Es noticia
Menú
Lección magistral de una España que volverá a luchar por medalla
  1. Deportes
  2. Baloncesto
OCTAVO EUROBASKET CONSECUTIVO EN 'SEMIS'

Lección magistral de una España que volverá a luchar por medalla

Salió el gen de campeón, ése que veníamos demandando durante todo el Eurobasket. España barrió a Serbia y accedió a seimifinales (90-60)

Foto:

Salió el gen de campeón, ése que veníamos demandando durante todo el Eurobasket. Sabíamos que estaba ahí, pero aún no había aflorado. La mejor selección de la historia de nuestro país y una de las más grandes del baloncesto mundial nos estaba defraudando, no estaba rindiendo como nos tiene acostumbrados desde hace más de una década. Dos fases de grupos ciertamente decepcionantes habían dejado un poso negativo en el entorno de un equipo que sabía de su potencial, que era consciente de que le debía una a la afición y, lo que es más importante, a sí mismos. Pero lo que nadie sabíamos es que iban a destapar el tarro de las esencias, que iban a sacar su mejor baloncesto en el momento cumbre, donde se muestran los equipos campeones. Así, llegó el primer partido a cara o cruz, cuartos de final ante Serbia, y España firmó la mejor actuación del campeonato. Una obra maestra en la que sacó de la pista a uno de los rivales hasta ahora más en forma del torneo. Victoria inapelable, octavo Europeo consecutivo en unas semifinales y la sensación de que este equipo sí puede revalidar el título de campeón.

Como si de una apisonadora se tratase, el equipo de Juan Antonio Orenga saltó a la pista concienciado de que debía lavar su imagen y daba igual quien estuviera en frente. Fue Serbia, pero le hubiera pasado por encima a cualquier otro rival del torneo. Las actuaciones ante Eslovenia, Grecia y, sobre todo, contra Italia han dolido muchísimo en el seno de la Selección. No se reconocían, ése no era el equipo que ellos querían ver sobre la pista y del que la afición se pueda sentir orgullosa. Así, con una agresividad que no se había visto hasta el momento, una concentración a prueba de bombas y la inspiración en ataque que les caracteriza, España no dejó ni respirar a un talentoso aunque joven equipo serbio. Para cuando Dusan Ivkovic quiso pestañear, la actual campeona de Europa había colocado un escandaloso parcial de 2-15 gracias a un Rudy Fernández inspiradísimo. El técnico balcánico pidió tiempo muerto, pero daba igual. España estaba lanzada y ni siquiera el mejor de los ejércitos podría parar sus embestidas. La superioridad se plasmaba en todos los registros, especialmente en el rebote de ataque. El broche a la maravilla del primer cuarto lo ponía el alero del Real Madrid con un triple que hundía un poco más a los serbios y hacía explotar al banquillo español.

Y es que la Selección venía acumulando rabia durante estas dos semanas. Eran conscientes de las críticas hacia ellos y hacia el seleccionador, de que no estaban jugando bien y por eso querían resarcirse, reivindicarse como los grandes campeones que son. No iban a parar, habían cogido carrerilla y no querían dejar pasar la oportunidad de asestar ese golpe de autoridad que veníamos demandando días atrás. Lejos de relajarse, el segundo cuarto siguió por los mismos derroteros. Si cambiamos Rudy por Sergio Rodríguez, ahí tenemos la figura que representaba el excelente partido de los nuestros. El base canario del Real Madrid impartió una clase magistral de cómo se juega a este deporte. Quince puntos y cuatro asistencias en un cuarto fueron la carta de presentación del ‘Chacho’, auténtica pesadilla para los serbios. Y hemos personalizado en dos jugadores, pero el resto del combinado nacional estuvo a una altura magnífica. Marc Gasol, por supuesto, Víctor Claver, Ricky Rubio o Pablo Aguilar rallaron a una gran altura. La diferencia crecía y crecía para el asombro de una afición serbia que no podía creer el meneo que le estaban dando a su equipo. Nadie podía imaginar tamaña superioridad en unos cuartos de final de un Eurobasket. Al término de los primeros minutos ya no había partido, España había rozado la perfección (23-48).

Esta vez no hubo sobresaltos

placeholder

Eso sí, dadas las desconexiones que el equipo español ha tenido en algunos momentos de este campeonato, era lógico tener ciertas precauciones. Pero todas quedaron en el olvido con el inicio del tercer cuarto. Un parcial de 0-10 ponía la diferencia en… ¡+35 para los nuestros! Incluso nos permitíamos el lujo de dar descanso a jugadores tocados, como Calderón, con problemas en un hombro. Todo el mundo se unía a la fiesta, y ahora eran Claver y Llull los que capitalizaban el aspecto ofensivo de la ÑBA. Era para frotarse los ojos, no eran los Globetrotters, era la selección española la que estaba en pista y hacía las delicias del respetable. La moral de los serbios estaba por los suelos y no eran capaces de anotar ni debajo de la canasta. Los de Orenga disfrutaban sobre la pista, algo que no habían experimentado demasiado durante todo el torneo. Volvían a ser los de siempre, los que nos han dado satisfacciones verano tras verano. El seleccionador, muy bien en la distribución de los minutos en esta ocasión, movía el banquillo a menudo para que todos fueran partícipes de esta gran fiesta. Xavi Rey, Germán Gabriel…

El 39-73 convertía el último cuarto en los denominados en baloncesto ‘minutos de la basura’. Serbia buscaba maquillar el resultado entre los abucheos de su propia hinchada, mientras que España pensaba ya en su octava semifinal consecutiva de un Campeonato de Europa, nada más y nada menos. Una vez más demostraban que a este equipo jamás hay que darle por muerto. No han ganado lo que han ganado por mera casualidad, sino por trabajo, sacrificio y talento. Todo ello salió a relucir en estos cuartos, y cuando eso sucede tan sólo Estados Unidos ha sido capaz de hacernos morder el polvo. El resto han sucumbido a nuestra superioridad. Diez minutos de intercambio de canastas sirvieron para que el luminoso del Stocize Arena se pusiera a cero y España pudiera celebrar una indiscutible victoria tras un auténtico ‘clinic’ de baloncesto que todo el que quiera jugar a este deporte debería visionar. Sin duda, un partido para guardar y enmarcar. De matrícula de honor, la mejor manera de plantarse en el partido que nos dé opción a colgarnos una nueva medalla. En la semifinal nos espera Francia, a la que ya venció España en la fase de preparación.

. Ficha técnica:

60 - Serbia (5+18+16+21): Nedovic (6), Bogdanovic (2), Bjelica (2), Kalinic (2) y N. Krstic (4) -equipo inicial-, Nemanja Krstic (3), Micic (8), Gagic (7), Andjusic (11), Katic (11) y Stimac (4).

90 - España (21+27+25+17): Rudy (19), Calderón (3), Ricky (5), Claver (9) y Gasol (7) -equipo inicial-, Rodríguez (22), Rey, San Emeterio (6), Llull (5), Aguilar (8), Gabriel (4) y Mumbrú (2).

Árbitros: Christos Christodoulou (GRE), Olegs Latisevs (LET) y Srdan Dozai (CRO). Ricky Rubio fue eliminado por cinco personales (min.35).

Incidencias: Partido correspondiente a los cuartos de final del Europeo 2013 disputado en el Stozice Arena de Liubliana ante 7.610 espectadores.

Salió el gen de campeón, ése que veníamos demandando durante todo el Eurobasket. Sabíamos que estaba ahí, pero aún no había aflorado. La mejor selección de la historia de nuestro país y una de las más grandes del baloncesto mundial nos estaba defraudando, no estaba rindiendo como nos tiene acostumbrados desde hace más de una década. Dos fases de grupos ciertamente decepcionantes habían dejado un poso negativo en el entorno de un equipo que sabía de su potencial, que era consciente de que le debía una a la afición y, lo que es más importante, a sí mismos. Pero lo que nadie sabíamos es que iban a destapar el tarro de las esencias, que iban a sacar su mejor baloncesto en el momento cumbre, donde se muestran los equipos campeones. Así, llegó el primer partido a cara o cruz, cuartos de final ante Serbia, y España firmó la mejor actuación del campeonato. Una obra maestra en la que sacó de la pista a uno de los rivales hasta ahora más en forma del torneo. Victoria inapelable, octavo Europeo consecutivo en unas semifinales y la sensación de que este equipo sí puede revalidar el título de campeón.

Sergio Rodríguez Marc Gasol Ricky Rubio Eslovenia Serbia
El redactor recomienda