Es noticia
Menú
La Dama de Hierro estonia: "Debemos utilizar la contraofensiva ucraniana para presionar a Putin"
  1. Mundo
Encuentro con Kaja Kallas

La Dama de Hierro estonia: "Debemos utilizar la contraofensiva ucraniana para presionar a Putin"

La primera ministra de Estonia, Kaja Kallas, defiende una respuesta contundente contra Putin para acabar con la guerra y está a favor de prohibir las visas de turistas a los rusos

Foto: Kaja Kallas, primera ministra de Estonia. (Gobierno de Estonia)
Kaja Kallas, primera ministra de Estonia. (Gobierno de Estonia)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La llaman la nueva Dama de Hierro de Europa, porque no está dispuesta a ceder ni un ápice ante Rusia. La primera ministra de Estonia, Kaja Kallas, cree en una respuesta contundente para frenar la guerra de Ucrania, y su país lo está demostrando: en términos de porcentaje del PIB, es el que más ayuda ha entregado a Kiev y, en su papel de 'halcón' dentro de la UE en su postura contra Rusia, ha llevado la voz cantante en medidas como prohibir la entrada a los turistas rusos, incluso a los que ya tienen visa emitida por el país. "Visitar #Europa es un privilegio, no un derecho humano. Los viajes aéreos desde Rusia están cerrados. Significa que mientras los países Schengen emiten visas, los vecinos de Rusia llevan la carga. Es hora de acabar con el turismo de Rusia ahora", escribió Kallas en su cuenta de Twitter.

En un encuentro con periodistas en la capital estonia, Tallin, la liberal y miembro del Partido de la Reforma (Reformierakond) ha detallado para El Confidencial que desde que se prohibieron los viajes desde Rusia a Europa, Estonia, Finlandia y Letonia se han convertido en las fronteras terrestres que los rusos utilizan para salir de su país. "Nosotros estamos llevando esa carga y no es justo", afirma la primera ministra estonia.

Foto: El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, el pasado 14 de abril. (EFE/Maxim Shipenkov)

Kaja Kallas argumenta que la prohibición de visas a los rusos —en las que se excluyen las humanitarias, entre otras— es la manera de garantizar la seguridad de los europeos y de los refugiados rusos. "Sabemos que agentes de Rusia han viajado con visas de turista y ha habido ataques a refugiados", continúa. Además, Kallas sostiene que es la mejor manera de presionar al Kremlin a través de sus ciudadanos, especialmente los habitantes de Moscú. "Reaccionarán cuando sientan que esta guerra les afecta en su vida, y ellos sí tienen una influencia en el Kremlin. Solo el 30% de los rusos tiene pasaporte y casi todos viven en Moscú. Esta es la gente a la que tenemos que apelar", dice la primera ministra en respuesta a una pregunta de El Confidencial.

Además, ha reiterado su posición dura contra el Kremlin, con quien no acepta ninguna negociación si no pone fin a la invasión en Ucrania. Es partidaria de todas las sanciones posibles y apuesta por "utilizar todas las herramientas que tengamos, para acabar con esto cuanto antes". Kallas, la primera mujer en ocupar la jefatura del Gobierno en su país, apuesta por utilizar los avances ucranianos para poner el broche final al conflicto. "Estamos viendo en la contraofensiva de Ucrania el resultado del apoyo que les hemos dado para que puedan defenderse y sabemos que las cosas no están saliendo para Rusia como había planeado. Tenemos que utilizar este momento para aumentar la presión y acabar esta guerra".

Foto: El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, junto a las tropas del país en Izium, este miércoles. (EFE/EPA)

A pesar de que no detalla cuál sería el siguiente paso, la primera ministra afirma que ya no hay tiempo para las negociaciones, y menos con un Gobierno como el del Kremlin. Kaja Kallas defiende que Rusia no es una democracia, y que Vladímir Putin ha demostrado con su comportamiento que no hay margen para sentarse a la mesa y buscar una salida pactada. Por ejemplo, sostiene que Rusia ha llevado a cabo una gran campaña de desinformación para influir sobre las decisiones de los líderes europeos y asegura que los primeros que hablaron sobre el hambre global como consecuencia de la guerra fueron los rusos. Esta ha sido una de las armas que ha utilizado para presionar a Europa y poner fin a las sanciones. "Ahora hablan de la amenaza nuclear, quieren crear ese terror para influir en nuestras decisiones", condena.

"Rusia no ha pagado las consecuencias"

En el encuentro con periodistas en Tallin, Kaja Kallas reconoce que las mayores preocupaciones para el país son la guerra en Ucrania y la inflación que ha derivado de ella. Estonia es, de hecho, uno de los países europeos más afectados, con una tasa que ha alcanzado el 25%. Sin embargo, también ha sido uno de los gobiernos que más han apoyado a Ucrania: cerca del 0,8% de su PIB se ha destinado a la ayuda militar y ha recibido el equivalente al 4% de la población en refugiados ucranianos. Kallas presume de la ayuda internacional que Ucrania ha recibido desde su invasión, pero reconoce que discrepa de algunas posturas, quizás algo indulgentes, de sus compañeros en la UE y en la OTAN. "Rusia no ha sido castigada por sus actos. Su apetito solo va a aumentar". Por eso, continúa, es importante que se paguen las consecuencias de la agresión. "Cuando ocuparon Crimea, no pagaron [las consecuencias]. Cuando ocuparon el Donbás, no pagaron y no hubo consecuencias legales. No podemos cometer el mismo error esta vez".

placeholder Kaja Kallas. (Gobierno de Estonia)
Kaja Kallas. (Gobierno de Estonia)

El temor de la 'premier' es que otros dictadores, o los que vayan a serlo en un futuro, estén siguiendo lo que está pasando en Ucrania y vean que no hay una consecuencia directa de los actos de Putin. No actuar de manera contundente, afirma, es un riesgo para la seguridad europea. Para ella, la supervivencia energética es un ejemplo de hasta dónde pueden llegar las consecuencias de no actuar. "Algunos países en Europa no quisieron poner sanciones contra el gas porque nos acabaría afectando. ¿Quién estaba tomando nota? Putin estaba tomando nota. Perdimos nuestro momento, y ahora es Rusia la que nos ha cortado el gas", subraya.

Estonia tiene experiencia en este sentido y ha aprendido a no depender tanto de Rusia en lo que respecta a las relaciones económicas. Desde la caída de la Unión Soviética y la independencia del país, Kallas explica que Estonia se dio cuenta de que hacer negocios con los rusos tenía para ellos connotaciones políticas. Estar en contra del Kremlin suponía el fin de muchas transacciones comerciales. "Muchas empresas aprendieron que este no era el camino que querían seguir", sostiene.

Foto: La Torre Eiffel, apagada. (EFE/Mohammed Badra)

El camino que Kallas quiere tomar es el que la separe lo más posible de Rusia, a pesar de ser su país vecino. Estonia sabe lo que significa oponerse al Kremlin y ha sido víctima de numerosos ciberataques como el de 2007, uno de los peores de la historia. El país, considerado el más digitalizado del mundo, ha puesto el foco en la seguridad cibernética del país y esa inversión ha evitado que las instituciones del Estado hayan sido afectadas.

La última amenaza cibernética tuvo lugar este agosto, después de que el Gobierno de Kallas retirara el tanque Soviet T-34 en la ciudad fronteriza de Narva. La medida es simbólica y forma parte de la campaña de la 'premier' para acabar con "los símbolos de la represión y ocupación". Días después, el Ejecutivo informaba de que había logrado repeler uno de los ataques más fuertes en los últimos 15 años. Estonia es, por su desarrollo en ciberseguridad, anfitrión del Centro de Excelencia Cooperativa de la Ciberseguridad de la OTAN (CCDCOE).

Foto: Entrenamiento de la OTAN en Letonia, el pasado lunes. (Getty/Paulius Peleckis)

Kaja Kallas es abogada de profesión y no descarta volver a serlo. "En política, nunca se sabe", afirma. Su padre, Siim Kallas, fue también jefe del Gobierno del país entre 2002 y 2003, aunque el futuro político de la abogada no se daba por sentado. Ahora forma parte de una nueva generación de líderes europeas, junto con Sanna Marin, primera ministra de Finlandia, y Magdalena Andersson, al frente del Gobierno de Suecia hasta las elecciones de esta semana, cuando un mal resultado del partido socialdemócrata la ha hecho dimitir.

Kaja Kallas reconoce que la política tiene muchas ideas y venidas, pero en el momento en que acabe su gestión quiere ser reconocida por formar parte del ala más dura contra Putin y la tolerancia cero a la invasión de Ucrania. Su padre estuvo solo un año en el Gobierno y Kaja, en el mismo periodo, ha hecho frente a la crisis del covid y a la gestión de una guerra iniciada por un país vecino.

Su fama de Dama de Hierro y su oposición a ciertas medidas europeas no es, sin embargo, un motivo de división entre sus socios europeos. Eso sería, según ella, ceder ante Putin. "Busca la división de la UE y de la sociedad para que nos enfrentemos entre nosotros", dice 'la premier'. Pero, apuesta, "no lo conseguirá".

* Si no ves correctamente este formulario, haz clic aquí.

La llaman la nueva Dama de Hierro de Europa, porque no está dispuesta a ceder ni un ápice ante Rusia. La primera ministra de Estonia, Kaja Kallas, cree en una respuesta contundente para frenar la guerra de Ucrania, y su país lo está demostrando: en términos de porcentaje del PIB, es el que más ayuda ha entregado a Kiev y, en su papel de 'halcón' dentro de la UE en su postura contra Rusia, ha llevado la voz cantante en medidas como prohibir la entrada a los turistas rusos, incluso a los que ya tienen visa emitida por el país. "Visitar #Europa es un privilegio, no un derecho humano. Los viajes aéreos desde Rusia están cerrados. Significa que mientras los países Schengen emiten visas, los vecinos de Rusia llevan la carga. Es hora de acabar con el turismo de Rusia ahora", escribió Kallas en su cuenta de Twitter.

Estonia Conflicto de Ucrania
El redactor recomienda