Es noticia
Todos me preguntan por auriculares buenos pero baratos. No voy a dejar de recomendar estos
  1. Tecnología
UNA MARCA MÁS CONOCIDA DE LO QUE PIENSAS

Todos me preguntan por auriculares buenos pero baratos. No voy a dejar de recomendar estos

Es muy fácil que unos auriculares de 150 o 200 euros sean gloria para tus oídos. Pero la mayoría de gente no quiere gastar más de 50. Y hay veces, como en el caso de los CMF Buds Pro, que por ese precio se puede conseguir mucho

Foto: CMF Buds Pro.
CMF Buds Pro.

Es extremadamente sencillo que uno se ponga unos auriculares de 150, 200 o 250 euros y que se nos derritan los oídos al disfrutar de un sonido brutal, una cancelación de ruido estratosférica o una claridad cristalina en las llamadas. No es difícil acertar cuando el presupuesto es largo y a uno le importa echar billetes a la ecuación. Pero a la hora de la verdad, la inmensa mayoría de los usuarios no quieren dejarse mucho más que 50 euros en este tipo de compras.

Bien porque no están dispuestos, bien porque un modelo asequible cubre de forma bastante decente sus necesidades. Obviamente, sobra decirlo, es imposible encontrar algo que cumpla en todos los frentes en esta zona de precios. Pero de vez en cuando aparecen propuestas que son fácilmente recomendables. Es lo que ha ocurrido con los CMF Buds Pro, unos auriculares true wireless in-ear (tipo AirPods) que llevan unas semanas a la venta en el mercado español y el resto de Europa, tras tener una excepcional acogida en Asia.

La propuesta es bastante redonda y por 49 euros tienen muchas posibilidades de conseguir que a más de uno se le quiten las ganas de comprarse unos cascos más caros. Es más que probable que al ver lo de CMF te preguntes si lo que se esconde tras estas siglas es una empresa china desconocida que se dedica a llenar las tiendas online de productos clónicos.

Nada de eso. CMF es, en realidad, la marca blanca que se ha sacado de la manga Nothing, el fabricante de smartphones europeo creado por Carl Pei (cofundador de OnePlus) y que ha generado bastante ruido con su propuesta de lanzar móviles y auriculares con diseño transparente.

placeholder Los CMF Buds Pro, unos auriculares a simple vista sencillos. (M. McLoughlin)
Los CMF Buds Pro, unos auriculares a simple vista sencillos. (M. McLoughlin)

Este tipo de pirotecnia queda reservada para los mejores productos. Aquí no hay excentricidades. Son productos bastante sobrios, centrados en cumplir y en que no falte de nada en el día a día. Es lo que ocurre con los Buds Pro. Su diseño exterior es corriente. No destaca ni para bien ni para mal. No se sienten ramplones, pero es obvio que no es un producto prémium. Pero esto le pasa a muchísimos.

Aunque hay compañías que han apostado por otros formatos, los Buds Pro van al más extendido: el auricular cuenta con el clásico apéndice que sobresale de la oreja y que sirve para interactuar con los controles táctiles. La única floritura que se permiten es la de estampar el sello de la marca.

En la oreja es cómodo, especialmente para aquellos que detestan que estos dispositivos presionen en exceso el interior de la oreja. Tienen que fijarse, pero no es en absoluto exagerado. Si estás pensando en utilizarlos para hacer deporte, no creo que te den muchos problemas, salvo que estés pensando en hacer carrera a un grado intenso, donde igual deberías buscar un modelo diseñado con este fin y con un agarre especial. La buena noticia es que cuenta con resistencia IP54.

La paleta de colores es bastante clásica. Negro y blanco para los que busquen las opciones más socorridas y comunes. Se han permitido una tercera variante, en naranja, para los que busquen algo que se salga del carril.

El estuche, circular, cabe perfectamente en el bolsillo, aunque es algo ligeramente más grande que lo común. Tiene un detalle metálico en la bisagra y poco más. Puerto USB tipo C para recargarlos y un LED para indicar el estado de la batería.

El aspecto de estos CMF Buds Pro es, por tanto, correcto. No pretenden reinventar la rueda. No es un libro pensado para juzgar por su portada o por su aspecto. Eso queda para el Nothing Phone o los Nothing Ears, donde el diseño sí es algo diferencial.

Foto: Carl Pei, CEO y cofundador de Nothing, sujeta dos de las creaciones de la empresa. (M. McLoughlin)

Juzgar el sonido de los Buds Pro es un arma de doble filo. En este rango de precio, por norma, los auriculares suelen deglutir las canciones y el audio y escupirlos de manera plana, sin demasiados matices. Para mi sorpresa, estos auriculares baratos de Nothing han cumplido muy bien en frecuencias altas y en frecuencias bajas, donde los bajos lucen bastante más potenciados de lo que uno espera.

Eso sí, hay veces que este exceso de músculo puede devorar partes más neutras de la canción e incluso dejar la voz en segundo plano. Eso sí, no es algo que afecte a la valoración global. Tienen una calidad sonora superior a lo que ofrecen la inmensa mayoría de auriculares de esa liga.

placeholder Los CMF Buds Pro. (M. McLoughlin)
Los CMF Buds Pro. (M. McLoughlin)

La aplicación para gobernar los CMF Buds Pro es la misma que para otros auriculares de la marca. Está disponible para iOS y para Android. El software es una de las señas de identidad de Nothing y esta app es buena muestra de ello, aunque en realidad está concebida para otro producto.

¿Qué podemos hacer con ella? Pues desde gestionar y configurar los controles táctiles, hasta obtener información general del dispositivo. También hay un ecualizador, pero he tenido la sensación de que las posibilidades han sido bastante más reducidas que cuando se utilizan otros modelos más avanzados de la casa. Es algo de cajón, que por algún lado hay que recortar.

Se puede introducir algún matiz en la reproducción, pero no hay mucho margen. Es decir, no pondría esta herramienta como punto fuerte. Si te estás preguntando por los códecs que soporta, cabe decir que es compatible con los estándares SBC y AAC, dos códecs muy extendidos. Es cierto que habrá alguno que pida aptX o aptX HD, pero hay que tener en cuenta el precio y categoría del producto.

Sobre la cancelación de ruido activa, hay que hacer varios apuntes. De nuevo, hay que destacar que estos auriculares CMF están en el punto justo para el precio que piden. No vas a tener un bloqueo total ni vas a llevar al mínimo sonidos ensordecedores, pero es lo suficientemente interesante como para tamizar las conversaciones de la oficina, ir más aislado en el transporte público o en el gimnasio.

Funciona mejor con sonidos constantes y no excesivamente graves, pero en general hay un buen rendimiento. Se puede escoger entre tres niveles de intensidad. También hay un modo transparencia, que te puede servir para estar más conectado con lo que sucede alrededor, por ejemplo, si vas corriendo o andando por la calle.

Una de las cosas que más me sorprendió fue el rendimiento de sus micrófonos. El primer día que los utilicé, mandé varios audios mientras iba en el metro y al escucharlos de nuevo (sí, tengo esa manía) me sorprendió la claridad y nitidez. Dicho esto, con llamadas me ocurre lo mismo que me ha ocurrido con otros auriculares baratos y con algunos más caros. Muchas veces, cuando el entorno es demasiado ruidoso, he tenido que levantar la voz, no tanto porque la mía no se oyese, sino porque mi interlocutor percibía demasiado ruido ambiente. Esto se deja notar cuando hay mucho viento.

placeholder Los CMF Buds Pro y su funda. (M. McLoughlin)
Los CMF Buds Pro y su funda. (M. McLoughlin)

Sin embargo, en el gimnasio, en el transporte público y, por supuesto, en la oficina o en casa los he podido utilizar como manos libres sin absolutamente ningún tipo de pega.

La autonomía cumple también en el aspecto de que sin ser espectacular, fácilmente puede hacer que pases una semana sin recargar los cascos a razón de unas tres horas diarias. Eso con cancelación de ruido, que sin ella se dispara casi hasta las 40 horas.

Sin embargo, es muy difícil fijar una marca, ya que el resultado final depende mucho del uso que cada usuario haga de los aparatos. En este punto, otra buena noticia: la carga rápida. Con apenas 10 minutos de relo,j tienes tres horas con cancelación de ruido. Llenar todo el depósito de gasolina, lleva algo más de dos horas.

Hasta aquí el repaso de mi experiencia con los Buds Pro de CMF, uno de los productos de su marca blanca que Nothing ha traído a España. Insisto que por debajo de los 50 euros es lo mejorcito que se puede encontrar esta temporada y solo le pueden hacer sombra dispositivos algo más caros de otros años que hayan sido rebajados. Por encima de ese presupuesto también hay opciones que nos han gustado mucho y que os dejamos a continuación.

Opción recomendada
placeholder
¿Auriculares por menos de 50€? Esta es tu opción
CMF Buds Pro
PRECIO MÍNIMO

Si tenemos un presupuesto algo más largo:

placeholder
Por 70 euros
Redmi Buds Pro 5
DESCUENTO 14%
placeholder
En torno a los 80 euros:
Soundcore Anker Liberty Air 2 Pro
PRECIO MÍNIMO

Unos auriculares top, que se han puesto a tiro:

placeholder
De 220 a 169 euros
Pixel Buds Pro
DESCUENTO 26%

___________________

El Confidencial elabora estas reviews, comparativas y guías siguiendo un criterio estrictamente editorial. El equipo detrás de ¿Me Lo Compro? tiene en cuenta tendencias, actualidad del sector, interés de la audiencia, así como criterios de calidad y precio para la elección de los productos y servicios que analiza. Las muestras han sido facilitadas por las compañías de manera temporal, sin ningún tipo de contrapartida, compromiso de publicación o beneficio de cualquier otra naturaleza. El texto incluye una selección de botones/enlaces para comprar el producto al menor precio posible. El Confidencial puede generar ingresos por las ventas de estos productos, pero la inclusión de estos enlaces cumple una mera función de servicio al lector dentro de un contenido periodístico. El sistema de afiliación y la publicidad programática son las únicas vías de monetización de la sección ¿Me Lo Compro?, además de las suscripciones al periódico que generan estos contenidos. En ningún caso se publican contenidos o análisis patrocinados.

Es extremadamente sencillo que uno se ponga unos auriculares de 150, 200 o 250 euros y que se nos derritan los oídos al disfrutar de un sonido brutal, una cancelación de ruido estratosférica o una claridad cristalina en las llamadas. No es difícil acertar cuando el presupuesto es largo y a uno le importa echar billetes a la ecuación. Pero a la hora de la verdad, la inmensa mayoría de los usuarios no quieren dejarse mucho más que 50 euros en este tipo de compras.

¿Me lo compro? Bluetooth Auriculares
El redactor recomienda