Es noticia
Menú
'Separación': cómo ver la supuesta serie del año (que no lo es) sin pagar Apple TV+
  1. Cultura
LA SERIE DEL FIN DE SEMANA

'Separación': cómo ver la supuesta serie del año (que no lo es) sin pagar Apple TV+

La serie estrella de la plataforma plantea la posibilidad de olvidarte de tu trabajo al volver a casa y de tu vida privada al entrar a trabajar

Foto: 'Separación'. (Apple TV+)
'Separación'. (Apple TV+)

Creíamos tenerlo todo controlado, pagando HBO Max, tomando prestado Netflix de un cuñado, robando Movistar + a los padres, usando las claves del amigo Pepe para Filmin y no sabiendo que disponemos de Prime Video porque nos lo cobran sin que nos demos cuenta a final de año. Hasta Disney + era manejable porque no sé quién no sé dónde ya pagaba por él. Pero entonces llegó Apple + y, de pronto, había que tener Apple + porque su serie 'Separación' era lo mejor del año. Existen ya más plataformas de 'streaming' que canales de televisión generalistas, amigos. Esto, lo mires como lo mires, es demasiada libertad. ¡Queremos menos libertad!

Pero pronto habrá que tener Paramount +, también. La crucecita (+) la ponen para liarnos, no me digan. Como el enebro en los gintónics.

Foto: El cofundador y CEO de Netflix, Reed Hastings. (Reuters)

El caso es que en Apple + puedes suscribirte sin pagar nada durante una semana, momento en el que te cobrarán automáticamente los 5,99 euros que cuesta el mes. Es buena idea: nadie se acuerda pasada una semana de que se ha suscrito a Apple +, y ahí tienes medio millón de euros gracias a 100.000 españoles a los que se les ha ido la cabeza. No está uno para acordarse de no pagar Apple + habiendo tantas cosas que, de hecho, sí tienes que acordarte de pagar.

Eso he conseguido yo: verme 'Separación' gratis. La verdad es que no la considero la serie del año. Con cada capítulo que veía, me enviaba un 'e-mail' a mí mismo con el asunto: “No pagar Apple +”. 'Separación' va de que no pagues Apple +. Es lo único que piensas mientras la ves.

Tráiler de 'Separación'

También es verdad que la plataforma es pobretona. No tiene apenas nada que ver, salvo 'Separación'. No hay ni un botón para seleccionar las cosas que verás otro día, dado que todas las series y películas disponibles las puedes ver en 24 horas. Apple +, hasta nueva orden, es el bufé libre de una boda donde te has colado porque decían que la novia bailaba bien. Y baila así así.

Amén de recordarte que no pagues 5,99 euros pasada una semana, 'Separación' va de unos oficinistas feos y quirúrgicos que se mueven por pasillos laberínticos y que trabajan con números 'siniestros' sin saber muy bien el motivo por el que están desperdiciando sus vidas entre sillas, mesas y máquinas de café. Un poco como el trabajo de cualquier oficinista, vamos.

Foto: Fotograma de 'Bienvenidos a Edén'. (Netflix)

Estos oficinistas han accedido a que les implanten un chip en la cabeza que hace que en su trabajo no recuerden si ayer discutieron con su mujer, y que discutiendo con su mujer no recuerden que por la mañana tontearon con la compañera de departamento. Separar ambas vidas, normalmente tan explosivas en su conjunción natural, es la idea matriz de la serie.

Para enterarse de esto, 'spoilers' aparte, hay que llegar a la primera media hora del primer capítulo.

Parsimonia y fascinación

Este recorrido de 30 minutos marca ya la parsimonia un tanto insufrible, y el fascinante diseño de producción, de todo el 'show'. Los personajes hacen cosas, pero las hacen a una velocidad 15 veces inferior a la de un oficinista normal. Eso nos permite apreciar el espacio atemporal y deslocalizado tan cuco que han elegido para desarrollar la historia. A veces, parece Rusia, una cosa entre Stalingrado después de nevar y Montana antes de que salga el sol. Está todo húmedo, en la serie, y verde, de ese verde años setenta que vuelve cualquier textura un trozo de la alfombra de la abuela.

Foto: Millie Bobby Brown encabeza el reparto de 'Stranger Things'. (Netflix)

La tecnología que utilizan los personajes también es muy pintona. Dado que produce Apple, la serie utiliza tecnología como de un Apple soviético, como de un Apple de los chinos también; un Apple, en fin, paralelo, no tan guay como el que conocemos, pero muy cuidado.

Aunque los personajes se las prometen muy felices con su 'separación' laboral/doméstica, la empresa maligna para la que trabajan guarda secretos escalofriantes en los corredores de su fantasmagórica sede. No crean que se los voy a revelar porque la verdad es que, incluso vista entera la serie, no me enteré de nada. Sale Christopher Walken, eso sí.

'Separación' no puedes decir que sea mala, pero su frialdad y sofisticación te hacen pensar que no es tan buena como nos dicen

Walken es un actor tan reconocible, mítico, canonizado y embalsamado que uno no puede creerse el personaje que sea que interpreta. Solo ves a un icono del cine desde los años setenta, que ya debería haberse retirado a susurrarse a sí mismo su iconicidad.

También sale Patricia Arquette, aunque lleva más tiempo darse cuenta.

El peso de la historia recae sobre el estupendo actor Adam Scott ('Big little lies'), que persevera en sus papeles de pobre desgraciado, hombre blandengue y primer tipo al que volarían la cabeza unos secuestradores de banco que tuvieran rehenes. Es esa clase de actor.

'Separación' realmente no puedes decir que sea mala, pero su frialdad y sofisticación te hacen pensar que no es tan buena como nos dicen. Mucha geometría y simetría, recuerda a 'Company', de Vincenzo Natali; también parece 'Canino', de Yorgos Lanthimos, en algún tramo. ¿Estamos en Suecia?, llegas a pensar mientras se desgranan morosamente grandilocuentes planos paisajísticos (el creador de la serie se llama Dan Erikson, por cierto). ¿Y la historia? Se te olvida, se te va, se te pierde. Lo importante viéndola es no pagarle a Apple + 5,99 euros este mes.

Creíamos tenerlo todo controlado, pagando HBO Max, tomando prestado Netflix de un cuñado, robando Movistar + a los padres, usando las claves del amigo Pepe para Filmin y no sabiendo que disponemos de Prime Video porque nos lo cobran sin que nos demos cuenta a final de año. Hasta Disney + era manejable porque no sé quién no sé dónde ya pagaba por él. Pero entonces llegó Apple + y, de pronto, había que tener Apple + porque su serie 'Separación' era lo mejor del año. Existen ya más plataformas de 'streaming' que canales de televisión generalistas, amigos. Esto, lo mires como lo mires, es demasiada libertad. ¡Queremos menos libertad!

Apple TV+
El redactor recomienda