FARAGE GANA INFLUENCIA EN LA SUCESIÓN DE MAY

Terremoto europeo de Farage con epicentro en Westminster: Brexit duro o elecciones

El populista Nigel Farage protagonizó un auténtico tsunami en las europeas del Reino Unido. Esto aumenta la probabilidad de un Brexit duro o, incluso, de elecciones anticipadas

Foto: El líder del Partido del Brexit, Nigel Farage. (Reuters)
El líder del Partido del Brexit, Nigel Farage. (Reuters)

El populista Nigel Farage ha cumplido con las expectativas convirtiéndose en un auténtico tsunami en las elecciones europeas que el Reino Unido se ha visto obligado a celebrar ante la incapacidad de la clase política por ejecutar el divorcio con el bloque. El Partido del Brexit ha conseguido 29 eurodiputados de los 73 que estaban en juego en el país.

En cualquier caso, estos comicios han demostrado que los británicos están más divididos que nunca, ya que las formaciones que claramente apoyan la permanencia en la UE -obviando a 'tories' y laboristas- han sumado un mayor porcentaje de apoyos.

Los Liberal Demócratas se han convertido en los otros grandes protagonistas quedando en segunda posición. Junto a los Verdes, los escoceses del SNP, los galeses del Plaid Cymru, y Change UK superan el 40,4% frente al 34,9% cosechado por el Partido del Brexit y el UKIP -que con su actual líder, Gerard Batten, no ha conseguido ningún asiento-.

¿Un Caballo de Troya en Bruselas?

La duda es hasta qué punto la tropa de Farage -con estrechos vínculos con Donald Trump- puede boicotear ahora la UE desde dentro. El Partido del Brexit será la formación con mayor número de asientos en el hemiciclo de Bruselas, superando incluso los 28 del CDU de Angela Merkel. Sin embargo, aunque el euroescéptico amenace ahora con meter un auténtico Caballo de Troya, no cuenta con tal poder.

Ni por sí solo, ni tan siquiera si se alía con otros socios, ya que en la UE todo funciona por mayorías. Y aunque populares y socialdemócratas han perdido su hegemonía por primera vez en 40 años, el auge de los partidos más eurófobos ha sido contenido por el resurgir de los liberales y ecologistas.

Garvan Walshe, antiguo asesor del Partido Conservador y actual analista del grupo de análisis 'The Institute for Strategic Dialogue', asegura que la entrada de los eurodiputados del recién estrenado Partido del Brexit no tendrá “ningún efecto” a la hora de paralizar los procedimiento comunitarios ni elegir a los responsables de las instituciones europeas.

“Dudo incluso que se quieran meter en el nuevo grupo parlamentario que quiere crear (el italiano) Matteo Salvini junto con (el húngaro) Viktor Orbán o (la francesa) Marine Le Pen, porque Farage ahora se quiere distanciar de los movimientos de extrema derecha”, matiza.

En cualquier caso, el experto señala que el triunfo del populista sí va a tener enormes implicaciones en las primarias que debe celebrar ahora el Partido Conservador. Y, al fin y al cabo, es en Westminster donde se decidirá la batalla final del divircio. En este sentido, el reloj de arena corre en contra de sus señorías porque la segunda prórroga concedida por los Veintisiete termina el 31 de octubre.

Elecciones anticipadas

En los últimos 20 años, Farage ha intentado sin éxito entrar en la Cámara de los Comunes hasta en siete ocasiones. Visto así parece que no tiene ningún tipo de influencia sobre la política nacional. Pero nada más lejos de la realidad. Su popularidad ha puesto en aprietos tanto a laboristas como 'tories'. Sobre todo a estos últimos que vienen bailando al son que marca su batuta ya incluso desde los anteriores comicios europeos de 2014.

Hace cinco años, el líder euroescéptico ya acumuló más de cuatro millones de votos -robados muchos de ellos a los conservadores-, lo que obligó al entonces primer ministro David Cameron a convocar el referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la UE. El resto es historia.

En estos comicios, el indiscutible triunfo del populista coincide con los peores resultados para el Partido Conservador desde su creación en 1834. Las filas de Theresa May han quedado en un bochornoso quinto lugar. Por lo tanto, a la hora de buscar un sucesor está claro que cuentan con más posibilidades los candidatos del ala más euroescéptica. Y en este sentido, las probabilidades de un Brexit sin acuerdo se disparan.

“Tal y como funcionan las reglas de la formación, los diputados realizan varias votaciones hasta que queden dos finalistas cuyos nombres se proponen a las bases. Está claro que los afiliados van a votar al candidato que tenga una postura más radical respecto a la UE”, matiza Walshe. “No se puede dar por hecho que sea Boris Johnson, porque luego nunca sale el favorito, pero sin duda alguna las bases quieren a un euroescéptico del ala dura”, añade.

En caso de que un futuro primer ministro quiera abandonar el bloque sin pacto, Westminster no podría impedirlo. Llegados a este escenario toma cada vez más peso la opción de elecciones generales anticipadas. “Hay muchos 'tories' moderados que estarían dispuestos a votar en contra de su Gobierno para evitar un divorcio abrupto”, matiza. Con una razón de peso, la UE podría otorgar una prórroga. Pero visto lo dividida que está la sociedad británica, nadie puede aventurar cuál sería el resultado en las urnas.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios