ASÍ FUNCIONAN SUS SISTEMAS

Así espían tus conversaciones los altavoces de Google y Amazon. ¿Te debes preocupar?

Varias investigaciones ofrecen ahora más detalles sobre cómo funcionan estos dispositivos y cómo consiguen saber qué decimos, cuándo los necesitamos y cómo guardar toda la información

Foto: Algunos de los productos que Amazon pone a la venta en España. (M.Mcloughlin)
Algunos de los productos que Amazon pone a la venta en España. (M.Mcloughlin)

Aún los vemos como una herramienta por descubrir. No hace más de un año que los altavoces inteligentes se generalizaron en nuestro país y en estos momentos siguen siendo de esos objetivos que miramos como grandes desconocidos. Todos tenemos la idea de que al comprarlos aceptamos tener un micrófono conectado en casa y que este puede escuchar mucho más de lo que imaginamos. Pero gracias a investigadores y analistas cada vez conocemos más detalles sobre su forma de operar. Vale, nos escuchan, pero, ¿cómo lo hacen?

El último en darnos pistas sobre este asunto ha sido el informático español Manuel Guerra que ha publicado en su página web un análisis forense detallado sobre cómo funciona el Google Home Mini que tiene en su casa. Una investigación en la que explica, con algunas sorpresas, cómo es este pequeño altavoz que colocamos en nuestro salón y cómo es capaz de escucharnos y saber cuándo solicitamos su ayuda.

Según explica Guerra, el dispositivo, lejos de tener una memoria infinita, solo cuenta con hasta 256 Mb de memoria interna (su disco duro), algo que limita y mucho su forma de operar y muestra el peso clave que tiene la nube de Google en todo esto. El altavoz cuenta con con una base similar a la de un 'smartphone': procesador ARM Dual Core; Antena WiFi y Bluetooth, Memoria SDRAM 4GB DDR3 y Memoria interna NAND FLASH de 256Mb. "Salta a la vista que con 256 Mb de 'disco duro' poca información va a guardar este dispositivo, está claro que la clave estará en la nube, o lo que es lo mismo: Google Takeout", explica el analista forense en su informe.

Esto es clave en el funcionamiento ya que su memoria acota la capacidad de guardado de tal forma que, según el experto, provoca que sea imposible que grabe de forma continua todo lo que decimos. Solo tendría capacidad para registrar un audio de hasta dos horas. Por ello, la forma en la que trabaja es con un búfer de audio que le permite grabar unos pocos segundos antes de que digas el famoso 'OK Google' y su grabadora comience a recopilar información. Es decir, está en una especie de estado de alerta, y en el momento en el que tú hablas, enciende el micrófono y registra incluso tu llamamiento.

Google Home y Google Home Mini
Google Home y Google Home Mini

Eso sí, no creas que esto nos libra de que Google tenga en sus infinitos archivos todo lo que decimos directamente a nuestro altavoz, pero al menos cambia la idea de la grabación continua. Una vez que terminas la orden, el dispositivo termina la grabación y la lleva a la nube donde queda registrada y vuelve al estado de alerta. Por cierto, si quieres conseguir esas grabaciones solo tienes que a Google Takeout (un espacio creado por la compañía para darte acceso a la información que almacenan) , y pedir descargar los datos de tu Google Home. Al rato te llegarán todos los archivos.

Para terminar, algo que destaca Guerra es la calidad de audio con la que graban estos altavoces, y es que es bastante mejor de lo que se podría imaginar. Es formato mp3 y a 48kbps. "Es calidad calidad mas que suficiente para realizar un análisis exhaustivo de las ondas y espectros de los audios capturados. Por ejemplo, si yo le digo al dispositivo: “OK Google, ¿qué tiempo va a hacer mañana?”, mientras alguien está hablando en segundo plano, se podrá recuperar la conversación en segundo plano, eso sí, solamente durante el tiempo que el usuario tarde en decir el comando".

El caso de Alexa

Pero Google Home es el único altavoz inteligente que se ha popularizado. Es más, los Amazon Echo, con su asistente Alexa fueron los primeros modelos que levantaron el interés general sobre estos dispositivos. Eso sí, su forma de trabajar es similar a la de los inventos de Google. Así, al menos, se explica en un artículo publicado esta semana en The Whasington Post.

En él, el autor cuenta cómo Amazon guarda todas las grabaciones que realiza el dispositivo cada vez que le dices 'Alexa' y las registra al menos hasta que tú le indiques lo contrario. Esto último es importante porque hay una forma de borarr todos los datos recopilados, aunque la empresa asegura que solo las guarda para mejorar los productos y servicios y no para venderlos.

Vista del Amazon Echo estándar. (M. Mcloughlin)
Vista del Amazon Echo estándar. (M. Mcloughlin)

Aunque lo que más destaca de este último informe es que deja una idea sobre que quizá el mayor problema de todos estos dispositivos y la relación que tenemos con ellos no sea que graban nuestra voz cuando les hablamos, sino que acumulan miles de datos con solo pedirles que enciendan o apaguen una luz.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios