Los guardianes de la 'Guerra de las galaxias'
  1. Cultura
  2. Cine
estreno de 'guardianes de la galaxia'

Los guardianes de la 'Guerra de las galaxias'

Marvel arranca con éxito una nueva saga basada en un grupo de superhéroes desconocidos hasta ahora por el gran público

placeholder Foto:

La llegada a España de Guardianes de la galaxia, nueva saga de superhéroes impulsada por Marvel, ha venido precedida de la ya clásica ristra de titulares sobre el enésimo éxito en taquilla del estudio: nunca antes una película estrenada en agosto había recaudado tanto en su primer fin de semana en EEUU (94 millones de dólares).

No obstante, pese a que de la factoría Marvel han salido en los últimos años taquillazos siderales como Iron Man y Los vengadores, no estaba claro del todo que la recepción comercial (y crítica) de Guardianes de la galaxia fuera a ser tan entusiasta.

El proyecto, de hecho, tenía sus riesgos comerciales. Para entendernos: si hasta a las abuelitas más despistadas les sonará la existencia de personajes de Los vengadores como Thor y El increíble Hulk, si hablamos de Guardianes de la galaxia,el reconocimiento popularera tirando a bajo fuera de los círculos especializadosdel cómic. Creados en 1969 y resucitados en 2008 en su molde cinematográfico actual, los roles de Guardianes de la galaxiano eran ni mucho menoslos más conocidos de Marvel... hastaahora, cuandola indudable potencia comercial y artística de su primer filme va a llevar sus rostros hasta el último rincón del planeta.

Todo lo que funcionaba más o menos bien en las sagas cinematográficas anteriores de Marvel -humor, aventura lúdica y recreación digital de mundos imaginarios-funciona aquí mejor. Una vez más, el estudio se ha crecidoa la hora de plasmarlos diferentes mundos/ciudades/planetas donde transcurre la acción, pero es que además la narración fluye que da gusto.

El gamberrismo controlado de Marvel parece haberencontrado por fin todo su sentido al poner en liza a un improbable grupo de superhéroes estrafalarios y de modales dudosos. Una extraña uniónde cazarrecompensas amorales (pero encantadores) y animales histriónicos convertidos a su pesar en la última esperanza de una galaxia a punto de saltar por los aires. En efecto, acostumbrados a los superhéroes atormentados yplenos de fuerza brutaque pueblan la cartelera, ver a un mapache genéticamente modificado repartiendo mamporros dice mucho sobre el tipo de producto guasón y desmitificador que manejaba Marvel esta vez.

Todo ello narrado con una logradamezcla de estilosentre la acción desenfrenada de la actual era del blockbuster digital y el espíritu (estético y narrativo) de cierto cine de aventuras de los ochenta. O incluso de antes: Guardianes de la galaxia tiene algo de homenajea La guerra de las galaxias, a la que pide prestado tipos (esosdiálogos imposibles de unos primos lejanos deR2-D2 y C-3PO) y tramas argumentales. Un nuevo Star Wars para una nueva generación más que acostumbrada ya a los delirios de la era del efecto digital.

En otras palabras: tenemos mapache loco para rato.

Cine
El redactor recomienda