EL AGUA SIEMPRE ES LA BEBIDA MÁS RECOMENDADA

¿Las bebidas 'light' son buenas para adelgazar? La ciencia tiene la respuesta

Tomar edulcorantes artificiales no es beneficioso para la salud, ya que puede provocar alteraciones en el organismo que dinamiten cualquier proceso de adelgazamiento

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Los expertos en nutrición comparten varias máximas que debe seguir cualquier persona que quiera adelgazar, aunque dos de ellas son las más conocidas. La primera es que la mejor opción para perder peso es combinar una dieta saludable y equilibrada con la práctica deportiva. La segunda, que hay que tratar de eliminar de la dieta los productos menos aconsejables.

Por eso, siempre se nos dice que, cuando queramos someternos a un plan de adelgazamiento, tenemos que pensar en reducir el consumo de algunos alimentos como la bollería industrial, la comida rápida o las bebidas azucaradas. Y, entre los amantes de estas últimas, muchos son los que hacen la travesía pasando de los refrescos tradicionales a sus versiones light o cero.

Pero, ¿son sanas esas bebidas? ¿Ayudan realmente a perder peso o, por el contrario, son un problema para quienes tratan de adelgazar? Varios estudios revelan que, al contrario de lo que se piensa, las bebidas light no son tan buenas como parecen. Además de no aportar ningún tipo de nutrientes al organismo, pueden dañar la salud de varias maneras.

Adelgazar y las bebidas light

Consumir bebidas light está asociado a un mayor riesgo de desarrollar varias enfermedades crónicas, entre ellas el conocido como síndrome metabólico. Se trata de conjunto de diferentes afecciones que se presentan al mismo tiempo y que aumentan el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca, o bien un accidente cerebrovascular o, incluso, diabetes tipo 2.

Según un estudio, la cintura de las personas que consumían a diario refrescos light aumentó cuatro veces comparado con personas con dieta similar

Pero, más específicamente, esa ingesta de bebidas edulcoradas artificialmente se relaciona con un alto nivel de azúcar en la sangre y con el aumento de la grasa abdominal. Así lo reveló una investigación que se llevó a cabo con 749 adultos y cuyos resultados sorprendieron a la comunidad científica, ya que equiparaba el consumo de bebidas azucaradas con el de las light.

Según ese estudio científico, publicado en el Centro Nacional de Información Biotecnológica, la cintura de las personas que consumían a diario refrescos light aumentó casi cuatro veces más en un periodo de diez años comparado con personas que seguían una dieta similar, pero que no eran consumidoras de ese tipo de bebidas edulcoradas artificialmente.

El agua es la bebida más recomendada por todos los nutricionistas
El agua es la bebida más recomendada por todos los nutricionistas

No solo eso: el consumo de ese tipo de refrescos también se asociaba a personas que sufrían sobrepeso y obesidad. Y para terminar de crear un cuadro nada halagüeño, el estudio también determinó que las bebidas light podían aumentar el riesgo de dañar la salud mental de las personas y de desarrollar determinadas enfermedades como la diabetes.

¿Por qué no son buenas?

Pero, si se supone que los edulcorantes artificiales no aportan calorías, ¿por qué podrían afectar a nuestro cuerpo haciéndole ganar peso? Hay algunas explicaciones que ayudan a entender cómo el consumo de este tipo de bebidas puede provocar que las personas no solo no adelgacen cuando están a dieta sino que, además, terminen aumentando de peso.

La primera es que los edulcorantes artificiales que se encuentran concentrados en este tipo de bebidas light pueden hacer que aumente el hambre de quienes las beben y, por tanto, lleve a las personas a consumir alimentos con un mayor contenido calórico. Sería una forma de boicotear nuestro proceso de adelgazamiento sin darnos cuenta y pensando, además, que estamos haciendo lo correcto.

Al mismo tiempo, tal y como explica la nutricionista Jillian Kubala a Healthline, las bebidas light pueden interferir con los mecanismos de regulación del peso, alterar el equilibrio de las bacterias intestinales y desequilibrar los niveles de azúcar en la sangre. No solo eso: las personas que consumen a menudo estos productos suelen llevar una dieta de baja calidad, consumiendo menos frutas y verduras que aquellas que no las toman.

Quienes toman una bebida light circunstancialmente no deben temer por su proceso para perder peso

Quienes toman una bebida light circunstancialmente no deben temer por su proceso para perder peso, ya que no afecta a su salud. Pero los nutricionistas recomiendan a quienes toman estos productos edulcorados habitualmente reducir su ingesta. El mejor consejo es sustituirlas poco a poco por agua con gas: aunque será un proceso lento y no siempre fácil, a largo plazo será una decisión para lograr el objetivo final que no es otro que conseguir adelgazar.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios