¿Merecela pena?

Probamos el 'Chromecast' de Amazon de 40€ que convierte tu viejo altavoz en inteligente

¿Tienes un equipo antiguo pero con un sonido inigualable? El último lanzamiento te permitira actualizarlo y usarlo con el asistente de voz de la empresa americana

Foto: Amazon Echo Input. (M. Mcloughlin)
Amazon Echo Input. (M. Mcloughlin)

Llegó el último. Pero está haciendo méritos para ponerse en cabeza. Hablamos de Alexa, el asistente virtual de Amazon, que desembarcó en España haciendo el mismo ruido que el que podría hacer un paquidermo entrando a trompazo limpio en una cacharrería. Es decir, mucho. Ha conseguido una buena posición frente a Google Assistant y Siri principalmente con dos cartas: las 'skills' (que serían algo así como aplicaciones de otras marcas de fácil desarrollo) y la variada oferta de dispositivos. Un catálogo adaptado a varios niveles de gasto para que el precio no sea un impedimento para experimentar con una tecnología que, para qué engañarnos, puede encantarnos o que acabe cogiendo polvo en una esquina. Así que antes de lanzarte a por uno de los mejores equipos, es mejor que pruebes con uno de los baratos. Incluso con uno de los que tengas en casa.

¿Cómo es posible? Pues con Echo Input, el último invento que ha lanzado la multinacional de Seattle en nuestro país. ¿Os acordáis del 'Chromecast' de Google, que permitía convertir tu vieja tele en una 'smart TV' solo con Wifi y un puerto HDMI? Pues esto es muy parecido para tu equipo de música o altavoz. ¿Te pillaste un buen altavoz 'bluetooth' o uno con sonido magnífico y ahora le quieres meter un asistente de voz? Pues este dispositivo 'low cost' (cuesta apenas 40 euros) te permitirá hacerlo. Es más, solo tienes que conectarlo a tu equipo Hi-Fi y podrás hacer prácticamente lo mismo que con cualquier aparato de la gama de Echo en unos pocos segundos.

El Echo más discreto

Amazon Echo Imput. (M. Mcloughlin)
Amazon Echo Imput. (M. Mcloughlin)

El Echo Input es el dispositivo más discreto que haya creado Amazon. Se trata de un minúsculo disco. Ocupa poco más que lo que un galletón de esos de avena. Tiene apenas ocho centímetros de diámetro. Su grosor se queda en 14 milímetros. Algo que hace que se pueda ocultar fácilmente en la misma estantería o mueble donde tienes el altavoz. Solo necesitas tener un enchufe lo suficientemente cerca para conectarlo a la corriente. El puerto microUSB (que no tipo C) es el único puerto, junto al jack 3.5 milímetros. Este último es el que sirve para conectarlo a nuestro equipo de manera física.

La otra vía para establecer la unión entre Echo Input y nuestro antiguo equipo es el 'bluetooth'. Personalmente, prefiero la otra opción, pero es probable que a muchos usuarios no les quede otra opción, debido a la ubicación del aparato en cuestión.

Foto: Michael Mcloughlin.
Foto: Michael Mcloughlin.

Una vez conectado, podrás hacer prácticamente lo mismo que con el resto de dispositivos que funcionen con Alexa. Además de las mencionadas conexiones, cuenta con dos botones y un led en la parte superior. Estos controles físicos sirven para silenciar o activar la escucha manualmente. A excepción que seas muy receloso de tu privacidad y tiendas a desconectar el micrófono bastante a menudo, es probable que no llegues a tocar físicamente este aparato una vez lo hayas configurado inicialemente. Con la voz basta para gobernarlo. Y eso te dará aún más libertad si no quieres que esté a la vista y esconderlo, como decíamos, debajo del sofá o detrás del propio altavoz en cuestión.

La luz cambia de color. Si está azul es que la escucha está activa, esperando tus órdenes. La roja significa que está silenciado y hay una tercera opción, la naranja, cuando no está vinculado a nada. La vinculación es cuestión a través de la 'app' de un par de minutos. Se puede conectar wifi de 2,4 o 5 Ghz, así que no tendrás que andar chequeando tu router. Ponerlo en marcha es muy rápido. Al menos cuando se hace con el conector 'jack', ya que con el 'bluetooth' tardó bastante más en reconocer todo y ponerlo a punto.

Yo recomendaría el uso siempre de la conexión física. Al hacerlo inalámbricamente me encontré que el procesamiento de mis órdenes conllevaba un pequeño desfase. Incluso, a veces, las típicas interferencias que puede padecer este sistema hacían que se perdiese alguna palabra.

Reconocimiento de voz impecable

Foto: Michael Mcloughlin.
Foto: Michael Mcloughlin.

Cuenta con cuatro micrófonos, también en su parte superior. Están colocados en cada punto cardinal, de manera que cubren todo el espacio. La verdad que el reconocimiento de la voz es impecable. Cuando digo 'Alexa', da igual que esté en la cocina, en el salón o en la habitación. Me ha reconocido en todas las ocasiones, sin tener que gritar, y he podido apagar y encender las luces, poner Spotify o preguntarle por el tiempo sin levantar el tono.

No conviene entretenerse demasiado en el asistente en sí, que ya hemos analizado anteriormente. Obviamente, tiene mucho margen de mejora como lo tienen el de Apple y el de Google. Como decíamos al principio, la facilidad que supone el desarrollo de una 'skill' abre la puerta a muchos servicios de terceros y le confiere una ventaja sobre sus competidores.

Mejor por conector jack, que por 'bluetooth'. Hay veces que pierde alguna palabra

Los desarrolladores consultados en otras ocasiones han coincidido en señalar que es mucho más sencillo crear algo para Alexa.

Como conclusión diremos que, a pesar de ser un dispositivo que cumple su función, hayados puntos flacos en este sistema. Por un lado, el 'bluetooth'. Y por otro, que igual te encuentras que tu altavoz (raro sería) no tiene estas opciones y te requiere hacerte con una adaptador específico.

¿Merece la pena comprarlo? Si tienes un buen equipo o una buena barra de sonido que no sea inteligente y quieres actualizarlo con un asistente como Alexa, es probablemente la única opción. Por 40 euros lo consigues. Sin embargo, si lo que tienes es un altavoz normal y corriente, que utilizabas para poner música desde el móvil en casa o en la oficina sin gran calidad, quizás para eso te convenga más hacerte con un Echo Dot, por 60 euros, y jubilar el que ya tenías.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios