarios de Campos Racing cuentan con un importante grupo inversor interesado en entrar en la Fórmula 1, bien a través de la actual sociedad, o bien con la creación de otra específica para poner en marcha el proyecto, porque el desembarco en el Gran Circo es uno de los objetivos de MIM al entrar en el capital social de Campos Racing. Su fundador, Adrián Campos, también considera que se ha abierto una ventana de oportunidad mucho más creíble en 2021 que en 2009, y que su organización esta preparada para afrontar el desafío. Pero antes, Liberty ha de establecer un esquema más racional de costos y un reparto de los derechos económicos suficientemente interesante como para que los inversores den el visto bueno al equipo español de Fórmula 1.

[Quién está detrás de la inversión del posible equipo español en la F1]

Liberty está escuchando y alentando el interés de diferentes grupos inversores para ampliar la nómina de equipos (diez) en la actual Fórmula 1 para incrementar la parrilla, también ante la eventualidad de una posible retirada de alguno de los equipos oficiales, especialmente Mercedes o Renault. En principio, todo indica que ambos seguirían al menos como suministradores de motores. En todo caso, y tras la separación con McLaren, el fabricante francés necesita más clientes a sumar a su equipo oficial en caso de confirmarse su continuidad en 2021. Para Honda también se abriría la puerta al suministro de alguno de los nuevos equipos.

La Federación Española, a tope

Liberty está muy interesado en la presencia de un equipo español por un mercado de gran valor en la última década y cuya presencia reforzaría al Gran Premio local, además de poner en valor los derechos televisivos de la Fórmula 1 tras la desaparición de las emisiones en abierto. En este sentido, la aprobación de la Federación Internacional también juega un papel importante en la selección final de los candidatos, por lo que la Federación Española de Automovilismo se está moviendo entre bastidores muy activamente para reforzar la candidatura del proyecto español.

Adrián Campos (i) junto a Antonio García. (@CamposRacing)
Adrián Campos (i) junto a Antonio García. (@CamposRacing)

Pero lo anterior no garantiza que llegue a buen puerto si no se dan antes las condiciones apropiadas para los inversores. En 2009, la pugna política entre la Federación Internacional dirigida por Max Mosley, Bernie Ecclestone y los equipos abrió una ventana de oportunidad a tres equipos bajo el señuelo de un supuesto tope presupuestario que finalmente quedó en agua de borrajas, porque se trataba de una artimaña política. Adrián Campos y el empresario José Ramón Carabante y algún otro accionista de escaso músculo lograron su puesto en la parrilla. Pero los problemas económicos de Hispania forzaron la salida prematura de Campos ante la precariedad de un proyecto lastrado desde los inicios, y sin garantías financieras en el reparto de la tarta económica de la Fórmula 1, como también ocurriría posteriormente con Caterham y Manor.

Compromiso con los españoles

El grupo inversor tras el equipo español estudiará el panorama derivado de las negociaciones que Liberty mantiene con los equipos y la FIA para establecer un techo presupuestario. De acotarse un límite financiero viable se dará luz verde al proyecto, pero también tras establecerse un nuevo reparto de los ingresos comerciales generados por la Fórmula 1, muy desequilibrados en el presente hacia Ferrari, Mercedes y Red Bull, especialmente.

De momento, Campos Racing y MIM han puesto en marcha una pequeña estructura técnica que está avanzando con el reglamento técnico que determinará la configuración de los futuros monoplazas y cuya definición debería culminarse en octubre. De cuajar el proyecto, uno de los objetivos de Campos Racing es mantener un fuerte compromiso con los pilotos españoles, más allá de una hipotético retorno de Fernando Alonso en 2021 o la presencia de Carlos Sainz, lo que abriría la puerta a jóvenes promesas como Alex Palou o David Vidales, ambos en la órbita de MIM. Pero los nombres estarían condicionados también por los acuerdos con el suministrador de motores, que podrían imponer sus propios pilotos. En estos momentos, uno de los protegidos de Renault y piloto de Campos Racing, Jack Aitken, también podría considerarse ante hipotético acuerdo con Renault.

Adrián Campos se quedó con una espina clavada en 2009 que podría sacarse en 2021. Hoy parece que los cimientos son más sólidos. Pero el edificio aún está por construir.

Fórmula 1
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios