BORIS JOHNSON, FAVORITO PARA SUCEDER A MAY

Boris Johnson, gran favorito para suceder a May pero sin plan B para el Brexit

Johnson es el favorito en las encuestas para las primarias 'tories'; también es el rival "más temido" entre los votantes laboristas en caso de que se convoquen elecciones generales anticipadas

Foto: Carteles con las caras de May, Corbyn y Boris Johnson. (EFE)
Carteles con las caras de May, Corbyn y Boris Johnson. (EFE)

Boris Johnson siempre ha sido un político de conveniencia, no de convicción. Apuntaba ya maneras en la universidad, cuando se presentó en varias ocasiones por diferentes partidos hasta conseguir presidir la reputada Oxford Union Society. Por conveniencia y no por convicción, se convirtió en el protagonista de la campaña euroescéptica. Por conveniencia y no por convicción, apoya ahora un Brexit duro.

En definitiva, siempre ha estado dispuesto a todo a fin de llegar a Downing Street. Por eso no está muy claro qué rumbo tomaría en la nueva fase de negociaciones —si es que la hay— entre el Reino Unido y la UE en el caso de que el excéntrico populista se convirtiera en sucesor de Theresa May.

El que fuera alcalde de Londres y exministro de Exteriores se postula como el favorito entre las bases. Las encuestas realizadas entre los votantes laboristas también lo sitúan como el rival "más temido" en caso de que se convoquen elecciones generales anticipadas, la opción que suena ahora con más fuerza.

Al fin y al cabo, un nuevo inquilino en el Número 10 de Downing Street no va a cambiar la aritmética en la Cámara de los Comunes, la misma que ha rechazado hasta en tres ocasiones el Acuerdo de Retirada que May cerró con la UE. La segunda prórroga concedida por Bruselas finaliza el 31 de octubre y, a día de hoy, no hay plan B.

Boris Johnson, gran favorito para suceder a May pero sin plan B para el Brexit

En este sentido, fuentes del círculo 'tory' aseguran a El Confidencial que estas primarias, "más que una guerra entre euroescépticos y europeístas, serán una batalla entre aquellos que defienden el actual pacto y los que no".

'StopBoris'

Históricamente, entre los 'tories' nunca ha ganado el que partía como favorito. Como ejemplo, el propio caso de May. Sin embargo, tal y como explican fuentes cercanas a la formación, "estamos ante un escenario excepcional". "Los conservadores están muy debilitados y las elecciones generales parecen inminentes. Por lo que necesitan a una cara reconocible, una figura popular. Y aunque, 'a priori', para muchos Johnson no sea de su agrado, podrían terminar apoyándole para garantizarse su escaño", matizan.

Pero el Partido Conservador nunca se ha caracterizado por jugar limpio en este tipo de escenarios. La puñalada por la espalda que el influyente Michael Gove —actual ministro de Medio Ambiente— atestó a Johnson en las últimas primarias de 2016 fue épica. Y es muy posible que ambos vuelvan ahora a verse las caras.

La cuestión es que Johnson puede tener completamente ganadas a las bases. Pero, tal y como funcionan las reglas de la formación, para conseguir su gran propósito debe lograr primero el respaldo de sus filas. Y entre sus compañeros despierta tantas filias como fobias.

Cada candidato debe ser nominado primero por el 15% de los diputados. Posteriormente, hay votaciones sucesivas hasta que solo queden dos nombres, que son los que se presentan a los afiliados y miembros del partido para que voten.

En este sentido, el excéntrico político de melena albina debe enfrentarse con "The One Nation Caucus", un grupo de aproximadamente 60 diputados liderado por la pro-UE Amber Rudd, actual ministra de Trabajo y Pensiones, con el objetivo de parar los pies a cualquier candidato que defienda salir del bloque sin acuerdo. En otras palabras, el grupo "StopBoris", tal y como lo ha bautizado la prensa.

Los peligros de la división

En los corrillos se dice que habrá más candidatos para el liderazgo 'tory' que caballos en el Grand National. Hasta la propia Amber Rudd podría presentarse para la batalla. Sin embargo, no todos están realmente interesados —o tienen posibilidades— de llegar al puesto de primer ministro. La mayoría lo hace tan solo para ganar visibilidad y lograr luego un puesto en el futuro gabinete. En definitiva, todo se trata de formar alianzas.

De momento, Johnson ya cuenta públicamente con al menos el respaldo de diez diputados con peso, como John Whittingdale, exsecretario de Estado de Cultura, Johnny Mercer, una estrella ascendente en la formación y Gavin Williamson, exministro de Defensa. Aunque el más destacable es el de Jacob Rees-Mogg, responsable de European Research Group, que reúne al núcleo duro euroescéptico. Desde hace meses, Rees-Mogg, cuya rimbombante manera de hablar y vestir parecen sacados del siglo pasado, lleva meses organizando cenas en su casa para recabar apoyos para Johnson. El plan sería convertir al excéntrico Boris en primer ministro de la mano de Jacob como su ministro de Economía.

Pero si finalmente Andrea Leadsom, que quedó hace tres años entre las dos finalistas, decide dar el paso, la batalla se pondrá interesante. El hecho de que justo esta semana renunciara como responsable del Partido Conservador en la Cámara de los Comunes, distanciándose así de los planes de una moribunda May, es especialmente relevante.

Jeremy Hunt —actual ministro de Exteriores, que hizo campaña por la permanencia, pero ahora ha acercado posturas al bando euroescéptico—, también ha confirmado su candidatura. Por su parte, Sajid Javid, responsable de Interior e hijo de inmigrantes, suena también entre las quinielas. "Está siendo muy astuto porque nunca ha defendido en público el Acuerdo de Retirada", comentan fuentes políticas a este diario. Es un nombre conocido para el público, pero quizá no lo suficiente para ganar unas elecciones generales.

En cualquier caso, los euroescépticos deben esforzarse por jugar bien sus cartas y recordar que la división es lo que les llevó al fracaso en las primarias de 2016.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios