ten fuerza de voluntad

Perdió 45 kilos con este método y eliminando los carbohidratos

Damilola Soyebo decidió perder peso tras una mala experiencia en un avión y siguió un programa estricto con ejercicio y dieta intermitente. Este es el resultado

Foto: Fuente: Instagram.
Fuente: Instagram.

Se llama Damilola Soyebo y siempre fue la chica gordita de su clase. Eso nunca fue un problema para ella hasta que le sucedió algo bastante embarazoso durante un viaje: no podía abrocharse el cinturón de seguridad en el avión y la azafata dijo en alto que necesiaría un extensor. "Quise morirme", cuenta en 'Pop Sugar'. "De repente todo el mundo me miraba y yo solo quería desaparecer de la tierra y que el aeroplano despegara de una vez. Fue cuando me di cuenta de que tenía un problema".

A veces una dieta al uso no es suficiente para perder peso. Damilola decidió combinar un plan bajo en carbohidratos con el ayuno intermitente. Su desayuno diario (o la primera comida del día) son huevos revueltos con espinacas, tomates y queso con tocino como proteína adicional. "Me pongo verdaderamente creativa con la comida porque si no me aburriría un montón". También suele comer calabacín o pavo.

Mentiría si no dijera que los cambios en mi apariencia me han motivado, ¡ahora puedo comprar ropa que no sea de talla grande!

En cuanto al ayuno intermitente, según una investigación, este régimen hace que el páncreas regenere las células que regulan el azúcar en sangre. Esencialmente, este tipo de planes pueden tener el potencial para ayudar a combatir la diabetes y, además, es muy simple: propone limitar el consumo de alimentos a solo ocho horas durante todo el día, una técnica que soporta el control de peso. Ella, cuando decide hacerlo, comienza a comer a partir de las 10:00 de la mañana y termina a las 18:00 horas.

Por supuesto, Damilola sabía que sin una rutina de ejercicio la alimentación no sirve de nada. Perder peso es un proceso muy difícil y no puede abandonarse a final del camino ni hacerse de manera incompleta. Se dio cuenta de que le encantaban las clases en grupo, sin embargo, cuando no tiene tiempo de ir al gimnasio por culpa del trabajo, hace entrenamientos en la sala de estar de su casa con su madre.

Una rutina para toda la vida

Hay algo que esta mujer entiende. Ahora que ha recorrido un largo camino no puede volver atrás. "Tienes que cambiar tu manera de vivir", señala. "No es fácil, por supuesto, pero nadie dijo que lo fuera a ser. Hay que tener en cuenta también que cada cuerpo reacciona de manera diferente a las dietas. A mí me funcionó, pero tal vez para ti no sea la clave cortar los carbohidratos de golpe. Tu cuerpo no va a cambiar de la noche a la mañana, tenlo claro, así que ponte con ello ya".

¿Qué consigue motivarla? "Mentiría si no dijera que, principalmente, el cambio notable en mi apariencia. Ahora estoy más atractiva que nunca. Cada vez que alguien me mira no me siento tímida o insegura debido a mi aspecto físico. Mis amigos y familia notaron la diferencia muy pronto, por lo que también me han ayudado a seguir perdiendo peso, ¡y he podido cambiar mi armario por uno en el que no hay solo ropa horrible de talla grande!". Sin duda una gran victoria.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios