34 EDICIÓN DE LOS PREMIOS DE LA ACADEMIA

El hijo pródigo Almodóvar y 'Dolor y Gloria' triunfan en unos Goya soporíferos

El film se ha llevado siete galardones, entre ellos Mejor película, Mejor director, Mejor guion original y Mejor actor principal para Antonio Banderas

Foto: Pedro Almodóvar agradece uno de los Goya que se ha llevado este sábado a casa. (EFE)
Pedro Almodóvar agradece uno de los Goya que se ha llevado este sábado a casa. (EFE)

Almodóvar se reconcilia con los Goya. Atrás (de momento) quedan las idas y venidas del cineasta manchego con la Academia de Cine, después de que en la noche del sábado 'Dolor y Gloria' se haya cubierto de la segunda al llevarse a casa siete estatuillas, entre ellas la de Mejor película, en una de las ediciones más repartidas de los últimos años. Cuando Marisa Paredes y José Coronado han subido al escenario del Palacio de Deportes Martín Carpena de Málaga, el patio de butacas ha girado la mirada hacia el director, que justo acababa de recoger el Goya a Mejor dirección de mano de Ángela Molina y Penélope Cruz. "El cine de autor español está en serio (en serie), peligro", ha advertido, "por lo que necesita toda la protección posible también por parte del Estado". 'Dolor y Gloria' ha acabado recolectando también el reconocimiento a Mejor guion adaptado, Mejor actor principal, Mejor actriz de reparto, Mejor música y Mejor montaje.

[Todos los ganadores de la noche de los premios españoles]

Una victoria anticipada por el temporal Gloria, que ha recibido a los nominados en medio de una espesa lluvia que no ha amedrentado al público malagueño, volcado en la alfombra roja. El cineasta hace así las paces trece años después de ganar su último 'cabezón' en 2007 por 'Volver' —la película se hizo con cinco galardones— con su trabajo más personal y autobiográfico, que también ha supuesto el reconocimiento nacional e internacional para Antonio Banderas, que ha regresado a las órdenes del manchego tras 22 años de 'separación' con un personaje basado en el propio director.

Antonio Banderas recibe el Goya al Mejor actor protagonista. (EFE)
Antonio Banderas recibe el Goya al Mejor actor protagonista. (EFE)

El film de Almodóvar, al que todavía le queda el colofón de los Oscar el próximo 9 de febrero donde opta a dos estatuillas —se le ha escapado que Penélope Cruz entregará el Oscar a Mejor película de habla no inglesa—, partía con una nominación menos (16) que 'Mientras dure la guerra', de Alejandro Amenábar, en una 34 edición en la que la Guerra Civil ha estado muy presente. Tres de las cinco candidatas a Mejor película están ambientadas en tiempos del conflicto fratricida que ha marcado la historia de España: 'La trinchera infinita', de los vascos Jon Garaño, Aitor Arregi y José María Goenaga, con 16 nominaciones, e 'Intemperie', de Benito Zambrano, con cinco. Pero, al final, el film de Amenábar se ha conformado con cinco estatuillas, entre ellas la de Mejor actor de reparto para Eduard Fernández y en las categorías de vestuario, maquillaje, dirección de producción y dirección artística.

Andreu Buenafuente y Silvia Abril han vuelto a ejercer de maestros de ceremonias de los más importantes del cine español y han abierto la ceremonia con un espectáculo de revista que ha hecho un repaso por los grandes hitos del cine español y en el que se ha mezclado el rap con números de baile. Han recordado éxitos como 'Bienvenido Mr. Marshall', 'La vaquilla', 'El día de la bestia' y ‘Tesis', entre otras. "Este año los españoles han descubierto que existen el cine español y Teruel", han bromeado. "Se han visto 200 millones de horas de películas españolas, que es como si una persona llevase viendo películas desde el Paleolítico, que es adonde nos quieren llevar algunos políticos".

Belén Cuesta celebra su Goya. (EFE)
Belén Cuesta celebra su Goya. (EFE)

La gala ha pecado de exceso de números musicales, que han ralentizado el ritmo de una ceremonia soporífera que ha durado tres horas y media, en la que tampoco el guion ha estado demasiado acertado y en la que también ha llamado la atención las sillas de oficina en las que se ha sentado el público. Uno de los momentos más incómodos ha sido el sketch en el que los presentadores han salido disfrazados de palomiteros repartiendo consoladores, cursos de interpretación y 'aplausómetros' ante unos nominados con cara de póker.

'La trinchera infinita' se ha llevado dos galardones, a Mejor sonido y Mejor actriz principal para Belén Cuesta, que era la tercera vez que estaba nominada a un Goya. "A ver, calma", ha pedido al subir al escenario. "Gracias, compañeros, por darme esto aquí esta noche, aquí en casa, porque es muy emocionante". En la categoría masculina no cabían dudas. El Goya tenía inscrito el nombre de Antonio Banderas desde que el malagueño comenzó el periplo festivalero con su papel de Salvador Mallo. "Si mi cardiólogo está viendo esto tiene que estar flipando, porque tengo el corazón en la boca", ha bromeado, refiriéndose al infarto que sufrió hace tres años en un día como hoy. "Nunca he conocido a un cineasta con la misma lealtad que tienes tú por tu cine. No te has traicionado nunca. He aprendido tanto de ti", ha reconocido. "No podía pasar de otra forma, que me diesen el Goya en un encuentro contigo. La primera vez que me nominaron fue en los primeros Goya, en Gran Vía, con 'Matador'. Quiero que sigamos trabajando juntos".

Enric Auquer con su Goya a actor revelación. (EFE)
Enric Auquer con su Goya a actor revelación. (EFE)

El primer galardón de la noche ha sido uno de los más entrañables. Con 84 años, la gallega Benedicta Sánchez ha ganado el Goya a Mejor actriz revelación gracias a su papel en 'O que arde', de Oliver Laxe. En su primer trabajo como actriz, Sánchez interpreta a una madre coraje que vuelve a acoger en casa a su hijo Amador, un pirómano recién salido de la cárcel. Tampoco ha querido llevar sus dientes postizos para recoger el galardón de mano de Anna Castillo y Eva Llorach. "Tengo que decir que la vida te da sorpresas, y esta es una muy grande en mi larga existencia", ha agradecido. "¡Ayúdenme! Díganme cosas para que no me quede en blanco", ha pedido, antes de dedicarle el premio a Galicia. "¿No es menester que siga? ¿Me puedo ir ya?", se ha despedido entre aplausos.

En la categoría masculina también se han cumplido las previsiones y Enric Auquer se lleva a casa el Goya por su papel de narcotraficante en 'Quien a hierro mata', de Paco Plaza. "Paco se fijó en mí, me dio la oportunidad y no lo voy a olvidar en la vida. Paco me enseñó que hacer cine es renuncia, pero no he tenido que renunciar a nada contigo”" También tuvo el recuerdo para Xan Cejudo, el actor que interpreta a su padre y que murió antes de que 'Quien a hierro mata' se estrenase. "Gracias a todas las antifascistas del mundo", ha acabado.

Benedicta Sánchez recoge el Goya a Mejor actriz revelación a sus 84 años. (EFE)
Benedicta Sánchez recoge el Goya a Mejor actriz revelación a sus 84 años. (EFE)

El gran ganador de la noche, Pedro Almodóvar, ha subido por primera vez al escenario para recoger el Goya a Mejor guion original. Primero, ha querido desvelar el momento en el que decidió volcar parte de su propia biografía en una película. "No recuerdo por qué empecé a escribir este guion, pero sí me acuerdo cuando yo estaba convaleciente de una operación de espalda y el mejor momento del día era cuando me metía en la piscina y me quedaba como sin gravedad", ha explicado. "Esa corriente de agua me llevó a la corriente del río de mi infancia donde lavaba la ropa mi madre y cantaba con las mujeres. Y empecé a escribir sobre ello. Me di cuenta de que, en realidad, estaba escribiendo sobre el paso del tiempo. Al principio me dio miedo escribir de mí, pero luego se convirtió en 'Dolor y Gloria'".

"El guion es la primera pieza que sustenta toda la narración de la película", ha proseguido. "Me han dicho que ha venido nuestro presidente, Pedro Sánchez. En los próximos cuatro años, él va a ser el coautor del guion de todos los ciudadanos españoles, y espero que le vaya bien porque si a él le va bien a los ciudadanos españoles les irá bien".

En la categoría de guion adaptado han sido Benito Zambrano y Daniel y Pablo Remón a partir del libro de Jesús Carrasco quienes se han hecho con la segunda estatuilla para 'Intemperie', un drama seco y áspero protagonizado por Luis Tosar. "Hacer una película es un arte en colectividad. No es colectivo, ni asambleario, pero no se puede hacer sin el equipo. Lo importante para mí es que seguirá haciendo falta contar historias, puede que en otro formato, pero espero que la contemos nosotros y no los otros". Zambrano también ha querido aplaudir la figura del Goya de honor de este año, Marisol, Pepa Flores, a la que ha definido como "los ojos más bonitos del cine español".

Con una versión a guitarra española de 'La canción de Marisol', Amaia ha dado paso al homenaje a la actriz, retirada desde hace más de tres décadas del foco mediático. Pepa Flores ha mantenido su voto de silencio y han sido sus hijas, María Esteve y Tamara y Celia Flores, quienes han recogido el galardón a toda su carrera. Marisol es, probablemente, el icono femenino máximo del cine popular español de los 60 y 70. "Nos está viendo y no se está perdiendo ningún detalle desde una tele enorme y en un lugar tranquilo, y nosotras lo recogemos en su nombre".

Las hijas de Pepa Flores recogen el galardón. (EFE)
Las hijas de Pepa Flores recogen el galardón. (EFE)

Como todos los años, el presidente de la Academia ha ofrecido un discurso a mitad de la ceremonia. Mariano Barroso ha tenido unas palabras para los afectados por las inundaciones causadas por Gloria. "Este año hemos tenido el segundo mejor dato de asistencia al cine de la década. Películas como 'Padre no hay más que uno', 'Lo dejo cuando quiera', 'Si yo fuera rico' y muchas de las nominadas hoy aquí se han llevado el premio del público que llena las salas", ha puntualizado. También ha recordado el impacto del cine español en el circuito internacional con los premios de Antonio Banderas, Oliver Laxe y Albert Serra en Cannes, Marta Nieto en Venecia, Almodóvar en los Oscar, los Globos de Oro y los Bafta y la cinta de animación 'Klaus', también nominada al Oscar.

Sin embargo, 'Klaus' no ha conseguido el Goya a Mejor película de animación, que ha sido para 'Buñuel en el laberinto de las tortugas', elegida también Mejor película de animación europea en los pasados EMA. El pulso entre los dos títulos demuestra el buen nivel en el que se encuentra actualmente la animación española.

Ara Malikian y Nata Moreno. (EFE)
Ara Malikian y Nata Moreno. (EFE)

El premio a Mejor documental ha sido para 'Ara Malikian, una vida entre las cuerdas', de Nata Moreno. El violinista ha acompañado a la directora, también su pareja, para agradecer el galardón y, de paso, lanzar un mensaje político en tiempos revueltos. "Yo soy inmigrante y he sido refugiado y ahora nos quieren hacer creer que somos la causa de todos los males de esta sociedad. Pero la verdad es que los viajeros siempre fueron la riqueza de nuestra civilización". Otra directora, Belén Funes, ha ganado el Goya a Mejor dirección novel por 'La hija de un ladrón'.

Una noche muy repartida en la que han destacado 'Dolor y Gloria' y, en menor modo, 'Mientras dure la guerra', pero en la que también han conseguido dos galardones 'La trinchera infinita', 'Intemperie' y 'Lo que arde', mientras que 'El hoyo', 'Quien a hierro mata', 'La hija de un ladrón', 'El hoyo', 'Los miserables' y 'La odisea de los Giles' se han llevado una estatuilla.

Premios Goya

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios