'Ejército de los muertos': la farsa zombi de Zack Snyder
  1. Cultura
ESTRENOS DE CINE

'Ejército de los muertos': la farsa zombi de Zack Snyder

Este viernes se estrena en salas seleccionadas la última comedia de acción zombi del director de 'Liga de la Justicia de Zack Snyder', que llegará a Netflix el 21 de mayo

placeholder Foto: Una imagen de los créditos iniciales de 'Ejército de los muertos', de Zack Snyder. (Netflix)
Una imagen de los créditos iniciales de 'Ejército de los muertos', de Zack Snyder. (Netflix)

No nos paran de recordar en los medios que la historia se repite primero como tragedia y después como farsa. Tras un año pandémico en el que absolutamente todos los aspectos de nuestra realidad se han dislocado de arriba abajo, lo único que nos queda es llorar o reír. Y, ya puestos, mejor reír. Aunque sea como Conrad Veidt en 'El hombre que ríe'. Casualidad, clarividencia o insistencia, en los últimos meses han llegado a las pantallas -grandes, medianas, pequeñas- decenas de películas que, consuelo de tontos, proponen escenarios peores de situaciones epidémicas. Hace apenas un mes, la segunda parte de 'Train To Busan', 'Península', propuso un regreso a la ciudad muerta tras el arrasamiento, sin la originalidad ni el realismo de la primera. Ahora, con un argumento muy similar pero virado hacia la distopía bufa, Zack Snyder vuelve a sus orígenes -su primer largo fue el remake de 'Amanecer de los muertos' del maestro George A. Romeroen 2004- con 'Ejército de los muertos', que se estrena este viernes 14 en salas de cine y el próximo 21 de mayo en Netflix.

Tráiler de 'Ejército de los muertos'

Excesiva y desacomplejada, 'Ejército de los muertos', ya puestos, pide pantalla grande, refresco maxi y combo palomitero. Entre el cine de atracos, la parodia y el terror zombi, Snyder hilvana el perfecto divertimento adrenalínico posmoderno en el que todos los referentes -Romero, 'La cuadrilla de los once' (1960) e, incluso 'Las Vegas 500 millones' (1968) de Isasi-Isasmendi, por qué no- pasan por el túrmix para el disfrute de un público que ya conoce los códigos y no quiere saber el qué, sino el cómo. Más cerca de 'Zombieland' que de 'La noche de los muertos vivientes' (1968), y más cerca casi del videojuego que de la narrativa cinematográfica convencional, lo que busca Snyder en su revisión del género es sorprender mediante el desbarre, romper los límites del pudor y entregarse ciegamente al más es mejor.

placeholder Los protagonistas de 'Ejército de los muertos'. (Netflix)
Los protagonistas de 'Ejército de los muertos'. (Netflix)

Pero no, más minutos -la duración raspa las dos horas y media- no es sinónimo de calidad, por mucho que le pese a Snyder, empeñado en estirar el metraje de sus películas con vueltas y revueltas que acaban pesando en el camino. Desde los títulos de crédito, que recuerdan, de nuevo a 'Zombieland' pero cambiando el 'From Whom the Bell Tolls' de Metallica por una versión de 'Viva Las Vegas' de Elvis interpretada por Richard Cheese y Alison Crowe. ¿Una elección obvia? Sí, pero no la única. Porque Snyder se atreve a utilizar, ¿desde la ironía?, el 'Zombie' de The Cramberries en una película de zombis. Algo a lo que nadie se había atrevido hasta ahora.

El tono de la película ya queda establecido en los primeros compases: el apocalipsis zombi que habitualmente se produce por un error humano o por un acto de terrorismo, aquí ocurre por una mamada. Las Vegas, la ciudad del pecado y la lujuria, es la primera en caer presa del caos, la barbarie y los no muertos. Como también ocurre en 'Zombie Strippers' (2008) -aquel desvarío erótico de bajo presupuesto protagonizado por Jenna Jameson y Robert Englund-, aquí las prostitutas le comen algo más de lo acordado a sus clientes. Sin perder tiempo y ya en los créditos, Snyder se ahorra contarnos lo que ya sabemos para encadenar un chiste visual gore tras otro, protagonizados desde por imitadores de Elvis y Liberace hasta el tigre blanco de Siegfried & Roy, si el género zombi es una alegoría de la decadencia de nuestra sociedad, ¿qué mejor que Las Vegas como farsa patética de la misma?

placeholder Dave Bautista ha encontrado un gran reciclaje en la actuación. (Netflix)
Dave Bautista ha encontrado un gran reciclaje en la actuación. (Netflix)

Como en las películas de atracos, todo parte de la confección de un equipo de magníficos para llevar a cabo un golpe casi imposible. A diferencia de la saga de 'Ocean's', el reparto escogido por Snyder está repleto de caras poco conocidas, pero bien dirigidas. Quizás el único nombre de peso, sobre todo para los seguidores de la WWE, es el de Dave Bautista, el artista anteriormente conocido en la lona como Batista, una bestia parda que ha encontrado el mejor reciclaje posible en Hollywood y que ha demostrado que la masa muscular no es inversamente proporcional a la capacidad interpretativa. Sin el carisma de Schwarzenegger o Stallone, Bautista demuestra más profundidad en la mirada, capaz de darle ternura a unos personajes cuyo físico anabolizado pasa casi a segundo plano. Antes lo hemos visto en 'Blade Runner 2049' y en 'Guardianes de la Galaxia' y pronto le veremos en el 'Dune' de Villeneuve.

El personaje de Bautista, Scott Ward, es un hombre sencillo -trabaja en un establecimiento de comida rápida- con unas habilidades extraordinarias para la supervivencia. Fue de los pocos que logró sobrevivir al apocalipsis zombie de Las Vegas, ahora cerrada a cal y canto y aislada a través de un muro de containers y repleta de no muertos, entre ellos una especie con una inteligencia superior al gasolinero negro de 'La tierra de los muertos vivientes' (2005). A él recurre un tal Bly Tanaka (Hiroyuki Sanada), un empresario avieso que le propone adentrarse de nuevo en Las Vegas, reventar una de las cajas fuertes inexpugnables de uno de los casinos y repartir el botín de chorrocientos millones de dólares que hay en el interior.

placeholder Ana de la Reguera en 'Ejército de los muertos'. (Netflix)
Ana de la Reguera en 'Ejército de los muertos'. (Netflix)

Para la misión, Ward recluta a un grupo de ambiciosos inconscientes -aunque muchos de ellos parece que se embarcan simplemente por la adrenalina y por salir de sus vidas rutinarias- expertos en matar zombis, abrir cajas fuertes y pilotar helicópteros. Pero Ward oculta su principal aliciente, que es reencontrarse con su hija Kate (Ella Purnell), que trabaja como voluntaria en los campos de refugiados que rodean Las Vegas. Es, precisamente en la sobredramatización de los lazos emocionales entre los personajes donde Snyder patina. Por un lado, los intermedios sentimentaloides resultan tan superficiales como pueriles y, por otro, lastran el ritmo de la acción. Aquí hemos venido a ver explotar cabezas, hágame el favor.

Guiados por una mercenaria francesa (Nora Arnezeder), el grupo se adentra en una ciudad 'madmaxiana' dominada por esta especie de überzombis y obstáculo a obstáculo, los protagonistas se acercan a su objetivo. Pero, atención, sólo tienen unas horas para dar el golpe porque el Gobierno ha decidido tirar una bomba nuclear en la ciudad para acabar con cualquier rastro del virus. A partir de aquí: explosiones, idas y venidas y mucha comedia. Sin embargo, Snyder no termina por resolver e, incluso, en un ejercicio de ilusionismo hace desaparecer un personaje que actúa de motor de uno de los protagonistas, porque, entre tanto guirigay, ¿quién va a darse cuenta? Eso sí, para cuando hayamos llegado hasta ese punto habremos disfrutado con la tensión de la escena protagonizada por Chambers (Samantha Win) y por la aparición especial del tigre blanco de Siegfried & Roy. Lo ideal para una tarde de descerebre zombi.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Críticas de cine Cartelera y estrenos de cine Cine Noadex
El redactor recomienda