La conspiración QAnon y el Black Lives Matter entran en el Congreso de EEUU
  1. Mundo
La simpatizante de QAnon, "100% proarmas"

La conspiración QAnon y el Black Lives Matter entran en el Congreso de EEUU

El pasado mes de septiembre la entonces candidata publicó una imagen suya sosteniendo un fusil de asalto junto a la fotografía de tres congresistas: Facebook se la retiró por violencia

placeholder Foto: Foto: EC
Foto: EC

La larga noche electoral de EEUU empieza ya a dejar ya algunas sorpresas. La conspiración QAnon y el movimiento antirracista Black Lives Matter ya tienen su representación en el Congreso de los EEUU.

La institución contará a partir de enero con su primera congresista que se adhiere abiertamente al movimiento QAnon, que promueve teorías de la conspiración, y con la primera activista de Black Lives Matter que llega a legisladora a nivel federal, confirmaron este miércoles las proyecciones de los medios.

"100% proarmas, 100% proTrump"

Al ganar un escaño para la Cámara Baja por Georgia, la republicana Marjorie Taylor Greene se convirtió en la primera legisladora estadounidense que ha declarado su fe en QAnon, un grupo formado en foros de Internet y que ha sido etiquetado por el FBI como potencial amenaza de terrorismo doméstico.

Los seguidores de ese movimiento, que ha florecido gracias a las redes sociales, creen que el mundo está dirigido por una organización de pedófilos satánicos que, entre otras cosas, conspiran para derrocar al presidente Donald Trump.

Foto: Protestas en Estados Unidos.

Ya tenía la victoria casi asegurada el pasado mes de agosto, cuando se hizo con las primarias republicanas en el estado de Georgia; se la aseguró el mes de septiembre y en esta jornada electoral se ha hecho real: la empresaria Marjorie Taylor Greene, simpatizante de QAnon, se ha convertido en la primera persona que apoya este movimiento conspiratorio y que obtiene un escaño en la cámara baja del Congreso estadounidense, gracias a su victoria en los comicios en su distrito, en el noroeste del estado. "Muchas gracias al gran pueblo del noroeste de Georgia por enviarme al Congreso para luchar por vosotros", ha celebrado la política de 46 años. Además, Taylor Greene se ha convertido en la primera mujer en representar este distrito en la historia de la democracia de Estados Unidos.

La empresaria se define a sí misma como "100% provida, a favor de las armas y pro-Donald Trump", además de "esposa, madre y empresaria conservadora" en contra del socialismo de izquierda que "quiere destruir" Estados Unidos e incluso el propio Trump ya afirmó en su momento que Taylor Greene era el futuro del Partido Republicano. La victoria de la republicana, no obstante, no es ninguna sorpresa: su contrincante, el candidato demócrata Kevin Van Ausdal, se retiró el pasado mes de septiembre de la contienda electoral por razones personales y familiares.

Al anunciar su retirada, Van Ausdal insistió en que sus razones para presentar su candidatura tenían mucho que ver con tratar de solucionar los problemas de la ciudadanía, subrayando que ni la ira ni la polarización estaban haciendo ningún bien por los ciudadanos estadounidenses. "Esa retórica se ha convertido en un extremismo peligroso, como el de la candidatura de Marjorie Greene". A pesar de que ha tratado de distanciarse del movimiento conspiranoico, la ya congresista electa ha venido apoyando esta teoría que afirma que Donald Trump lidera una guerra secreta contra una secta satánica, pedófila y caníbal, asentada en la Casa Blanca.

El FBI ha designado QAnon como una potencial amenaza extremista a nivel nacional, y redes sociales como Twitter o TikTok han prohibido y bloqueado muchas cuentas y etiquetas relacionadas con este movimiento para que ni siquiera aparezcan en sus resultados de búsqueda. Taylor Greene se ha pronunciado, asimismo, a favor del polémico muro que Trump ha defendido siempre para separar Estados Unidos de México, aunque perdió el apoyo de muchos republicanos al hacerse públicos una serie de vídeos en los que aparecía realizando comentarios ofensivos contra negros, musulmanes y judíos.

Foto: Ayanna Pressley (D-MA), Ilhan Omar (D-MN), Rashida Tlaib (D-MI) and Alexandria Ocasio-Cortez (D-NY) en una foto de archivo. (Reuters)

A principios de septiembre, Facebook retiró una imagen que la propia candidata publicó en la que aparecía ella misma sosteniendo un fuil de asalto junto a las fotos de tres congresistas demócratas: la red social consideró que la fotografía violaba su política sobre violencia e incitación a la violencia. Sin embargo el texto de la publicación no fue retirado y en él se podía leer que las tres congresistasAlexandria Ocasio-Cortez, Ilhan Omar y Rashida Tlaib— eran "izquierdistas que quieren destrozar" Estados Unidos.

Bush, una más en el 'squad' de Ocasio-Cortez

Mientras, la demócrata Cori Bush se convirtió en la primera activista de Black Lives Matter que llega al Congreso federal, después de un año marcado por las protestas encabezadas por ese grupo contra el racismo y la brutalidad policial. Bush, una enfermera de 44 años, hizo además historia como la primera mujer negra que representa al estado de Misuri en el Congreso, y se enmarca en el ala izquierdista del Partido Demócrata, como las integrantes del llamado 'squad' o escuadrón al que pertenece Alexandria Ocasio-Cortez.

Las dos ganadoras formaron parte de un récord de 318 mujeres que compitieron este año por escaños en la Cámara de Representantes o el Senado federal, de las cuales 117 eran mujeres de raza no blanca.

En Nueva York, el demócrata Ritchie Torres hizo historia al ser elegido como el primer miembro del Congreso negro, con raíces latinas y abiertamente gay; un hito que dedicó a su comunidad en el Bronx. "El Bronx es mi hogar, es el que me hizo quien soy y es por lo que lucharé en el Congreso. Agradezco a los votantes desde el fondo de mi corazón por la confianza que han depositado en mí", señaló Torres.

Otro candidato demócrata del mismo estado, Mondaire Jones, podría compartir con él la marca de los primeros congresistas negros abiertamente homosexuales, a falta de que terminara el recuento en su estado, que mostraba una contienda muy ajustada con la candidata republicana Maureen McArdle Shulman.

En Texas, la victoria del republicano Ronny Jackson, que ganó un asiento en la Cámara de Representantes, llamó la atención porque ese político fue el médico oficial de Trump en la Casa Blanca al comienzo de su mandato.

Las afirmaciones de Jackson de que Trump tenía "unos genes increíblemente buenos" generaron burlas en internet por su carácter hiperbólico, pero parecieron reforzar su relación con el presidente, que luego le nominó como secretario de Veteranos.

Elecciones EEUU Partido Republicano
El redactor recomienda