SUDAR A DIARIO NO ES IMPRESCINDIBLE

Diez consejos para adelgazar y perder peso sin tener que hacer deporte

Diez trucos para eliminar los kilos que nos sobran sin tener que apuntarnos al gimnasio ni sufrir con una dieta estricta: solo hay que comer sano y de manera equilibrada

Foto: Adelgazar es posible sin tener que sudar a diario en el gimnasio para perder peso (Foto: Pixabay)
Adelgazar es posible sin tener que sudar a diario en el gimnasio para perder peso (Foto: Pixabay)

Cuando se trata de adelgazar y rebajar los kilos que la báscula muestra, los expertos coinciden en que hay que seguir dos máximas: comer sano y equilibrado y hacer deporte. Sin embargo, muchas personas que llevan una vida sedentaria sudan solo con el hecho de tener que apuntarse al gimnasio o, simplemente, calzarse las zapatillas, por lo que hay que explorar otras posibilidades.

Pero, ¿es posible perder peso sin hacer ejercicio? Está claro que la combinación de ambas prácticas es lo mejor cuando buscamos adelgazar, pero es posible conseguirlo sin la obligación de sudar con el chándal y las zapatillas. Estos son diez consejos para adelgazar sin tener que hacer deporte y con los que conseguiremos la figura que buscamos.

El primero es reducir la velocidad a la que comemos. No se trata de hacer una carrera cuando nos sentamos a la mesa, sino de disfrutar comiendo. Por eso, los expertos recomiendan masticar mucho y, si somos de los que comemos demasiado rápido, un truco es contar las veces que masticamos cada bocado antes de tragar. La razón es que comer lentamente se ha demostrado que ayuda a reducir la ingesta de calorías al mismo tiempo que provoca saciedad.

Trucos para adelgazar sin hacer deporte

El segundo truco es muy sencillo: más cocina y menos restaurante. Además de ahorrar mucho dinero, nos alimentaremos de manera más sana al tener el control total de lo que termina encima de nuestro plato. Internet está lleno de recetas saludables para poder realizar en casa, aunque no seamos expertos cocineros, así que hay que acercarse a los fogones para demostrarlo.

Aunque la mayoría de los expertos recomiendan hacer ejercicio para quemar calorías, se puede adelgazar sin tener que sudar a diario

El siguiente tiene que ver con reducir el tamaño de las raciones. Para conseguirlo, una buena idea es comer en platos más pequeños, una forma de engañar a nuestro cerebro y que piense que estamos comiendo más de lo que realmente comemos. Un truco muy útil, sobre todo cuando se trata de postres o de alimentos poco saludables como patatas fritas, etc.

No nos podemos obviar el factor psicológico: lo que no se ve, no se come. Por eso, hay que intentar mantener fuera de la vista cualquier alimento que nos lleve a 'pecar' como aperitivos, dulces, golosinas, fritos, etc. Incluso hay varios estudios que revelan que las personas que viven en hogares sin alimentos calóricos a la vista eran más propensas a pesar menos que aquellos que sí los tenían. Así que frutas a la vista y, el resto, a la despensa.

No podemos obviar los mensajes que envía la báscula (Foto: Unsplash)
No podemos obviar los mensajes que envía la báscula (Foto: Unsplash)

El quinto consejo tiene que ver con los alimentos con fibra, ya que provocan una sensación de saciedad y nos mantiene llenos. Y para perder peso, lo mejor es la fibra soluble que se encuentra en multitud de alimentos como las naranjas, los espárragos, las legumbres o las coles de Bruselas. Son alimentos que provocan que el estómago se vacíe de manera más lenta, lo que da más tiempo para absorber nutrientes y, al mismo tiempo, sentirnos llenos.

Consejos llenos de lógica

Un refresco aporta una gran cantidad de calorías y muchos gramos de azúcar. Por eso, eliminar las bebidas azucaradas de nuestra dieta es imprescindible si queremos tener éxito a largo plazo. También las bebidas energéticas, ya que debajo de ese nombre se esconden montañas de azúcar enlatadas. Lo mejor es sustituir esas bebidas por agua que, además, nos ayuda a permanecer hidratados.

Tampoco podemos olvidarnos de las grasas buenas, esos alimentos que contienen grasas que nuestro cuerpo necesita. Por eso, debemos añadir a nuestra dieta alimentos como el aceite de oliva, los aguacates, el salmón o los frutos secos y eliminar las grasas saturadas como las de los embutidos, la mantequilla, el aceite de palma, etc. Latas de atún, caballa o sardinas son grandes alimentos en este sentido.

Los expertos en nutrición de Greatist también aconsejan consumir alimentos ricos en vitamina D. La relación entre esta vitamina y la pérdida de peso no está clara, pero algunos nutricionistas están convencidos de que es muy relevante. Para conseguirlo, nada como tomar el sol, comer alimentos ricos en vitamina D como los pescados grasos, los lácteos o la clara de huevo. Y si hay déficit, siempre queda la posibilidad de tomar un suplemento.

La fibra, las grasas saludables y las proteínas deben ser la base de nuestra alimentación: frutas, verduras, carnes magras, pescados, legumbres...

El noveno consejo tiene que ver con las proteínas, ya que son perfectas para aportar los nutrientes que necesita nuestro cuerpo y, al mismo tiempo, mantenernos saciados. Alimentos como carnes magras (sobre todo, las de ave), pescados como el salmón o el atún, la soja, el queso, las legumbres o los huevos contienen mucha proteína y son perfectos para adelgazar y que no pasemos hambre.

El último consejo para adelgazar no tiene que ver con la comida, sino con el descanso. Muchos nutricionistas coinciden al recomendar dormir un poco más cada noche. Eso es debido a que la falta de sueño puede alterar algunas hormonas que regulan el hambre, por lo que descansar bien es vital para poder perder peso a largo plazo. Con estos diez trucos, adelgazarestá en nuestra mano.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios