OTRO MÁS PARA LA FAMILIA

Probamos el Mi9T Pro: por 399 euros este es el verdadero móvil chollazo de Xiaomi

El fabricante chino actualiza su modelo estrella con un Snapdragon 855 y un sistema de refrigeración. Batería, diseño, pantalla y rendimiento sus grandes bazas

Foto: Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

El Mi 9, el buque insignia de Xiaomi para este año, es un móvil con cierto aire podemita. Tiene más confluencias y escisiones que la formación gobernada por Pablo Iglesias. Primero fue el Mi 9 a secas, pero rápidamente le siguieron el Mi 9 SE, el Mi 9 Transparent Edition, el Mi 9 Pro o el Mi 9T. Aunque no se esperan más 'versiones' de este terminal nunca se sabe viendo el historial reciente del fabricante chino. Nunca digas nunca. De momento, tenemos un nuevo modelo, el Mi 9T Pro. Seis ediciones en seis meses desde su presentación en febrero. Quién sabe si aparecerá un Mi 9 Lite o Mi 9 Plus que supongan una nueva versión como un eventual 'Más a la izquierda Madrid', 'Un poquito adelante Madrid' o como bien tenga a llamarse la próxima versión de la izquierda española. Y claro con tanto nombre uno corre el riesgo de no saber cuál es el 'bueno' de verdad.

No podré aclararles yo sus inquietudes políticas, nada más lejos de mi intención, pero lo intentaré con este terminal. Se trata de una actualización del Mi9T, que ya pudimos probar hace un par de meses en este periódico, llegando a una conclusión: pocos teléfonos, prácticamente ninguno, puede ofrecerte lo mismo por ese coste. Ahora, entre otras cosas, le meten un procesador de primer nivel, un Snapdragon 855, sin que eso suponga un incremento bestial en el precio. El Mi9T partía de 329 euros. El Mi9T Pro lo hará de 399€. A continuación, lo mejor y lo peor de este 'smartphone', un modelo a tener muy en cuenta si tu presupuesto ronda los cuatrocientos euros.

Sin marcos y con periscopio

Como decimos es una evolución del Mi 9T. Y todos los cambios han tenido lugar en su interior. Nada de cambios externos. Por no tener, no tenemos ni un serigrafiado que nos indique que es un Mi9T Pro. Así que nos volvemos a encontrar con un terminal con 6,39 pulgadas de pantalla. Una pantalla que llega con marcos reducidos -ocupa más del 91% de la frontal- gracias a la fórmula que estrenó su predecesor en junio: una cámara mecánica en forma de periscopio que anteriormente ya habíamos visto en teléfonos como el OnePlus 7 Pro y otros terminales de marcas como Oppo. El otro elemento de la ecuación para dejar unos bordes mínimos (más amplios en la parte inferior que la superior) es el lector de huellas bajo la pantalla. No es excesivamente veloz pero tiene bastante buen ojo reconociendo tu dedo. Aunque no es infalible, no ha fallado demasiado. A pesar de equivocaciones puntuales y no ser súper rápido, sigue siendo más útil que el reconocimiento facial.

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

La cámara 'pop-up' está testada para aguantar 300.000 usos. Se puede personalizar sonido y el color de la iluminación cuando se abre. Dispone, por supuesto, de un mecanismo que responde muy bien para cerrarla al detectar que se te ha caído de la mano y así llevarse un golpe inoportuno. No es un terminal ni muy fino ni muy ligero. Con 8,8 milímetros y 191 gramos maneja cifras normalitas en lo que se refiere a esta estadística.

Han pasado seis meses del Mi9. Y tenemos seis versiones. Normal tanto lío con el nombre

Cuenta con USB tipo C así como con jack para auriculares, algo cada vez menos típico. Lo bueno, si utilizas cascos inalámbricos es que este móvil cuenta con aptx HD, un códec de Qualcomm que mejora la trasmisión de sonido sin cables. Tiene un único altavoz, 'potentillo' y potable a pesar de no ser estéreo.

El armazón nuevamente está hecho en cristal templado, ligeramente curvado en su parte trasera, con un discreto color negro y dos llamativos como son el azul y el rojo reflectante.

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

La pantalla repite como una de las mejores cosas de esta línea de producto. Ofrece calidad Full HD+, es decir, 2340 por 1080 píxeles. Más que suficiente. Aunque han sustituido el procesador por el Snapdragon 855, habría que tener en cuenta que calzando casi 6,4 pulgadas, si se suben a una calidad 2K, podría suponer un golpe directo a la autonomía del terminal. Alcanza picos de hasta 600 nits, lo que hace que se vea bastante bien en todo tipo de situaciones, a excepción de que incida una luz muy fuerte directamente. Por lo demás, sobresaliente en color y ángulos de visión.

Un gran rendimiento

El Mi 9T, es inevitable tener que mencionarlo tanto para entender las diferencias, montaba un Snapdragon 730. Sus apuestas centrales eran el diseño y una gran pantalla. El rendimiento, aunque era bueno, no era puntero ni excelente. Ahora este terminal llega con un Snadragon 855. El mismo chip que montan terminales tan diferentes como el LG V50, el Note 10+ (en su versión de EEUU) o el OnePlus 7 Pro. Es el procesador de referencia de Qualcomm para los gama alta de este año y está fuera de toda duda. En este caso vendrá jalonado por 6 GB de RAM.

A esto hay que añadirle un sistema de refrigeración de ocho capas de grafito, que evitará que el motor se sobrecaliente, con los efectos negativos que tiene eso en la autonomía y en el rendimiento. En nuestro caso no hemos percibido ningún aumento de temperatura que nos inquietase mínimamente y hemos podido manejar unas diez 'apps' en paralelo sin problemas. También hemos podido jugar a juegos pesados como PUBG, entre otros, holgadamente y sin notar 'lags' llamativos.

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

Su mayor problema es la ausencia, una vez más, de ranura para una microSD con la que ampliar memoria. El modelo base, el de 399 euros, cuenta con 64GB. Para algunos es más que suficiente pero para otros tantos no es así. Si eres de los que necesitas más almacenamiento, es mejor que te esperes al modelo de 128GB que aumenta su precio hasta los 449 euros y no saldrá a la venta hasta el 2 de septiembre. El Mi 9T Pro llega con NFC, Bluetooth 5.0 así como 4G Dual. El software es MIUI 10 corriendo sobre Android 9 Pie.

Aunque el salto en rendimiento es notable, en donde más se nota la nueva configuración del procesador es en la autonomía. El anterior modelo me permitió en más de una ocasión llegar al final del día con el 25% de batería, algo que es un logro teniendo en cuenta que soy un usuario bastante intenso. Ahora ha sido la norma. He llegado a tener el tanque de combustible, incluso, al 35% al final de la jornada. No se han limitado a meter una 'pila enorme' sino que han optimizado toda la composición para sacarle el máximo rendimiento.

Me ha permitido llegar al final del día con hasta el 35% de batería y eso tiene mucho mérito

A esto hay que sumarle que el teléfono viene con un cargador de 18W, que nos permite darle un chute rápido de energía. Si quieres puedes comprar también uno de 27W, lo que te permitirá recargarlo aún más velozmente. No tiene carga inalámbrica. ¿Qué quieren que les diga? Soy un escéptico de esta tecnología a la que creo que nunca he conseguido sacarle provecho. Así que si uno de los sacrificios es ese a cambio de tener un coste más reducido, bienvenido sea.

Triple cámara: acorde a su precio

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

La cámara de este Xiaomi Mi 9T Pro es el que nos recuerda cuál es su verdadera naturaleza. Siempre ha sido así. El desempeño fotográfico es el campo donde más diferencias se apreciarán entre un móvil de gama alta de estos terminales 'chollazo' que prometen hacer prácticamente lo mismo -u ofrecer la misma experiencia- por un precio mucho más contenido.

¿Quiere decir que la cámara del Mi9T Pro sea mala? En absoluto. Ofrece una calidad acorde a su precio pero ofrece una versatilidad propia de terminales más caros. Cuenta con un sensor RGB de 48 megapíxeles (de f/1.75 y 0,8 micras de tamaño de píxel) y un gran angular de 13 megapíxeles con casi 125 grados de amplitud. El tercer sensor es un telefoto de 12 megapíxeles que nos permitirá hacer zoom óptico de dos aumentos. La diferencia con el zoom digital es que no se limita a hacer un recorte de la imagen y ampliarlo y, por tanto, la calidad es mejor.

Sin embargo, hay una carencia destacable en esta cámara: el estabilizador óptico de imagen. Esta tecnología ayuda a obtener tomas más nítidas y definidas, especialmente en situaciones de baja luminosidad.

Foto: M. Mcloughlin
Foto: M. Mcloughlin
Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mc.
Foto: M. Mc.

Sobre el rendimiento a la hora de tomar fotografías, comentar que a plena luz del día se maneja perfectamente. Cuenta con un modo específico para aprovechar los 48 megapíxeles de la cámara principal. Básicamente nos ofrecerá más resolución y colores más profundos y con más matices. Lo que me ha llamado la atención ha sido cierta lentitud a la hora de enfocar objetos a poca distancia. Aquí os dejamos algunos disparos.

Foto: M. Mc
Foto: M. Mc

Sobre el modo retrato decir que nuevamente nos encontramos con el característico estilo de Xiaomi, con fondos que a muchos les parecerán demasiado forzados en lo que se refiere al estilo del desenfoque. Podemos modificarlo y graduarlo una vez disparada la foto o añadirle unos efectos como líneas de foto o corazones que difuminan el escenario. Consigue resultados pintones aunque no sea el mejor 'bokeh' del mercado ni mucho menos.

El modo nocturno repite los resultados del Mi 9T. Viene bien aunque lo que ganas de luz lo pierdes de detalle así que si quieres fotografías un plano cerrado o algo muy concreto quizás no acabes del todo satisfecho con el resultado final.

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

La cámara frontal, el periscopio, cuenta con un único sensor de 20 megapíxeles y apertura de f/2.2. Sobre el vídeo, decir que la cámara principal alcanza calidad 4K hasta en 30 frames por segundo, mientras que la principal alcanza 1080p para la grabación.

¿Merece la pena?

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

El Mi 9T era un nuevo logro de Xiaomi, al menos en lo que se refiere a la calidad-precio. Ahora vuelve a repetirlo con el Mi 9T Pro. Ha conseguido mejorar su autonomía gracias a un procesador de primera así como el rendimiento general de un teléfono que rendía muy bien. Todo ello con un incremento de precio, moderado. Solo 60 euros más.

La cámara es el único lado por donde algún rival puede meterle mano a este precio

Si te importa tener buena pantalla y un dispositivo potente, al que la batería le de para mucho, el Mi9T Pro es un terminal a tener muy en cuenta. Sus pegas son una cámara que, aunque aceptable y versátil, todavía tiene margen de mejora; y la imposibilidad de ampliar memoria por microSD, haciendo que 64 GB de RAM se quedan cortos. El de las fotos es prácticamente el único flanco por el que los rivales le pueden meter mano. Nos ocurre lo mismo que con el Mi9T. Si lo más importante es el resultado de la cámara vete a un Pixel 3a, que tiene un precio de salida de 399 euros también.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios