"Guaidó es un 'Terminator', fabricado fuera"

Cómo vive el chavismo una posible invasión de EEUU

El chavismo siempre cierra filas cuando hay un enemigo exterior, sea de la naturaleza que sea. Ahora son nuevamente EEUU y Donald Trump, como antes lo fue Barack Obama

Foto: Simpatizantes de Nicolás Maduro durante una ceremonia en Caracas. (Reuters)
Simpatizantes de Nicolás Maduro durante una ceremonia en Caracas. (Reuters)

Por muchos embates que SUFRA, el chavismo siempre cierra filas cuando hay un enemigo exterior, sea de la naturaleza que sea. Ahora es nuevamente Estados Unidos y su presidente, Donald Trump, como antes lo fue Barack Obama. Pero en esta ocasión, lo externo tiene un componente nacional: Juan Guaidó. El presidente de la Asamblea Nacional, reconocido por decenas de países como presidente encargado de Venezuela, es a ojos de la tolda roja un "títere del imperio". Y ante esto y la injerencia extranjera, están dispuestos a lo que sea.

El presidente Nicolás Maduro hizo un llamamiento para que, a partir del pasado miércoles, en todas las plazas Bolívar (como nuestra plaza mayor) de Venezuela se hiciera una recogida de firmas para rechazar la injerencia de Estados Unidos en los asuntos domésticos. Una jugada similar se hizo en marzo de 2015 contra el Decreto de Obama, una orden ejecutiva en la que declaraba la emergencia nacional por la amenaza “inusual y extraordinaria” a la seguridad nacional causada por la situación del país caribeño. En Venezolana de Televisión, la cadena estatal, la programación se llena con concentraciones en diversos puntos del país comandadas por Diosdado Cabello, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente.

El discurso es belicista, como lo ha sido durante todos estos años, solo que cada tanto hay repuntes. El 'si vis pacem, para bellum' de Vegecio se ha repetido hasta la saciedad en múltiples formas. “El pueblo está armado ya. Si quieres la paz, prepárate para defenderla”, ha dicho Nicolás Maduro en varias ocasiones. Y ha afirmado que hay hasta un millón y medio de milicianos, una cifra que podría llegar a los dos millones en breve, según él.

En la comuna Rogelio Castillo Gamarra, en el sector José Félix Ribas de Petare, Palmiro Vidal apura un cigarrillo hasta el filtro. Este hombre de cultura, pero también dispuesto en su día a la guerrilla, asegura que Estados Unidos pretende una invasión del país. “Es una amenaza. Ellos lo pretenden, no queremos que pase. Pero no nos detendremos. Este es un país asediado económicamente, socialmente y mediáticamente. Libraremos una guerra de todo el pueblo en caso de que agredan al pueblo. Esto se puede convertir en un Vietnam”.

Sobre Guaidó, Vidal tiene una opinión clara. “Es el presidente encargado del Departamento de EEUU. Es un diputado en desacato que apenas sacó 50.000 votos por el estado Vargas. Este plan lo tienen claro desde la fiesta mexicana”. Se refiere a un supuesto plan descubierto a través de una serie de correos electrónicos por el que varios integrantes de la oposición, incluido Guaidó, habrían recibido adiestramiento por parte de un equipo de serbios en México con el fin de derrocar al entonces presidente, Hugo Chávez.

“Él no es nadie. Ni es nada aún. Es una especie de 'Terminator' político, un tipo enviado, fabricado por la política de fuera, sin arraigo en el país. Sus jefes son el jefe de Voluntad Popular [Leopoldo López] y Trump”, añade Vidal.

Un niño con una bandera de EEUU corre bajo una bandera venezolana en Cúcuta, frontera con Colombia. (Reuters)
Un niño con una bandera de EEUU corre bajo una bandera venezolana en Cúcuta, frontera con Colombia. (Reuters)

Vidal critica duramente las sanciones de EEUU contra la economía venezolana y dice que el objetivo que tienen es paralizarlo todo. “Trump quiere el 50% de la riqueza de Venezuela para ellos, para cobrarse lo que le está costando esta 'güera'. Es lo mismo que en Libia. Es un vulgar robo, como hicieron allá”. Como cree que es un robo la retención del oro del Estado venezolano en Reino Unido.

A su lado asiente José Boyer, portavoz de planificación de la comuna. También se encarga de hacer un registro de las personas discapacitadas de la zona para que les pueda llegar ayuda del Gobierno. Él mismo ha sido beneficiario en multitud de ocasiones de la Misión Milagro, un proyecto de cooperación entre Cuba y Venezuela que se inició en 2004 para ayudar a personas de bajos recursos con problemas en la vista.

Para Boyer, Guaidó es como una 'comiquita' (dibujos animados). “Es falso, ha sido impuesto. A quién se le ocurre ponerse en una plaza y decir que es presidente. Que se elija por el pueblo y vemos. Es un comi-presidente. La Asamblea Nacional está en desacato y esos diputados aún están ahí. Eso sí es un error de la Constitución (1999), porque no deberían seguir ahí”, dice.

Teme una invasión: “Según la historia, estamos a punto de la injerencia. Aquí han aplicado todos los manuales, pero el pueblo está activo. La gente no sabe qué es una invasión, lo ven como una película. Eso no es contra alguien en específico, sino contra el pueblo. Todos van a sufrir igual”.

Pero también dice Boyer que, de producirse, darán la pelea. “Casi dos millones de milicianos nos estamos preparando para la paz, pero para mantenerla. No tenemos su poder, pero sí la moral para resistir. Si no luchamos, ¿nos quedamos en casa esperando que nos caiga una bomba? El pueblo lucha por un ideal”.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios