toyota podría no tenerlo tan fácil

Alonso vuela en su debut en Le Mans y descubre por qué es el "circuito de circuitos"

Fernando Alonso descubrió la pista única del trazado francés de Le Mans, y logró el mejor tiempo con un crono que puede considerarse muy rápido en el contexto de la historia de la prueba

Foto: Fernando Alonso en su Toyota sobre el asfalto de Le Mans. (Twitter @Toyota_Hybrid)
Fernando Alonso en su Toyota sobre el asfalto de Le Mans. (Twitter @Toyota_Hybrid)

“Circuito de circuitos”, tuiteaba Fernando Alonso el domingo, poco después de rodar por primera vez con el Toyota TS050 Hybrid en el 'Test Day' de las 24 Horas de Le Mans, la primera jornada antes de la próxima cita del 16 y 17 de junio. El español había descubierto una pista única en el mundo, un momento especial y único en su ya larga carrera deportiva. Y lo hizo siendo el más rápido de todos.

“Un circuito precioso, perfecto para estos coches”. Tras múltiples sesiones previas con el simulador y en otros circuitos (Paul Ricard, Spa, Motorland) durante estos meses, Alonso se enfrentó a la pista real con su prototipo en un circuito de 13,626 km de longitud, cuya mejor vuelta el pasado año se dio a una velocidad media de 250,4 km/h.

Un trazado que, históricamente, es todo un desafío para pilotos y equipos, y el español empezó a comprobarlo de primera mano. “Es una carrera muy dura y exigente en sí misma. Toyota ha estado intentando ganarla durante muchos años, han estado muy cerca en un par de ocasiones, pero no ha ganado todavía. Para todos nosotros en el equipo es un gran desafío luchar contra Le Mans, no solo contra los rivales, es una lucha personal contra esta carrera icónica”. Alonso no pudo culminar mejor su debut, ya que logró el mejor tiempo entre los pilotos de Toyota.

"Es muy diferente en la pista de verdad"

El día anterior, el piloto español había reconocido haber visualizado dieciseis horas de imágenes de las cámaras de a bordo de uno de los prototipos nipones en la edición de 2017. "No tenían el resto, tuvieron algunos problemas en el coche y se cortaron esas horas. De tiempo en pista, 16 horas, he visto todo eso y algunas carreras del pasado, algunos vídeos, alguna vuelta de clasificación que está en Internet". Ayer llegó la hora de la verdad, como también para Jenson Button o Juan Pablo Montoya. "Muchas curvas son aquí muy estrechas, y te llegan muy rápidamente, algo muy diferente a lo que estoy acostumbrado”, confesaba el británico, quien por la mañana reconocía sentirse en esta pista con su prototipo “como en otro mundo”.

“Para mí, la clave era familiarizarme con el circuito, he hecho muchas vueltas en el simulador, estudiando las vueltas de años anteriores, pero siempre es muy diferente cuando llegas a la pista de verdad”, confesaba después Alonso. Las labores de puesta a punto del monoplaza quedaron en manos de sus compañeros, Sebastian Buemi y Kazuki Nakajima, ambos ya veteranos, y quienes perdieron la victoria en 2016 a falta de tan solo cinco minutos para terminar la prueba cuando, increíblemente, un problema mecánico arrebató el triunfo a un fabricante que desde los años ochenta busca ganar esta carrera, en uno de los finales más dramáticos de una prueba que se remonta a 1923.

El día anterior, Alonso anticipaba sus objetivos para el 'Test Day': "Prepararme, estoy seguro de que puedo mejorar en rendimiento porque sigues descubriendo cosas del coche, cómo exprimir al máximo la energía, la eficiencia en la conducción. Con el resto, la integración en el equipo, los procedimientos, las estrategias, las paradas en boxes”. Una vez terminada la sesión, Alonso se mostraba satisfecho. “Mis compañeros tienen experiencia de años anteriores, y están contentos con el coche desde el principio, y esto es algo positivo”, apuntaba Alonso. “El entorno es una desafío, cambia mucho, no solo son tus vueltas y tu programa, es también el tráfico, las zonas lentas, las banderas rojas y coches de seguridad. Hemos trabajado bien con ello, tenemos toda la información que necesitábamos de neumáticos, de puesta a punto”.

"24 horas en casa y vuelo a Canadá"

Alonso dio 40 vueltas, (545km) durante la mañana y la tarde. Su tiempo inicial por la mañana fue 3.21.468 para luego por la tarde batir al piloto del segundo Toyota, Kamui Kobayashi, por casi un segundo de diferencia. El crono final del español por la tarde fue de 3.19.066 segundos, tiempo que puede considerarse extremadamente rápido en el contexto de la historia de Le Mans. El pasado año, en esta misma sesión del 'Test Day' (que sirve para aclimatar a coches, pilotos y equipos) Toyota y Kamui Kobayashi terminaron con un 3.18.132. Días después, en los entrenamientos clasificatorios de 2017 el japonés logró la pole y batir el récord histórico de esta pista con un espectacular 3.14.791. Es posible que los tiempos del fabricante japonés también se acerquen a esta referencia la próxima semana.

En la presente edición, y por veloces cronos de Toyota, se levantaron algunas dudas sobre una hipotética superioridad de los híbridos nipones frente al resto de los prototipos privados. Aunque en la carrera entran en juego otros factores, el Rebellion-Gibson R-13 con Mathias Beche a los mandos logró un crono de 3m19.780, a tan solo siete décimas del piloto español, por delante del segundo prototipo nipón, y con diferencias inferiores a lo previsto respecto el resto de los rivales.

Tras el “Test Day”, Alonso va a vivir dos intensas y exigentes semanas. “Estaré 24 horas en casa mañana, el martes volaré a Canadá, luego correré, y el domingo por a noche volaré y llegaré a las nueve, posiblemente con jet lag, pero listo para hacer las verificaciones y todo lo demás”.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios