Olvídense de Boris: el Brexit se cocina en NY con financiación del círculo de Trump

El selecto New York Athletic Club de Manhattan está a miles de kilómetros de Downing Street. Nadie reparó en esta localización cuando el excéntrico Boris Johnson

Foto: Una campaña anti Brexit el pasado 20 de julio en Londres. (Reuters)
Una campaña anti Brexit el pasado 20 de julio en Londres. (Reuters)

El selecto New York Athletic Club de Manhattan está a miles de kilómetros de Downing Street. Nadie reparó en esta localización cuando el excéntrico Boris Johnson se mudó la semana pasada al Número 10. Bruselas estaba muy pendiente de su primer discurso al frente del Ejecutivo, cuando prometió sacar al Reino Unido de la UE “sin peros ni condicionales” para finales de octubre, cuando termina la prórroga concedida por los Veintisiete. Y sin embargo es en el corazón de la gran manzana donde se está gestando el divorcio caótico tan temido al otro lado del Atlántico.

En pleno escenario, de nuevo, una figura conocida: Nigel Farage. El verdadero protagonista de que los británicos apostaran por cortar sus vínculos con el bloque, el primer hombre que vaticinó la victoria de Donald Trump, el político que ha triunfado en las últimas elecciones europeas en el Reino Unido con su nueva formación -el Partido del Brexit- está moviendo de nuevo sus hilos.

El líder euroescéptico por excelencia ha estado recientemente en los Estados Unidos. Se reunió con Trump en la Casa Blanca el pasado miércoles, el mismo día que Johnson se mudó al Número 10. Aunque también sacó tiempo para acudir al selecto club de Manhattan para la presentación de “World4Brexit” (W4B), un lobby para recaudar fondos -en su mayoría de donantes americanos- para asegurar que el Reino Unido saldrá de la UE y además lo hará sin ningún tipo de pacto que le obligue a seguir la regulación comunitaria.

Las personas involucradas en este proyecto son claves para valorar todo lo que está ahora en juego. Uno de los fundadores de W4B es el americano Gerry Gunster, quien a su vez fue co-creador de “Leave EU”, la campaña pro Brexit que lideró Farage durante el histórico referéndum de 2016.

La oficial para defender la causa euroescéptica y la que recibió financiación pública fue “Vote Leave”, quien tuvo al propio Johnson como protagonista. Pero no cabe duda que “Leave EU” jugó un papel decisivo. Aunque el año pasado fue declarada culpable de incumplimiento de la ley electoral.

En el acto de presentación de W4B también estuvo presente Peggy Grande, ex asistente Ronald Reagan, quien será la presidenta del grupooolobby', y el gobernador republicano de Mississippi, Phil Bryant.

Éste último, aparte de ser uno de los grandes defensores de Trump, guarda estrechos vínculos con Big Data Dolphins, una empresa de data que opera con una estrategia similar a la de Cambridge Analytica, la polémica compañía que tuvo que cerrar después de salir a luz la mayor filtración de datos personales de Facebook, utilizados, sin consentimiento de sus usuarios, para apoyar la causa pro Brexit y posteriormente la campaña presidencial de Trump.

Curiosidades de la vida, detrás de Big Data Dolphis está Eldon Insurance, propiedad del millonario Arron Banks, el donante más importante de la historia del Reino Unido que financió la campaña euroescéptica de Farage durante el referéndum de 2016.

La familia transatlántica

Fue Bryant quien invitó a Farage a la inauguración de campaña de Trump y el británico le devolvió luego el favor presentándole a su entonces amigo Banks. Todo queda en familia. En definitiva, el foco de atención siempre está sobre los actores que protagonizan cada día los titulares, aquellos que están al frente de los Gobiernos. Pero, en realidad, son otros quienes escriben el guion.

W4B está registrado en Estados Unidos como “organización sin fines de lucro”, por lo tanto, no tiene que acatar la legislación británica que obliga a hacer pública la identidad de los donantes para las causas políticas.

Desde el Partido del Brexit -formación liderada por Farage- aseguran a El Confidencial que “todo es legal”. “Los partidos políticos británicos no pueden recibir financiación extranjera. Pero este dinero no va directamente al Partido del Brexit sino a la causa y eso es totalmente legítimo”, matiza un portavoz. “De la misma manera que (George) Soros está financiando la campaña pro UE, nosotros podemos hacer lo mismo”, concluye.

Según el registro público británico, las donaciones que Soros ha realizado a Best For Britain -un lobby que defiende la permanencia en el bloque- ascienden a 800.000 libras. Pero personas del círculo de Farage denuncian que detrás hay mucho más.

Aunque algunos rotativos aseguran que Steve Bannon – exasesor de Trump y uno de los padres de la actual oleada populista en Europa- podría colaborar ahora con W4B, fuentes del entorno euroescéptico niegan a este diario que exista algún tipo de vínculo, ya que “no tiene relación estrecha con la gente involucrada”.

Por otra parte, desde el Partido del Brexit señalan que no tienen confianza en Johnson porque, en el último momento, podría hacer simplemente “un cambio cosmético” al Acuerdo de Retirada que Theresa May cerró con Bruselas, el mismo que ha sido rechazado ya en tres ocasiones en la Cámara de los Comunes. “Cualquier pacto que obligue al Reino Unido a seguir la regulación comunitaria no permitirá un auténtico Brexit”, matizan.

Farage, un amigo querido por Trump

De ahí que quieran asegurarse ahora ayuda del exterior. Lo cierto es que el entorno de Farage nunca ha ocultado sus estrechos vínculos con los Estados Unidos, todo lo contrario. De hecho, el líder euroescéptico fue el primer político europeo en ser recibido por Trump nada más ganar las elecciones presidenciales a finales de 2016.

Farage siempre se ha mostrado leal al norteamericano y no ha tenido problemas a la hora de enfrentarse a los críticos con el inquilino de la Casa Blanca. De hecho, recientemente el Partido del Brexit se vio envuelto en la polémica creada por la publicación de los informes elaborado por el ya exembajador británico en Estados Unidos Sir Kim Darroch. El diplomático se vio obligado a dimitir después de que el rotativo Mail on Sunday filtrara documentos confidenciales donde llamaba al líder republicano “inepto”.

Un joven de 19 años llamado Steven Edginton se ha presentado ahora como el responsable de haber obtenido los cables. Trabaja desde abril en el Partido del Brexit. Para la gran exclusiva colaboró con la periodista Isabel Oakeshott, quien mantiene una relación sentimental con Richard Tice, segundo de la formación.

En definitiva, uno no puede subestimar a aquellos que, cuando parecía imposible, trabajaron por sacar al Reino Unido de la UE y colocar a Trump al frente de la primer potencia mundial. Hasta ahora, han conseguido todos sus propósitos. Está por ver si en octubre, suman otra victoria con un divorcio caótico.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios