la ayuda humanitaria y el riesgo para maduro

Por qué el próximo sábado será un punto de inflexión en la crisis de Venezuela

Con un plan aún por definir Trump y Guaidó intentarán que entre la ayuda humanitaria. Es improbable, pero si superan el bloqueo el daño para la legitimidad de Maduro será enorme

Foto: Un avión de la fuerza aérea de EEUU con ayuda humanitaria para Venezuela tras aterrizar en el aeropuerto Camilo Daza, en Cúcuta, Colombia. (Reuters)
Un avión de la fuerza aérea de EEUU con ayuda humanitaria para Venezuela tras aterrizar en el aeropuerto Camilo Daza, en Cúcuta, Colombia. (Reuters)

La crisis de Venezuela tiene una fecha clave: el próximo sábado, día en que vence el ultimátum de la Administración Trump y la oposición para que Nicolás Maduro permita la entrada de ayuda humanitaria. Trump y el autoproclamado presidente Juan Guaidó, líder de la opositora Asamblea Nacional, pondrán en práctica su plan para trasladar los cargamentos de medicinas y alimentos desde Colombia, Brasil y Curasao hasta territorio venezolano.

La gran pregunta es por dónde entrará la ayuda. La oposición no ha aclarado cómo pretende superar el bloqueo impuesto en la frontera con Colombia -concretamente en el puente de Tienditas, donde no hay ningún punto fijo de control militar- por el Gobierno de Nicolás Maduro, que hoy recibirá 300 toneladas de ayuda humanitaria procedente de Rusia “convertidas en medicinas de alto costo”.

La Asamblea Nacional argumenta que explicar su plan facilitaría al chavismo el impedir la entrada de los cargamentos, que Maduro considera “el primer paso de una intervención militar estadounidense”. Mientras, activistas sugieren recurrir al contrabando y opositores prevén que los manifestantes antichavistas pueden sobrepasar a los militares desplegados en la frontera. El chavismo también ha llamado a “las fuerzas revolucionarias” a manifestarse el sábado en todos los estados de Venezuela.

Ahora que el pulso entre Gobierno y oposición se centra en la entrada de la ayuda procedente de EEUU, Maduro, que niega la emergencia humanitaria y utiliza el bloqueo para demostrar que sigue dominando las instituciones, ha pedido al Ejército que prepare un “plan especial de despliegue” en la frontera con Colombia. El lunes, Donald Trump lanzó su amenaza más dura hasta la fecha contra los militares venezolanos, asegurando que “lo perderán todo” si mantienen su lealtad al chavismo e impiden la entrada de los cargamentos acumulados en la frontera.

“Buscamos una transición pacífica, pero todas las opciones siguen sobre la mesa”, dijo Trump en Florida durante un encuentro con la comunidad venezolana y el exilio político, en un discurso precedido por unas breve intervención de Guaidó por videoconferencia. Sobre quienes apoyan a Maduro, Washington “sabe quiénes son y dónde tienen guardados los miles de millones de dólares que han robado”.

"La entrada de la ayuda supondría una gran victoria para Guaidó, no definitiva, pero sí sería el principio del fin para Maduro"

La amenaza de Trump coincide con un aumento de la presión por parte Washington, que ha convertido estos cargamentos en un arma política. Guaidó ha asegurado que el próximo sábado los suministros entrarán “sí o sí” en el país. La crisis de la ayuda humanitaria, por tanto, puede suponer un punto de inflexión en la crisis de Venezuela.

Si los cargamentos de comida y medicinas llegan al interior del país se demostrará que Maduro ha perdido el control de la frontera -y de los militares allí desplegados-, lo que debilitaría su legitimidad como presidente. La estrategia es peligrosa: en el lado venezolano, el Gobierno ha desplegado soldados, miembros de los colectivos -grupos de choque de apoyo al chavismo- y vehículos blindados. Al otro lado, el enjambre de voluntarios venezolanos preparados para trasladar la ayuda. “Con esta retórica belicosa creas una situación explosiva. Un incidente ahí podría acabar mal”, explica Adam Isacson de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), al 'New York Times'.

"El principio del fin para Maduro"

"La entrada de la ayuda parece improbable, aunque ahora mismo todo es una incógnita. Desde el punto de vista político, supondría una gran victoria para Guaidó, no definitiva, pero sí sería el principio del fin para Maduro. Sería una victoria de la fuerza multinacional que le apoya y un desprestigio para el chavismo. Y, más importante, después habría un segundo empuje en forma de ofensiva diplomática, que puede estar dirigida a quebrar la cúpula militar venezolana, a reforzar la presión de la Unión Europea o a convencer a Rusia y China de que sus inversiones en Venezuela están aseguradas", explica a este diario José Luis Villegas, investigador de la cátedra de América Latina de la Universidad Comillas-ICADE.

Guaidó se dirigió ayer a la red de voluntarios a través de Twitter, donde difundió los nombres de diez altos cargos militares que comandan destacamentos en estados fronterizos como Táchira y Bolívar. "Vamos a mandarle un mensaje a cada jefe militar responsable de las zonas del país por dónde va a entrar la ayuda humanitaria. Vamos a pedirles que se pongan del lado de la Constitución, dejen entrar la ayuda y nos acompañen a lograr la libertad", dijo

Ayuda humanitaria para Venezuela procedente de EEUU en un almacen en Cúcuta, en la frontera entre Colombia y Venezuela. (Reuters)
Ayuda humanitaria para Venezuela procedente de EEUU en un almacen en Cúcuta, en la frontera entre Colombia y Venezuela. (Reuters)

En medio del enfrentamiento a cuenta de la ayuda humanitaria, la Organización Mundial de la Salud afirmó este martes que la emigración del personal sanitario venezolano o la escasez de medicinas han afectado la capacidad de la red de salud del país para responder a emergencias y epidemias. El sistema sanitario venezolano “mantiene todavía cierta capacidad”, pero el daño causado por la crisis afecta especialmente a la atención secundaria y terciaria (médicos especialistas). Así, el número de fallecidos por difteria ha aumentado (de 17 fallecidos en 2016 a 150 en 2018), un brote de sarampión ha provocado 76 muertes y 6.395 casos desde julio de 2017 y “los casos de malaria han aumentado significativamente en los últimos tres años”, según el portavoz de la OMS, Tarik Jasarevic.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios