Vuelos 'fantasma' a ras de suelo: así se lanza un asalto real en los helicópteros del Ejército
  1. Tecnología
Factor sorpresa

Vuelos 'fantasma' a ras de suelo: así se lanza un asalto real en los helicópteros del Ejército

El Ejército español de Tierra realizó recientemente el ejercicio Martial Summit, unas maniobras que sirven para ensayar un asalto aéreo real realizado con helicópteros

Foto: Helicópteros de maniobra Cougar y Super Puma. (Juanjo Fernández)
Helicópteros de maniobra Cougar y Super Puma. (Juanjo Fernández)

Imagine un país en conflicto con una zona controlada por las fuerzas gubernamentales y otra dominada por una guerrilla rebelde. Ante el auge de la guerrilla y el riesgo de catástrofe humanitaria, la comunidad europea decide actuar y España envía tropas ligeras y helicópteros haciéndose cargo de la zona sur. El objetivo es impedir el avance rebelde y proteger a la población civil. Sin embargo, con un movimiento audaz, la guerrilla ha ocupado una población clave que abriría una ruta de infiltración de grupos terroristas y que es preciso recuperar. Toca actuar. Y hacerlo rápido.

La situación que les acabamos de describir es ficticia, pero podría ser real. Se enmarca dentro del denominado Martial Summit, un ambicioso ejercicio llevado a cabo recientemente por la División San Marcial del Ejército español de Tierra. Se trata de unas maniobras que contemplan diversas acciones y despliegues, algunos de extrema dificultad y realismo, como es el caso del asalto aéreo que les vamos a explicar a continuación y de cuya ejecución fuimos testigos.

Foto: Super Hornet Bloque II en un portaaviones norteamericano. (US Navy)

Las operaciones aerotransportadas o con intervención de medios aéreos no son sencillas de ejecutar. Lo primero es diferenciar aquellas llevadas a cabo con aviones y que implican un lanzamiento de tropas paracaidistas, de aquellas en las que se utilizan helicópteros. De estas últimas hay dos variantes: el helitransporte de tropas y el asalto aéreo. En el primer caso, las tropas se desembarcan a cierta distancia del objetivo y, una vez en tierra, se organizan, progresan y entablan combate.

En el asalto aéreo se busca la sorpresa y la acción rápida. Para ello, las tropas desembarcan en el mismo foco de la acción, consiguiendo con ello un factor sorpresa que es clave en el éxito del ataque. Velocidad y sincronización son aspectos cruciales y su gran complejidad radica, por un lado, en conseguir ambos factores, pero sobre todo en coordinar las diversas fuerzas que intervienen, diferentes tipos de helicópteros, fases de ataque, desembarco de infantería y medios de apoyo y extracción de tropas. Es una de las acciones militares más complejas y arriesgadas, un movimiento que, bien ejecutado, es decisivo.

placeholder Piloto y artillero del helicóptero de ataque Tigre. (Juanjo Fernández)
Piloto y artillero del helicóptero de ataque Tigre. (Juanjo Fernández)

Lo primero es infiltrar una patrulla de reconocimiento y un grupo de tiradores de precisión de Operaciones Especiales. Su cometido es vigilar los movimientos del enemigo, localizar sus puntos fuertes, identificar amenazas (como misiles) e informar para preparar el asalto. Este se desencadena en una trepidante secuencia de acontecimientos.

La acción es iniciada por los tiradores de precisión, que eliminan puestos de vigilancia, posiciones de armas pesadas y las amenazas identificadas. En ese mismo instante entran en juego los helicópteros Tigre. Han llegado en vuelo táctico a ras de suelo y sin ser vistos. De inmediato toman una mínima altura y atacan con fuego de cañón, cohetes o misiles Spike las posiciones y amenazas previamente identificadas. Sus evoluciones son rápidas, en sucesivas pasadas y entrando por distintos lados del pueblo.

Apenas un minuto después llegan los helicópteros de maniobra, también en vuelo táctico y a muy baja cota que, de inmediato, se posan en los puntos establecidos en el mismo borde del pueblo. La infantería, en este caso unos 50 efectivos de la Brigada Paracaidista, desembarca y toman posiciones iniciando el combate. Acto seguido los helicópteros se retiran, mientras los Tigre evolucionan sobre el pueblo proporcionando cobertura. Todo esto ha durado menos de cinco minutos.

placeholder Paracaidistas listos para embarcar. Al fondo, el Chinook en vuelo. (Juanjo Fernández)
Paracaidistas listos para embarcar. Al fondo, el Chinook en vuelo. (Juanjo Fernández)

Con una zona ya asegurada, llega la segunda oleada unos 20 o 30 minutos después. Son tropas que servirán de refuerzo y para defensa ante posibles reacciones del enemigo. Con ellos llegarán elementos de apoyo, como zapadores con su material y, en caso necesario, morteros o armas pesadas. También entra en escena el CH-47 Chinook. Trae dos vehículos ligeros muy importantes. Uno es el Einsa MM-1A Mk-2 Falcata, un pequeño todoterreno muy compacto dotado de equipos de comunicaciones y que se utiliza para mando y control. El otro es el Q-150D, aún más pequeño y que viene cargado hasta arriba de munición, agua y víveres que permitirían a las tropas aguantar entre 48 y 72 horas. Se les conoce como las 'mulas mecánicas'.

En menos de una hora todo ha terminado. Los paracaidistas consolidan sus posiciones y se preparan defensas. Con los últimos helicópteros se va el equipo de reconocimiento, los tiradores y se evacuarán las bajas producidas.

Helicópteros en acción

Para este asalto aéreo se formó un Subgrupo Táctico muy potente, formado por cuatro helicópteros Cougar/Super Puma, dos NH90, un CH-47 Chinook y tres helicópteros de ataque Tigre.

Los AS-532 Cougar y AS-332 Super Puma son modelos muy parecidos, ambos versiones militares derivadas del modelo civil SA-330 Puma. Los Cougar son la versión más moderna y han dado mucho juego pese a sus orígenes como aeronave civil. Se trata de lo que se denomina 'helicópteros de maniobra', modelos de tamaño medio aptos para transporte de cargas ligeras y de personal, pudiendo llevar unas cuatro toneladas y entre 10 y 20 soldados dependiendo de su equipo. Suelen ir armados con 2 ametralladoras ligeras de 7,62 mm instaladas en ambas puertas laterales.

placeholder Las mulas de los paracaidistas. En primer término, el Falcata de mando y control, al fondo el Q-150D cargado de pertrechos. (Juanjo Fernández)
Las mulas de los paracaidistas. En primer término, el Falcata de mando y control, al fondo el Q-150D cargado de pertrechos. (Juanjo Fernández)

Mucho más moderno es el NH90, cuya tecnología y diseño poco tiene que ver con los viejos Cougar y Super Puma. Se trata de un helicóptero medio, pero con elevadas capacidades pues, aunque la carga transportada y los soldados a bordo son similares a los que permite llevar el Cougar, su tecnología y seguridad es otro mundo. Cuenta con cabina digital o ‘glass cockpit’ que sustituye los instrumentos analógicos por pantallas multifunción. Van equipados con FLIR (cámaras infrarrojas) y sistemas de última generación. Su cabina de carga es más funcional y dispone de dos puertas laterales más una rampa trasera. Va armado con dos potentes ametralladoras de 12’7 mm en ambas puertas laterales.

Pese a su modernidad y tecnología es un modelo que ha sido polémico y muy criticado. Por un lado, el empleo de tanta tecnología hace que sea muy exigente en mantenimiento y delicado en operación, lo que puede redundar en una menor disponibilidad. También se ha criticado (con razón) algunos aspectos de su diseño, como el hecho de que sus armas no se hayan situado por delante de las puertas, cuando es un helicóptero pensado en origen para uso militar. Su desarrollo ha estado salpicado de sobrecostes, problemas con algunas versiones y retrasos en las entregas, lo que ha empañado en parte la imagen de un helicóptero que puede y debe dar buen resultado.

placeholder Helicóptero NH-90. (Juanjo Fernández)
Helicóptero NH-90. (Juanjo Fernández)

El helicóptero de transporte CH-47 Chinook es un magnífico modelo para transporte pesado con gran capacidad de carga, tanto de material como de personal. Estos helicópteros se están sometiendo a un importante programa de modernización realizado por Boeing en Estados Unidos. Los primeros ejemplares modernizados ya se están probando y llegarán a España antes de final de año. El programa, que afecta a toda la flota, va a buen ritmo y de hecho el ejemplar que pudimos ver en acción, el ET-410, es de los últimos que quedan por desmontar y enviar al fabricante.

Por último, los helicópteros de ataque Tigre resultan fundamentales en este tipo de acciones. Su armamento consiste en un cañón de 30 mm en el morro, con alta precisión, cadencia de tiro y efectos letales. También utiliza cohetes no guiados, de efectos devastadores, y misiles contracarro Spike, eficaces contra vehículos blindados o posiciones fortificadas.

Martial Summit: plena capacidad operativa

Los cambios en las organizaciones son algo corriente y en eso el Ejército de Tierra no es una excepción. A finales de 2020 se produjo una reorganización profunda que afectó fundamentalmente a las dos divisiones, la San Marcial y la Castillejos. Los cambios que afectaron a la primera de ellas han sido dramáticos, pues ha pasado de estar formada por unidades ‘pesadas’, las brigadas acorazadas con carros de combate Leopardo 2E, a integrar unidades ligeras de respuesta inmediata, así como las Famet (Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra), que permiten con sus medios aéreos una gran rapidez de intervención.

placeholder Ametralladora de 12,70 mm montada en el NH-90. (Juanjo Fernández)
Ametralladora de 12,70 mm montada en el NH-90. (Juanjo Fernández)

Ahora la división San Marcial aglutina todas las ‘unidades especializadas’, la Brigada Paracaidista (Bripac), el Mando de Operaciones Especiales (MOE) y las Famet, ambos (MOE y Famet) antes dependientes de Fuerza Terrestre, más el Regimiento de Operaciones de Información y la gran novedad, el recién creado Mando de Tropas de Montaña. Esta nueva estructura, en vigor tan solo desde 1 de enero de 2021, precisaba alcanzar un estado operativo lo antes posible, por lo que a lo largo de este año se han ido realizando diversos ejercicios de complejidad creciente, con el objetivo de lograr esa integración entre las distintas unidades y conseguir la ansiada capacidad operativa.

El ejercicio Martial Summit es el último peldaño, implica al conjunto de unidades y, en palabras del general de división González Díez, “supone lograr que unidades que antes trabajaban bajo mandos diferentes, sean capaces de hacerlo bajo un único mando, perfectamente coordinadas entre sí, con total eficacia y con capacidad de respuesta inmediata”. Es un ejercicio que incluye numerosos medios de distintas unidades: 861 personas, 11 helicópteros y 142 vehículos, ha tenido lugar en tierras de Burgos, Soria, La Rioja y Albacete y ha incluido numerosas acciones tácticas, desde lanzamientos paracaidistas, asaltos aéreos, apoyo táctico con helicópteros, infiltración de patrullas de reconocimiento y actividades de control de zona. Ahora la ficción ya está lista para dejar paso a la realidad.

Imagine un país en conflicto con una zona controlada por las fuerzas gubernamentales y otra dominada por una guerrilla rebelde. Ante el auge de la guerrilla y el riesgo de catástrofe humanitaria, la comunidad europea decide actuar y España envía tropas ligeras y helicópteros haciéndose cargo de la zona sur. El objetivo es impedir el avance rebelde y proteger a la población civil. Sin embargo, con un movimiento audaz, la guerrilla ha ocupado una población clave que abriría una ruta de infiltración de grupos terroristas y que es preciso recuperar. Toca actuar. Y hacerlo rápido.

Helicópteros Misiles Terrorismo Boeing Albacete
El redactor recomienda