Es noticia
David Andújar y David Insua: "Ver 'Al Rojo Vivo' es muy similar a ver 'Sálvame'"
  1. Cultura
¿Y tú de quién eres?

David Andújar y David Insua: "Ver 'Al Rojo Vivo' es muy similar a ver 'Sálvame'"

En la charla hablan de prejuicios. Los que sintieron cuando apostaron por la prensa del corazón, "el lugar feliz que como maricón en los 90 no tenías". También del estigma que sigue acechando a su condición sexual

Foto: Entrevista a David Andújar y David Insua. (Ana Beltrán)
Entrevista a David Andújar y David Insua. (Ana Beltrán)

Los 'Davides' graban esta semana su nuevo episodio del podcast 'Menudo cuadro' con la periodista Pilar Eyre. En la hora y pico de programa hablan de Franco, de la monarquía, del rey emérito y del actual, también del embarazo de María José Campanario, de animalistas y misoginia. Dicen de ellos que reinventan la prensa del corazón, pero se ríen ante semejante responsabilidad. "Este programa es la excusa perfecta para invitar a gente con la que nos apetece merendar", cuentan. Pero el espacio sonoro creado por David Andújar y David Insua se ha convertido en el estreno de entretenimiento más exitoso en la historia de Podium Podcast y por ahí han pasado personajes como Belén Esteban, Anabel Pantoja, Rigoberta Bandini, Topacio Fresh y la periodista de informativos Alba Lago.

David Insua cumplío ayer años (hoy lo hace su adorada Lydia Lozano) y trabajó en redes sociales de Mediaset hasta que el otro, Andújar, le propuso la idea de lo que es hoy 'Menudo cuadro'. Este cuenta muerto de risa que se llama David por Summers. "Es el ídolo de mi madre", explica. Menos gracia le hace recordar las "injerencias" que hubo cuando la Comunidad de Madrid le premió como talento joven por visibilizar a la comunidad LGTBI. "Hubo críticas cuando se anunció que me lo iban a dar y se me advirtió de que yo no iba a dar ningún discurso y que no podía hablar de ciertos temas", afirma. Fue, dice, un momento agridulce.

En la charla hablan de prejuicios. Los que sintieron cuando apostaron por la prensa del corazón, "el lugar feliz que como maricón en los 90 no tenías", dice Insua. También del estigma que sigue acechando a su condición sexual. "Hay gente que ha pasado por ahí primero y te ayudará a hacer el camino más llano. Pero aunque hemos mejorado, la pluma sigue pesando", añade.

placeholder David Andújar y David Insúa, creadores del podcast 'Menudo cuadro', durante una entrevista con EC en los estudios de la Ser. (A. Beltrán)
David Andújar y David Insúa, creadores del podcast 'Menudo cuadro', durante una entrevista con EC en los estudios de la Ser. (A. Beltrán)

Pregunta. Preséntense el uno al otro, por favor, y luego si les parece hablamos de lo que es 'Menudo Cuadro'. Dicen que reinventan la prensa del corazón, pero a mí me parece un programa de política.

David Insua. El corazón es la excusa.

David Andújar. Somos el nuevo 'Al Rojo Vivo'.

D.I. David Andújar es un periodista de 22 años que con 14 empezó a trabajar en radio, ha fundado su propio medio, ha organizado entregas de premios, es premio talento joven de la Comunidad de Madrid por visibilizar a la comunidad LGTB. Una cosa, por cierto, que tuvo su enjundia. Lo conocí por redes sociales y me propuso el programa a partir de una idea suya. Es una de las personas a las que más admiro y que más cosas ha hecho. ¡Si ni siquiera ha terminado la carrera!

D. A. A ver ahora yo qué digo. David Insua es uno de los mejores comunicadores de este país. Empezó en Mediaset, donde trabajó cinco años, y cuando se acabó su contrato empezó a hacer conmigo 'Menudo cuadro', que creo que es el proyecto que más está disfrutando. Es muy rápido, muy creativo, un lujo trabajar con él.

P. ¿Se parece mucho el programa que tenían en su cabeza y el que es hoy? Ya les digo que yo veo política pura y dura.

D. A. A lo mejor es porque hemos grabado hoy con Pilar Eyre, pero hemos tenido de invitada a Leticia Sabater.

D. I. ¡En la época de Aznar fue musa del PP!

D. A. El programa tiene mucho de lo que imaginábamos. Jugamos con cierto surrealismo, nos reímos de todo y vertimos también cierta crítica. Es un poco reinventar el corazón y hacerlo con frivolidad.

D. I. Este programa nació porque los dos necesitábamos libertad. Veníamos de estar en otros proyectos donde no teníamos el peso de la toma de decisiones. Aquí somos directores y presentadores, y es algo que hemos mantenido cuando nos autoproducíamos y ahora en Podium. A los dos nos gusta el corazón pero hoy en día casi todo es política. Por ejemplo, cuando hablo de los derechos de los homosexuales la estoy haciendo, cuando defiendo que una mujer pueda ser madre a los 42 sin que se le recuerde la edad también la estas haciendo. El poso de fondo es algo no buscado, pero nos interesa.

"Cuando voto no se me olvida que tengo familiares trabajando en la sanidad pública"

D. A. Es que el simple hecho de existir nosotros es política.

P. ¿Que todo sea política es bueno o malo? ¿Qué relación tienen con ella? ¿Les interesa?

D. A. En el momento en el que la política se está convirtiendo en un show, me interesa. Ahora ver 'Al Rojo Vivo' es muy similar a ver 'Sálvame'.

D. I. En el programa no hablamos demasiado de política, pero sí fuera. Siempre he votado, y pretendo que en mis actos se reflejen los ideales que defiendo. Cuando voto no se me olvida que tengo familiares trabajando en la sanidad pública, o en paro. También cuando pago mis impuestos, que es algo que en este país escuece mucho. Sacamos las banderas pero pagar el IRPF y el IVA ya no nos gusta tanto.

D.A. Yo por mi edad he votado poco, pero lo he hecho siempre. Mis primeras elecciones fueron las primeras a las que se presentó Pedro Sánchez. Mis padres me inculcaron ciertos valores que no se me olvidan. Me gusta mucho hablar en redes de política, ver lo que pasa cada miércoles en el Congreso… Por una parte, esa parte circense te acerca más la política pero por otro lado es peligroso, porque puede explotar y que lleguen personajes como Ayuso, tan divertidos, y mira cómo está.

placeholder David Andújar y David Insúa son los creadores del podcast 'Menudo cuadro'. (A. Beltrán)
David Andújar y David Insúa son los creadores del podcast 'Menudo cuadro'. (A. Beltrán)

P. Cuénteme eso de que fue ella la que le premió…

D.A. Imagina un premio a la tolerancia dado por Ayuso (Risas). No me lo entregó ella porque hubo… injerencias. Hubo críticas cuando se anunció que me lo iban a dar y se me advirtió de que yo no iba a dar ningún discurso y que no podía hablar de ciertos temas. También que me habían leído en redes y que sabían lo que opinaba de la presidenta. Fue un momento un poco agridulce.

P. Quédese con lo bueno, el reconocimiento.

D. A. Es que si no, habrían salido perdiendo ellos porque lo habría contado y se habría liado algo más.

D. I. Además, era un premio de la Comunidad de Madrid, no de las Nuevas Generaciones del PP. Pueden premiar a un maricón de izquierdas y a una señora de Vox, no debería importar.

D. A. Luego estuve hablando con ella, con Isabel, que me llamaba 'Deivid' porque es muy simpática. Nosotros no somos conocidos, pero si nos llegan ostias, a mí por ahora me ponen. Si te ponen a parir, es porque algo estamos haciendo bien.

D. I. A veces llegan los insultos por las cosas más inesperadas. Hace poco nos escribió un oyente supercabreado que nos acusaba de participar en un holocausto contra los niños porque en un episodio se nos ocurrió decir: "Padres del mundo, vacunad a vuestros hijos de lo que toque".

"Con la frivolidad los mensajes calan más en la gente. Me gusta hablar como hablo en la calle"

D. A. ¿Y no te parece divertido?

D.I. Claro que sí, si hasta hacemos bromas preguntándonos en qué holocausto hemos participado esta semana. Ya nos han dicho de todo en redes sociales, que es un sitio donde hay una mierda muy densa. Cuando la gente reacciona así es porque has asomado sus vergüenzas.

P. Dicen que lo suyo es pura frivolidad, pero he tomado nota de algunas cosas que se han comentado en la grabación de hoy. Ha sonado música del nodo, se ha hablado del tipo de prepucio que tenía el dictador, de la misoginia, el animalismo, la monarquía, del edadismo hacia María José Campanario porque va a ser madre con 42 años…

D. I. En el momento en el que te presentas como un podcast de maricones que nadie pidió, sé de qué atalaya te estoy hablando. Soy un maricón más y posiblemente ni te interese lo que te tengo que contar, pero como tengo ese descargo, porque no soy una periodista de raza con cinco premios Ondas que peleo por el Pulitzer, digo las cosas como me vienen.

D. A. Y aunque tuviésemos esos premios, el lenguaje que utilizamos es importante. Con la frivolidad los mensajes calan más en la gente. Me gusta hablar como hablo en la calle.

"La primera temporada era una merienda con amigas, en mi propia casa. Cuando nos autoproducíamos"

P. ¿Con qué criterio escogen invitados?

D. A. El origen del programa es una excusa para conocer a Lydia Lozano. (Risas) Tenía claro que quería empezar con ella.

D. I. La primera temporada era una merienda con amigas, en mi propia casa. Cuando nos autoproducíamos.

P. Como la mesa camilla de Encarna Sánchez.

D. I. Sí, pero sin cantar flamenco, porque se nos da fatal.

D. A. El criterio es traer a gente con la que disfrutamos charlando.

D. I. No hemos invitado a alguien que nos caiga mal pero que nos venga bien. De momento, no hemos llegado a ese punto.

P. ¿Alguna decepción?

D. I. Luján Argüelles. Era la semana del 8 de marzo, creo recordar. Había partes del programa en las que íbamos a hablar de feminismo y Megan Markle había dado una entrevista. Intentamos hilar todo esto y nos encontramos con una oposición muy cerril en ella. Si decíamos blanco ella negro, y es una tía muy potente y vehemente. Un poco aquí estoy yo y lo que pienso es esto. Terminamos agotados.

D. A. Todo empezó al hablar de 'La isla de las tentaciones'. Ella criticaba mucho que un programa así pudiera emitirse en televisión y que su hija pudiese acceder a ese tipo de contenidos. A ver, cariño, tú no vienes de presentar 'Saber y ganar' sino 'Quién quiere casarse con mi hijo', 'Un príncipe para Corina' y 'Granjero busca esposa', que son programas que me encantan pero que tampoco son mucho ejemplo para tu hija.

placeholder David Andújar y David Insúa, creadores del podcast 'Menudo cuadro', durante una entrevista con EC en los estudios de la Ser. (A. Beltrán)
David Andújar y David Insúa, creadores del podcast 'Menudo cuadro', durante una entrevista con EC en los estudios de la Ser. (A. Beltrán)

P. Cuando les estaba escuchando detecto cierto paralelismo con 'La hora rosa' del programa de Federico Jiménez Losantos. Hay más política ahí que en el tramo anterior, donde se supone que se analiza.

D. I. ¿Crees que somos la némesis? Nunca nos había comparado con él, y personalmente ese programa ha hecho mucho daño a gente que conozco. Me he quedado un poco descolocado pero te entiendo. Me gusta que dos maricones puedan ser la cara B de Jiménez Losantos.

P. Hablemos de sus primeros recuerdos con la prensa del corazón: usted, Insua, habla de revistas en peluquerías y la Campos. Usted, Andújar, recuerda la mano de Jesús Mariñas tapando la cámara al salir en 'Tómbola'...

D. A. Debía tener dos o tres años, pero es un recuerdo que tengo muy fresco.

D. I. La prensa del corazón ha sido el lugar feliz que como maricón en los 90 no tenías. Donde otros tenían el fútbol, yo los buscaba en otras partes. Que mi madre pusiera un disco de Celine Dion o irme a la peluquería con ella a ver todas las revistas, porque en casa no se compraban. Encima yo era de los que comentaba las noticias con las señoras, mi madre alucinaba. No me dejaba ver Crónicas marcianas, pero yo veía a La Veneno y era una ventanita que se me abría al mundo con mucha luz y mucho color.

"Hay gente a la que le ha decepcionado que yo hable de prensa del corazón. Me preferirían en RNE haciendo crónica política"

D. A. Yo tenía 10 años cuando empezó 'Sálvame' y no entendía por qué la gente a mi alrededor decía: ¡Cómo puedes ver eso, es telebasura! En el instituto comentaba el programa incluso con los heteros que jugaban al fútbol. Conmigo lo hablaban y luego entre ellos negaban haberlo visto.

Hay gente de mi entorno a la que le ha decepcionado que yo hable de prensa del corazón. Me preferirían en RNE haciendo crónica política. Les dicen a mis padres: ¡Qué pena que tu hijo haya quedado para hacer este tipo de cosas, periodismo de segundas! Pero yo estoy trabajando en lo que siempre he soñado.

P. Hoy hablan de libertad, pero ¿alguna vez ha sido la sexualidad un problema para ustedes?

D. I. La primera vez que fui consciente de que no estaba bien ser como yo era fue cuando mi padre me llamó maricón. Se te enciende una bombilla de que en algo eres distinto al resto. Me llegué a plantear durante mi adolescencia que a lo mejor me tocaba vivir una vida que no me gustaba. Casarme con una mujer o tener unos hijos… aunque no porque mi familia fuera reaccionaria, porque mi padre afortunadamente salió de mi vida cuando tenía ocho años. Cuando cumplí 18 y gracias a mis amigas aquello mejoró. Si te llaman maricón y te duele, mañana dejará de dolerte y podrás apropiarte de ello. Hay gente que ha pasado por ahí primero y te ayudará a hacer el camino más llano. En mi generación en la tele solo había un referente y se llama Jesús Vázquez.

D. A. Y Boris (Izaguirre).

D. I. O la caricatura o el que no tiene pluma. Hemos mejorado, pero desde mi condición como hombre blanco homosexual privilegiado creo que uno de los estigmas que se mantienen es la pluma. Por eso es importante ser visibles.

D. A. En el cole yo era el gordo y el maricón, la diana perfecta. Por eso tengo todo el día la palabra maricón en la boca. Hay que apropiarse de las palabras.

D.I. Estamos yendo a mejor pero por favor, intentemos no dar pasos atrás como los que quieren que demos en la Comunidad de Madrid.

D. A. Pensar lo que puede ocurrir el 16 de diciembre [se debatirá en la asamblea de Madrid la Ley de igualdad de Vox que propone derogar leyes LGTBI]… me da mucha vergüenza que Madrid vaya a ser la única ciudad que de un paso atrás en derechos.

LGTBI Monarquía Boris Izaguirre Mediaset
El redactor recomienda