LA NUEVA NORMA NO GUSTA MUCHO A LOS TENISTAS

El reloj de tiempo que corre contra Nadal y del que se queja Djokovic en Roland Garros

Este domingo, Novak Djokovic se quejó al juez de silla la premura con la que este pedía que sacara tras un punto con un peloteo largo y le pidió que tuviera "sentido común" para aplicar la norma

Foto: Djokovic, este domingo quejándose al juez de silla. (EFE)
Djokovic, este domingo quejándose al juez de silla. (EFE)

La norma existe desde hace mucho tiempo, pero hasta ahora nadie parece tomársela en serio. Los jugadores de tenis tienen 25 segundos para sacar, en caso de no hacerlo tendrán un aviso, en la segunda ocasión se convertirá en un punto perdido. Ahí estaba, todos lo saben, pero nadie le ha hecho demasiado caso. Son muchos los que lo pasan con frecuencia y muy raras las veces en las que el juez de silla reacciona. Y así estaban todos, más o menos contentos, hasta que a alguien se le ocurrió que poner un cronómetro en la pista no cuesta casi nada, y que con eso el tenis va a ganar en velocidad, que es el caballo de batalla de los dirigentes en los últimos años.

La lógica del movimiento es irreprochable, si en el reglamento estableces unos tiempos concretos un reloj no sobra. Ahora bien, problema, a los tenistas no les gusta demasiado la idea del reloj, ni de verse controlados ni nada por el estilo. Así que la ATP y los grand slam, que son los que dirigen pero no siempre los que mandan, están viendo cómo lo hacen para dar el volantazo pero incomodando lo menos posible. En las previas de Roland Garros han estado probando, como también lo hicieron el pasado año en un torneo de jóvenes promesas en Milán. Y el US Open, que siempre sobresalió por su gusto por la modernidad, ya ha dicho que ellos en septiembre lo van a colocar en todas las pistas y para todos los partidos, le pese a quien le pese. Ya se está notando, en tiempos recientes han crecido las quejas de jugadores porque sus rivales se eternizaban sacando. El último, Djokovic contra Verdasco (ganó el serbio en tres sets, por cierto), donde Novak pedía "sentido común" para alargar este descanso puesto que el punto anterior había sido largo.

A algunos, como Rafa Nadal, les pesa más. El balear ha señalado en ocasiones que a él no le hace ninguna gracia que le corten las alas en el saque. No es una queja de todos, pero su voz se escucha. Además, cualquiera que siga ligeramente el tenis tiene claro que el jugador español es uno de los que más tarda entre servicio y servicio ¿el que más? sí, el que más.

Nadal tarda 23,6 segundos de media

Un estudio reciente the The Game Insight Group, una empresa con base en Melbourne que monitoriza cuestiones relacionadas con el tenis, calculó que Nadal tarda de media 23,6 segundos en la preparación del saque. Y eso supone, por lo tanto, que en no pocas ocasiones se pasa ampliamente de los 25 segundos. Eso, unido con una manera muy personal de ver el espectáculo, le ha llevado a ser el vocal más rotundo contra el cambio, que sí gusta a Federer.

"Los partidos que han sido emocionantes y recordados no han sido de saques directos, restos ganadores y puntos a dos golpes, sino de intercambios largos y puntos disputados, donde la táctica, el sufrimiento y el espíritu de superación entraron en juego", explicaba el 16 veces ganador de grand slam a finales del pasado año. Aquí hay una pequeña disensión entre Rafael Nadal y la realidad, porque el estilo que a él le gusta no tiene necesariamente que ser el único válido, ni el único que le gusta a la gente. Los intercambios interminables pueden ser apasionantes, pero también lo puede ser, por ejemplo, el saque y volea.

"Si no quieren espectáculo, es un avance"

"Por eso es una regla mal aplicada. Cuando uno intenta perder tiempo por beneficio propio vale, pero cuando los puntos son a 20 o a 30 bolas no hay margen para recuperarte", comentaba Nadal. En realidad, en todos los deportes la gestión del cansancio es algo habitual, sacar en menos tiempo es físicamente posible, muchos lo hacen, y aunque efectivamente pueda tener consecuencias en los puntos siguientes, también saber salir victorioso de esos momentos intensos es parte del juego. "Si lo que buscan es lo que yo entiendo que emociona al espectador, o al menos lo que yo he experimentado, mal vamos. Si no quieren un gran espectáculo, es un gran avance".

"Yo creo que es una buena cosa, pero tenemos que ser cautelosos en la implatación", explicaba Chris Kermonde, consejero delegado de la ATP. "Personalmente me encanta porque le da inten sidad desde el primer punto, pero yo no soy un dictador, los tradicionalistas no tienen que entrar en pánico porque yo no voy a hacer las cosas de manera individual", explicaba el jefe del circuito.

Mientras, en París, sigue el tenis. Quizá por última vez sin reloj en la pista. Si sale bien en el US Open se extenderá la moda.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios