Serio, solemne, sin alma

Serio, solemne, sin alma

Una supone que cualquier otro político en su misma situación estaría tan calcinado y errático como el inquilino de La Moncloa

Madrid: agosto en marzo

Madrid: agosto en marzo

El sol nos ha querido regalar un día espléndido en un Madrid que debuta con los niños sin clases y los padres apañándose como pueden

8-M: entre el baile y el mohín

8-M: entre el baile y el mohín

A estas horas, aún no hemos escuchado a nadie del Gobierno criticar algunos comportamientos. Para que se nos crea. Para que no excluya. Porque si no, será otra canción fallida

Ábalos y Arrimadas, los nuevos chunguitos

Ábalos y Arrimadas, los nuevos chunguitos

El primer y olvidable disco de Alejandro Sanz tiene el fascinante título de ‘Los chulos son pa’ cuidarlos’. Lástima que Ábalos y Arrimadas nos hayan salido de palo

La nectarina y los votos

La nectarina y los votos

En la noticia de la discusión entre Rocío Carrasco y su hija Rocío, en lo rosa y en lo oscuro, hay más política que en cualquier tertulia de análisis político

Fruta cortada o lista de Schindler

Fruta cortada o lista de Schindler

Asistimos como espectadores privilegiados a la creación de generaciones cargadas de temores y derechos. Alimentamos, y me incluyo a veces, a criaturas con escasa tolerancia a la frustración

La doble pandemia: primero el bicho, ahora el paro

La doble pandemia: primero el bicho, ahora el paro

El bofetón en términos de empleo me temo que no será el único. El turismo, la hostelería, la construcción, heridos de muerte desde hace semanas, seguirán recibiendo cornadas

Como si no pasara nada

Como si no pasara nada

Mis hijos se aburren y pienso que, en estos días de ciclotimia y taninos, esa sensación es un triunfo absoluto

La furia, el miedo, la culpa

La furia, el miedo, la culpa

“¡Me va a decir un político cuándo voy a ver a mi madre!”, escucho en el mercado. Pues sí, merluzo

Otro 'no' día de la mujer trabajadora

Otro 'no' día de la mujer trabajadora

Un día nos pusimos a hablar porque compartimos un sofá. Y a cada lado, nuestras madres. Una frase y media me bastó para detectar su suave acento andaluz

Abascal, esta casa no es la tuya

Abascal, esta casa no es la tuya

Llegó al estudio con andares de cabeza de cartel, con la chaqueta y la camisa prieta, tirantes perfectamente alineados, para barrer en el telediario de las nueve, con media España cenando

Oda a los bares sin pretensiones

Oda a los bares sin pretensiones

Necesito lugares que me recuerden mi infancia, lugares políticamente incorrectos plagados de torreznos, oreja a la plancha, patatas revolconas, sangre encebollada