POR FIN el cacharro HABLA ESPAÑOL

Ahora vivo con Google Home: por qué debes meter (o no) este altavoz en casa

El de Google es el primer gadget de este tipo que funciona en nuestro idioma. Podrás reproducir música, consultarle cualquier cosa y controlar la domótica que tengas conectada

Foto: Google Home, en la cocina. (M. Mcloughlin)
Google Home, en la cocina. (M. Mcloughlin)

Siempre he mirado a Siri y sus amigas con ciertas reservas. Diría que con pudor. Lo de coger el móvil y ponerme a preguntarle cosas, de viva voz, al micrófono de un móvil en medio del bus, el metro o en la oficina siempre me ha dado bastante palo. Como si corriese el peligro de que aquellos que me escuchasen pudiesen pensar que estoy (aún más) tocado de la cabeza.

En casa, sin miradas ni oídos indiscretos, la cosa cambia radicalmente. Es más, me he animado a meter uno de estos asistentes virtuales en mi apartamento. Lo he hecho ahora que Google Home por fin funciona en español y el buscador ha puesto a la venta sus altavoces inteligentes en nuestro país.

Llevo desde principios de esta semana con este nuevo compañero de piso. Por si alguno no sabe a estas alturas qué diantres es eso de Google Home, debe saber que es un altavoz en cuyo interior se refugia Assistant, el asistente virtual de los de Mountain View. A este aparato le ha costado ponerse a chapurrear en castellano. Lleva varios meses en el mercado y en este tiempo, además de su inglés natal, ha aprendido a manejarse en francés, japonés o alemán. Ahora le toca el turno a la lengua de Cervantes.

'OK Google': cómo funciona

Google Home, en su versión estándar. (M.Mcloughlin)
Google Home, en su versión estándar. (M.Mcloughlin)

La instalación es francamente sencilla. Apenas cinco minutos después de sacarlo de la caja, ya estaba ahí, con sus luces parpadeantes, dando los últimos retoques al sistema para ponerse a cumplir mis órdenes sin rechistar. Probé a encender y apagar las bombillas conectadas que tenía en el salón. Operación perfecta. Decidí grabar un vídeo y empezar a 'chutarlo' en un par de grupos de WhatsApp para tirarme el pisto. Empezaron las preguntas de los que nunca habían visto uno. "Lo que te faltaba... qué guapo, ¿no?", "Pero, pero... ¿es un altavoz 'bluetooth'?", "¿Funciona con el móvil o con qué?". Son muchas las dudas que a uno le pueden venir a la cabeza si nunca se ha escuchado nada de Assistant de Google, Echo de Amazon o el Homepod de Apple (estos dos últimos no se venden aún en España)

Aunque puedes utilizarlo sin tener el móvil a mano, necesitas un teléfono Android o iOS para configurarlo y gobernarlo. Tendrás que descargar la aplicación Home de Google, enchufarlo a la red eléctrica, conectarlo a la misma wifi del teléfono y poco después lo tendrás listo. Ok, Google es el comando necesario para ponerlo en marcha. En ese momento se encenderán los leds de la parte superior con los típicos colores de la compañía y ya podrás pedirle lo que haga falta. Si tienes el móvil cerca, al pronunciar la frase de activación también tu terminal recogerá la petición. Eso sí, será el altavoz el que responda, ya que el buscador ha dado prioridad a Home.

Hablando con Google Home

El corazón de Google Home. (C. Castellón)
El corazón de Google Home. (C. Castellón)

Personalmente, me ha sorprendido. Y para bien. Vaya por delante que todavía le queda mucho para que resulte natural hablar con una máquina y que es la primera versión en nuestro idioma (con todo lo que ello conlleva), pero esperaba que fallase mucho más. Al principio se hace raro ponerte de charleta. No sabes bien cómo tratarle. Incluso acabé impostando la voz y hablando despacito, como si tuviese miedo de que no me entendiese. El colmo de los colmos es cuando ya me ha salido pedirle las cosas por favor.

Imagina por un momento que en una charla con un amigo tuvieses que repetir su nombre al principio de cada frase. Acabarías, sencillamente, hasta las narices. Probablemente los dos. Pues bien, ese era uno de los grandes problemas de Google.

'Ok, Google'. Esa es la frase que activa este gentil servidor virtual

Cada orden que dabas tenía que ir presidida por el 'Ok, Google' (de momento, este comando no es personalizable). Incluso esto ocurría cuando le pedías que encendiese la luz de la cocina y no sabía cuál de todas. Cuando le pedías una en concreto, otra vez las palabras mágicas. Algo que se hacía incómodo y un poco cansino. Y digo hacía porque la compañía ha lanzado ya una actualización con conversación continua, que se puede activar en los ajustes de sistema de la aplicación y que hace mucho más natural la conversación.

Como digo, en general, te entiende a la perfección con frases simples. Tanto cuando le haces una pregunta directa -¿Lloverá mañana?, ¿Quién es el presidente de España?- como cuando le dices que tienes frío y te sugiere subir la temperatura de la casa. Es decir, también entiende conceptos y frases relacionadas.

"Estoy aprendiendo"

Las características luces de Google Home. (M.Mcloughlin)
Las características luces de Google Home. (M.Mcloughlin)

Se lía un poco cuando combinas palabras de varios idiomas o das órdenes múltiples ('Apaga la luz del salón y ponme algo de música', por ejemplo). No puede procesar dos órdenes a la vez. Si le pides algo que no puede hacer, te responderá amablemente que aún no nos puede ayudar. Algo que rematará con un 'Estoy aprendiendo' o 'Mi equipo se está esforzando mucho'.

Aunque depende de una cuenta de Gmail, permite registrar seis voces diferentes

¿Desde dónde nos escucha? Pues bien, no se limita a una estancia. En mi casa le he podido hablar desde la cocina y el recibidor teniéndolo instalado en el salón. Sin embargo, si tienes un pisazo con varias habitaciones, igual deberías pensar en hacerte con un Google Home mini (o más) para ampliar tu red. Además, es importante que sepas que puedes registrar hasta seis voces diferentes (aunque todo depende de la misma cuenta de Gmail). Esto permitiría, por ejemplo, que tú hables con el aparato en castellano y tu compañero de piso 'guiri' en inglés. Os reconocerá automáticamente.

¿Qué puedes hacer y qué no?

Google Home destaca por su diseño. (C. Castellón)
Google Home destaca por su diseño. (C. Castellón)

Pero lo importante...¿qué diantres hago yo con un altavoz de estos en casa? Puedes consultarle cosas, pedirle que te reproduzca contenidos, que te apunte recordatorios o controlar otros aparatos conectados que tengas cerca. Personalmente, me ha hecho un poquito más vago. Y solo han pasado cinco días desde que lo tengo. Pero ya no me levanto, por ejemplo, a apagar o encender las luces. Ya me da igual dejármelas encendidas cuando me meto a la cama. Grito: 'Ok, Google... apaga las luces del salón' y 'sanseacabó'. Esta opción, manejar las bombillas conectadas Philips Hue (que puedes comprar en Amazon), es una de las funcionalidades con aparatos de otros fabricantes.

Pero si tienes un termostato inteligente de Nest o un climatizador de Tado también puedes manejarlo con la voz. Por fin, hogar conectado para mí significa algo más que el graciosete de turno me responda con la rima diciendo eso de 'el que tengo aquí colgado'.

A continuación, tenéis una pequeña lista de cosas que puedes hacer con Google Home en español:

- Consultas: puedes preguntarle si va a hacer bueno mañana, cuánto tardas a la oficina (con el tema de las rutas y las ubicaciones se aturulla un poco), los resultados del Mundial o cualquier duda que tengas con los amigos. Cuidado si invitas a algún 'cuñado' de tu cuadrilla a unas copas en casa. Seguramente tengas que recurrir bastante a Google para puntualizar alguna de sus afirmaciones.

- Alarmas y cuenta atrás: estás cocinando y tienes que dar un golpe de horno a ese fabuloso pastel de carne. Crea una cuenta atrás de veinte minutos y vete a colgar la colada. Te avisará con una serie de pitidos cuando llegue el límite. También te puede despertar a la hora que le digas. Y te obligará a levantarte. No te bastará con gritar 'OK Google, deja de sonar'.

- Tener un secretario virtual: te puede agendar llamadas, citas y otros recordatorios y apuntar lo que te falta en la lista de la compra. También puede recordarte cómo se presenta tu jornada y leerte las últimas noticias del día. También puede ser la voz de tu conciencia y recordarte que tienes que hacer deporte cada día.

- Reproducir música y más contenido: puedes pedirle que te ponga 'algo de música', la 'playlist de descubrimiento semanal en Spotify' o que reproduzca un capítulo de tu serie favorita en Netflix, gracias a tu Chromecast. Si te quieres echar una buena siesta, dile que te quieres relajar y pondrá una serie de sonidos ambientales que a buen seguro te ayudarán a conciliar un sueño. También escuchar la radio gracias a TuneIn.

Google Home. (Carmen Castellón)
Google Home. (Carmen Castellón)

- Manejar dispositivos conectados: las bombillas Philips Hue, termostatos inteligentes Nest, manejar Chromecast... es cierto que en el menú te encuentras multitud de servicios (hablamos de cientos) que añadir pero muchos de ellos no tienen aún soporte oficial en castellano o directamente, no se venden en nuestros país.

- Hablar de cosas banales: ponte a experimentar. Pregúntale su opinión sobre la competencia, sobre Siri y Alexa. Pregúntale si se casaría contigo o por cualquier cosa de 'Stranger Things' o ' Juego de tronos'. Si estás aburrido, puedes pedirle que te cuente un chiste. Pero te advierto de que no tiene mucha gracia contándolos.

- Encontrar tu móvil perdido: ojalá pudiese encontrar también mis llaves.

- Localizar negocios cercanos: puedes pedirle que te localice un restaurante, un supermercado o un fontanero cerca.

Pero también tiene sus límites. Y hay muchas cosas que nos encantaría que hiciese. Aún no puede hacer llamadas. Cuando le pides que te abra una serie en Netflix no distingue la cuenta, no puede interactuar con tu cuenta de correo, no te puede abrir cualquier lista de Spotify o comprar algo, por ejemplo, en Amazon.

Google Home. (C. Castellón)
Google Home. (C. Castellón)

Una cosa a la que debes prestar atención son las rutinas. Tiene algunas integradas (por ejemplo, cuando le das los 'Buenos días' te hace un repaso del tiempo y de cosas que tengas pendientes como los vuelos) pero desde Google prometen que las irán ampliando. Si no puedes esperar, tienes plataformas como IFTT o Yonomi para hacerlas manualmente. Yo he utilizado el segundo de estos servicios para sincronizar la música que me reproduce Home con mi Sonos One, que todavía no tiene integración con el sistema.

Por último, debes saber que todas las interacciones quedan registradas en tu perfil. Sea quien sea el que las haga. Si quieres eliminarlas, debes acceder al registro de la 'app' y decidir cuál borras.

Un buen altavoz

Google Home. (C. Castellón)
Google Home. (C. Castellón)

Google Home además de ser un asistente para tu hogar, es un buen altavoz. Seguramente los más melómanos, esos puristas del sonido, le pongan alguna que otra pega, pero es una muy buena opción para escuchar música. Y digo, sin temor a equivocarme, que la mayor parte de los usuarios estarán satisfechos con este apartado.

La reproducción corre de la mano de un transductor de 50 milímetros y dos radiadores pasivos duales de 50 milímetros. Mis impresiones, en general, son buenas, aunque es cierto que maneja mejor los agudos que los graves. Cabe apuntar también que se pueden conectar con la gran mayoría de altavoces bluetooth que hay en el mercado.

Aunque no para los más puristas del sonido, pero para muchos Google Home será un buen altavoz

En el caso del modelo estándar, el que hemos dispuesto para la prueba, tenemos un panel táctil que nos servirá para parar la reproducción o controlar el volumen. También contamos con dos micrófonos de largo alcance. La versión mini es más limitada. No tenemos esa superficie en la parte superior para manejarlo, únicamente cuenta con un único transductor de 40 milímetros y sus dos micrófonos no son de largo alcance.

¿Me lo llevo a casa?

Google Home. (C. Castellón)
Google Home. (C. Castellón)

El precio, a los que no están puestos en la materia, les sorprende. "¿149 euros? Pues pensé que iba a ser mucho más caro", me decía un compañero al que le enseñé el invento en cuestión. No es una mala opción, incluso si no tienes aparatos conectados que controlar. Por 149 euros te llevarás un buen altavoz que podrás manejar fácilmente, con compatibilidad con Spotify, Google Music o YouTube y que te permitirá librarte del móvil en casa, así como un puñado de funcionalidades extra. Si te parece muy caro, siempre puedes optar por la Google Home mini, que cuesta 59 euros.

Obviamente si quieres disfrutar la experiencia completa y tienes una casa grande, igual debes valorar montarte un red con un modelo estándar y repartir varios modelos mini por otras estancias. Esto te permitirá enviar y reproducir contenido en varios lugares de la casa.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios