Es noticia
Menú
"El Sinn Féin utilizará cualquier excusa para pedir la reunificación con Irlanda"
  1. Mundo
entrevista a Ian Paisley Jr

"El Sinn Féin utilizará cualquier excusa para pedir la reunificación con Irlanda"

El diputado del DUP Ian Paisley Jr. analiza las elecciones en Irlanda del Norte, en las que los católicos del Sinn Féin apuntan a ganar por primera vez desde la división de la isla en 1921

Foto: Ian Paisley Jr, diputado del DUP. (Reuters/Clodagh Kilcoyne)
Ian Paisley Jr, diputado del DUP. (Reuters/Clodagh Kilcoyne)

Los católicos del Sinn Fein —el que fuera antiguo brazo político del ya extinto IRA— van camino de hacer historia en la provincia británica de Irlanda del Norte. Según los sondeos, se convertirán, por primera vez desde la división de la isla en 1921, en la formación más votada en las elecciones celebradas este jueves. El lento recuento electoral no se espera que termine hasta el viernes por la noche o incluso el sábado. La victoria sería tremendamente simbólica porque el objetivo de los nacionalistas siempre ha sido la reunificación con la República de Irlanda, con la que ahora están precisamente más alineados que nunca debido al Brexit. El divorcio europeo ha dejado a Belfast más cerca de la normativa de Dublín que de la de Londres.

Desde 2003, el todavía mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP), fundado por el histórico reverendo Ian Paisley, ha ganado todas las citas autonómicas, pero está ahora al borde de una derrota que le obligaría a un papel secundario. Los unionistas-protestantes-monárquicos se sienten completamente traicionados por Boris Johnson y todo apunta a que no formarán parte del Gobierno de coalición que ambas comunidades deben respetar por el Acuerdo de Viernes Santo de 1998 que firmó la paz en el Ulster, lo que augura una larga crisis. Esto podría servir a Downing Street de pretexto para romper unilateralmente una parte clave del acuerdo de divorcio firmado con la UE, desencadenando así una guerra comercial con el bloque.

Foto: La presidenta del Sinn Fein, Mary Lou McDonald en un evento electoral (Reuters)

Horas antes de celebrarse los comicios, el diputado del DUP Ian Paisley Jr (hijo del histórico reverendo Ian Paisley) mantuvo una reunión con un grupo de medios extranjeros de la Foreign Press Association entre los que se encontraba El Confidencial. La entrevista ha sido ligeramente editada y abreviada por motivos de claridad.

PREGUNTA. ¿Cómo ve estas elecciones en Irlanda del Norte? Los sondeo vaticinan una victoria histórica para el Sinn Fein y un derrumbe para el DUP.

RESPUESTA. Pese a lo que digan los sondeos, no descartaría en absoluto que el DUP vuelva a ser el partido más votado. Ya han vaticinado en otras ocasiones malos resultados para los unionistas y luego lo hemos hecho extremadamente bien. El unionismo es bueno para todos en Irlanda del Norte, sin importar su color, clase, credo o género. Somos parte de la quinta economía más grande del mundo [refiriéndose al Reino Unido]. Tenemos un maravilloso Servicio Nacional de Salud público, debido a los vínculos con Londres. Nuestros niveles de desempleo son básicamente nulos. Mi propia circunscripción tiene alrededor de un 4% de desempleo comparado con el 17% de la República de Irlanda. Pero nuestro progreso político y económico se ha visto ahora socavado. Nuestra identidad se ha visto amenazada. Durante más de 40 años, viví una guerra entre católicos y protestantes. Pero luego vi a esas comunidades haciendo las paces y gobernando en coalición. Quiero continuar viviendo en paz. Y quiero mantener la unión con el Reino Unido porque creo que es lo mejor para Irlanda del Norte. Pero todo ha quedado ahora amenazado por la actitud inepta de nuestro propio Gobierno, por cómo manejó las negociaciones del Brexit.

***
Durante los largos años de negociaciones del divorcio, una de las claves principales fue mantener la paz en el Ulster. El acuerdo de paz de Viernes Santo de 1998 recalca que no puede haber una `frontera dura´ entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte. Pero la salida del Reino Unido del bloque planteaba un auténtico reto, ya que Bruselas no quería ver amenazado el mercado único. Como Boris Johnson se negó a dejar al Reino Unido dentro de la unión aduanera (lo que habría facilitado los controles), la frontera se 'movió' al mar de Irlanda, lo que obliga ahora a realizar controles a los productos que comercializan entre Gran Bretaña (Inglaterra, Escocia y Gales) e Irlanda del Norte. A esta fórmula se le conoce como Protocolo de Irlanda, pieza clave del pacto Brexit.

***

Foto: Una mujer camina frente a un mural de apoyo a los paramilitares unionistas en Belfast. (Foto: Reuters)

P. Califica al Protocolo de Irlanda de auténtico desastre.

R. Alrededor del 80% de nuestro comercio de bienes de Irlanda del Norte se realiza con Gran Bretaña. Solo un ejemplo, el 60% de los famosos taxis negros se construyen en el distrito electoral de Jeffrey Donaldson [actual líder del DUP]. El Protocolo ha establecido una barrera. Si quisiera comprar ahora una cuchara de acero inoxidable de Sheffield (Inglaterra) y traerla a Irlanda del Norte, el vendedor tendría que completar un formulario de 23 apartados. En Irlanda del Norte tenemos más de 20.000 granjas que alimentan a unos 17 millones de personas en Gran Bretaña. Pero la burocracia incrementa ahora los costes un 27%. El Protocolo está costando a las empresas norirlandesas alrededor de mil millones de libras cada día para poder comercializar con otra parte de nuestro propio país. Es desastroso. Tenemos ahora más controles entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte de los que tiene la propia UE con Bielorrusia. Es de locos. Si viviera en Yorkshire [Inglaterra], no toleraría eso. Vivo en Irlanda del Norte y no lo toleraré. Emocionalmente también tiene un gran impacto en los unionistas. Nos han dejado con un estatus diferente al del resto de nuestro país. Y eso es intolerable.

***
Pese a que la UE ya se ha ofrecido a eliminar hasta el 80% de los controles sobre alimentos que lleguen a Irlanda del Norte, además de reducir a la mitad el papeleo necesario, Downing Street quiere ahora renegociar prácticamente por completo el Protocolo de Irlanda y, de no conseguirlo. amenaza con suspenderlo de manera unilateral.

***

Foto: Edwin Poots, posible futuro líder del DUP. (Reuters) Opinión

P. ¿Considera entonces que la única opción es que Boris Johnson cumpla su amenaza y active el artículo 16 para romper unilateralmente una pieza clave del acuerdo del Brexit que, según se dice en Westminster, nunca tuvo intención de cumplir?

R. El Gobierno central tiene que dar un paso más audaz que simplemente suspender de manera unilateral los controles por un tiempo. Tiene que presentar su propio paquete legislativo para poder regular el comercio de todo el Reino Unido, no sólo de Gran Bretaña. Irlanda del Norte apenas comercializa el 10% de sus bienes con la República de Irlanda. Estamos siendo utilizados como una zona proxy para proteger el mercado único europeo. Pero los unionistas no podemos tolerar eso, la gente no lo tolerará.

P. ¿Ve posible entonces que si las cosas no cambian la violencia regrese a las calles?

R. Espero sinceramente que no sea así. La violencia no soluciona los problemas. Solo hace daño. No quiero volver a eso. Pero tengo que ser consciente del hecho de que si no somos inteligentes al respecto, habrá idiotas que empujarán a la gente hacia la violencia. Y no podemos permitir que eso suceda. Es por eso que el Gobierno central debería estar escuchándonos. Yo vivo en un país que está dividido. Esa es la geopolítica en la que vivo. Pero eso no puede llevar a Boris Johnson a dejarnos con un estatus diferente al del resto de Reino Unido.

Foto: Un autobús arde en las protestas de Belfast, en Irlanda del Norte. (Reuters)

P. ¿Irlanda del Norte vuelve a estar más dividida que nunca?

R. Yo ahora vivo en una Irlanda del Norte mucho más unificada de lo que jamás creí que fuera posible. La comunidad va más allá de una visión católica o protestante. Y eso es algo muy positivo. Pero lleva generaciones lograr un cambio. Y ese cambio sólo puede suceder cuando hay una estabilidad. Si nos metemos en una situación en la que de lo único que se habla es del Protocolo o una posible reunificación con la República de Irlanda, eso llevará a largos años de desgaste, como pasa ahora en Escocia y el eterno debate de su independencia. El desgaste no es beneficioso para nadie.

P. Pero Boris Johnson era plenamente consciente de lo que estaba firmando con Bruselas respecto a los controles. Otra cosa es que estuviera dispuesto a cumplir su palabra. ¿Se siente traicionado por el primer ministro?

R. Qué quiere que le diga sobre Boris Johnson que pueda ser 'on the record'. Los unionistas nos sentimos terriblemente traicionados. Si me engañas una vez, no es culpa mía. Pero si me engañas, una segunda vez sí lo es. Y ahora no estamos dispuestos a que nos engañe de nuevo.

El líder de su formación aún no ha aclarado si formará parte del Gobierno de coalición de Belfast. ¿Significa eso que no aceptarían la victoria del Sinn Fein? No se trata del Sinn Fein. Nosotros queremos gobernar en coalición en Irlanda del Norte como siempre hemos hecho. Pero no estamos dispuestos a formar ejecutivo hasta que no se resuelva la crisis del Protocolo de Irlanda. No podemos ignorar el elefante en la habitación.

P. ¿Por qué el DUP hizo campaña por el Brexit? Con una campaña basada precisamente en “recuperar el control de la fronteras”, ¿realmente creían que todo seguiría igual con la República de Irlanda?

R. Yo voté por el Brexit, como la mayoría de los ciudadanos del Reino Unido, porque queríamos salir de la UE. Estuvimos en ese club durante más de 40 años y no creíamos que funcionara. Represento a un distrito con una gran comunidad agrícola rural que recibió grandes subvenciones de la UE y el 60% del electorado votó por el Brexit. Lo vimos como una cuestión económica. La UE se había vuelto muy opresiva y considero que, una vez fuera, el Reino Unido puede conseguir ahora mejores acuerdos comerciales con todo el mundo. Nunca fue una motivación política en contra de franceses, españoles, italianos o alemanes. No se trataba de eso. Y respecto al control de la fronteras, entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda siempre hubo libertad de movimiento. Ya existía mucho antes de que nos uniéramos a la UE. La única razón por la que se instalaron luego controles de seguridad fue porque el IRA quería matar a gente. Así que la libertad de movimiento nunca fue algo a lo que nos opusiéramos. En ningún momento a lo largo de las negociaciones del Brexit, nadie de mi partido o ningún unionista abogó por el cierre de la frontera. Nunca estuvo en nuestra agenda. Pero luego fue vergonzoso cómo el Gobierno central negoció las cosas.

Foto: Un cartel contra una frontera 'dura' entre Irlanda e Irlanda del Norte. (Reuters)

P. ¿Tiene miedo a que una victoria del Sinn Fein lleve a una petición para celebrar un referéndum de reunificación con la República de Irlanda?

R. Ese siempre ha sido su objetivo histórico así que no me queda ninguna duda de que si consiguen un solo escaño más que los unionistas los pondrán encima de la mesa. Utilizarán cualquier excusa. Pero una isla unida no evitaría tener igualmente a un país dividido. Que Dios ayude a Dublín si eso ocurre, de la misma manera, que tiene que ayudar ahora a Londres. De momento, todas las encuestas muestran que la gran mayoría de norirlandeses se muestra a favor de seguir siendo parte del Reino Unido. Y a menos que no haya una clara demanda popular para convocar plebiscito, el Gobierno central no está obligado a sacar las urnas. No estamos preparados para una reunificación. La economía no está preparada para ello. Alrededor del 60% de los norirlandeses trabaja en el sector público comparado con el 12% de los ciudadanos de la República de Irlanda. Solo ese detalle refleja cuán complicadas serían las negociaciones.

P. ¿El hecho de que ahora haya más norirlandeses que nunca con pasaporte de la República de Irlanda no significa que un referéndum de reunificación vaya a ser inevitable?

R. Para nada. Quizá te sorprenda, pero para mucho, el hecho de tener un pasaporte de la República de Irlanda es sencillamente porque es más barato que el británico. Y muchos lo han hecho por pura practicidad. Con el Brexit se habló durante mucho tiempo de controles y muchos creen que ahora para viajar es mucho más fácil tener los dos simplemente para evitar colas en aeropuertos.

P. Así que no es una cuestión de identidad.

R. Mira yo mismo cuando en rugby juega Irlanda contra Inglaterra, voy con Irlanda. Cuando se trata de música, estaré mucho más en sintonía con la música irlandesa. Nunca he renegado de mi identidad irlandesa porque es lo que me hace ser un ciudadano único del Reino Unido. Al igual que un escocés. Yo no me siento como un pequeño inglés que vive en Irlanda del Norte. Soy un orgulloso 'Ulsterman', un irlandés que vive en el Reino Unido. Como ciudadano británico, eso es lo que soy. La identidad del Reino Unido es muy ecléctica y debemos respetarla porque es lo que nos hace ser lo que somos como nación.

Los católicos del Sinn Fein —el que fuera antiguo brazo político del ya extinto IRA— van camino de hacer historia en la provincia británica de Irlanda del Norte. Según los sondeos, se convertirán, por primera vez desde la división de la isla en 1921, en la formación más votada en las elecciones celebradas este jueves. El lento recuento electoral no se espera que termine hasta el viernes por la noche o incluso el sábado. La victoria sería tremendamente simbólica porque el objetivo de los nacionalistas siempre ha sido la reunificación con la República de Irlanda, con la que ahora están precisamente más alineados que nunca debido al Brexit. El divorcio europeo ha dejado a Belfast más cerca de la normativa de Dublín que de la de Londres.

Irlanda del Norte Reino Unido Brexit Boris Johnson