el líder de la selección en el mundial

El viaje de Marc Gasol (2006-2019), según Pepu Hernández

El exseleccionador, que confió en el pívot para el Mundial 2006, habla de la carrera de Marc Gasol, coronada con el anillo de la NBA. En la Copa del Mundo de China será la referencia

Foto: Marc Gasol celebra sus compañeros el oro en el Mundial 2006. (Reuters)
Marc Gasol celebra sus compañeros el oro en el Mundial 2006. (Reuters)

A Marc Gasol, una lumbalgia le cambió la vida. No la sufrió él, sino Fran Vázquez. La lesión del gallego, que había dado calabazas a la NBA un año antes, provocó su incorporación de urgencia a la concentración de la Selección española. Llegó como invitado, tras haber sido el undécimo jugador en la rotación del FC Barcelona, y terminó quedándose. "Quiero agradecer a Edu (Hernández-Sonseca) el trabajo que ha hecho. Ha sido descartado y se queda Marc Gasol, que es un jugador que nos puede servir de gran ayuda en el juego interior. Edu es un magnífico jugador y una gran persona y le felicito por todo lo que ha ayudado a la Selección, con la que ha trabajado al cien por cien. Espero poder felicitar también a Marc a la vuelta del Mundial por habernos ayudado", dijo entonces el seleccionador, Pepu Hernández.

Trece años después, el ahora concejal de PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, observa a Gasol desde una de las primeras filas de la sala Manuel de Falla del Teatro Real, donde la Selección española arrancó camino a la Copa del Mundo de China. "Era muy joven, sin saber muy bien adónde iba. Gracias a esa selección entendí un poco lo que era el baloncesto profesional", declara el pívot, que entró por la puerta de atrás al campeonato de 2006, pero que a este llega como la referencia del grupo.

Después de 2006, Gasol despegó: estrella del Akasvayu Girona, un título europeo en 2007, el 'MVP' de la ACB, el salto a la NBA, el 'All Star', el premio al mejor defensor, el título con los Raptors... Todo empezó aquel verano. "Fue una sorpresa muy agradable absolutamente para todos", reconoce Pepu Hernández, cuya decisión entonces ayuda a entender al Marc Gasol de ahora. ¿Cómo habría sido su carrera si no hubiera jugado el Mundial de Japón, si no se hubiera pegado en la final con Sofoklis Schortsanitis, que un par de días antes había destrozado a Estados Unidos?

Marc Gasol (c) durante la presentación de la Selección este miércoles en el Teatro Real de Madrid. (EFE)
Marc Gasol (c) durante la presentación de la Selección este miércoles en el Teatro Real de Madrid. (EFE)

"Fue un cambio radical para él", dice Hernández. "Ese verano fue una revolución individual la que tuvo porque había tenido una mala temporada, había tenido unas pequeñas lesiones y no había tenido continuidad. Para nosotros hizo un trabajo extraordinario, tanto de fuerza como de mentalidad, pero sobre todo de capacidad de mejorar en el tiempo que estuvo con nosotros. Hasta se notó en la final, cuando parecía que no iba a ser un jugador con un gran peso dentro del equipo. Demostró que, al final, como fue toda nuestra aportación en ese campeonato, lo importante era la aportación de los 12 jugadores".

"En aquel momento alguien pensó que fue una especie de capricho, pero para mí no fue un capricho nunca porque lo conocía de antes por otras actuaciones que había tenido con las selecciones inferiores y también por su capacidad y su inteligencia. Marc no vino porque medía 2,15 y era grande, vino por su inteligencia, y eso lo ha demostrado en toda su carrera, también fuera de la cancha", apunta el exseleccionador, que recuerda una anécdota de los dos veranos en los que entrenó a Marc. "El único momento de la preparación para el Mundial y el EuroBasket 2007 que me preocupó eran los enfrentamienos en los entrenamientos entre Marc y Pau. Ahí saltaban chispas. Eso habla mucho de su espíritu de mejora, de su trabajo constante y de que no se toman a broma absolutamente nada. Lo llevan muy en serio. La competencia entre ellos les ha hecho mejores a los dos", afirma.

Pepu Hernández celebra una canasta durante la final del Mundial 2006. (Reuters)
Pepu Hernández celebra una canasta durante la final del Mundial 2006. (Reuters)

"Es una aportación extraordinaria en nuestro deporte", dice el técnico sobre Gasol. "Si ya nuestro deporte se significa por tener unos determinados valores, por una determinada actitud de los jugadores en la cancha y fuera de ella, Marc creo que claramente es un ejemplo, porque no es solo un jugador grande, es un jugador muy inteligente, es un jugador que siempre, en absolutamente todos los mensajes que le he oído, tanto en la Selección nacional como en la NBA, ha hablado de la importancia del equipo, ha hablado de la importancia de su liderazgo, que es también un liderazgo: no darse tanta importancia y valorar el trabjo en equipo, la función de todos y cada uno de sus compañeros. Creo que ha sido uno de los grandes embajadores de nuestro deporte".

El traje de líder no es nuevo para Marc Gasol. Lo ha llevado muchos años en los Memphis Grizzlies. También en la Selección. En 2013, España ganó el bronce en el EuroBasket con un equipo sin Pau y con Marc como referencia interior. Suya es buena parte de culpa de todas las medallas logradas en la última década. Pero este año es diferente porque por primera vez en 20 años no hay ningún integrante de los Júniors de Oro. El más veterano es Marc.

Baloncesto

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios