Es noticia
Menú
Roma no cede y confirma que se desviará de los objetivos pactados con Bruselas
  1. Mundo
tajani: "El riesgo es provocar daños enormes"

Roma no cede y confirma que se desviará de los objetivos pactados con Bruselas

El también italiano Tajani, presidente del Parlamento Europeo, advierte de "daños enormes para los italianos en los próximos años", pero Roma no cede. No ha hecho ninguna concesión

Foto: El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, tras visitar el lugar en el que el cuerpo de una menor fue encontrado, en el distrito de San Lorenzo, Roma. (EFE)
El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, tras visitar el lugar en el que el cuerpo de una menor fue encontrado, en el distrito de San Lorenzo, Roma. (EFE)

Italia no cede ante Bruselas. O, por lo menos, no por ahora. La ley de Presupuestos de Italia “no cambia". "Estamos convencidos de que esto es lo que necesita nuestro país”, dijo este martes el jefe político del Movimiento 5 Estrellas (M5S), Luigi Di Maio. “Mantenemos [elevar el déficit hasta] el 2,4%, porque creemos que el PIB crecerá un 1,5%”, añadió el también vicepresidente. Así respondió el Gobierno italiano a Bruselas en el día en que finalizaba el plazo dado por la Comisión Europea a Roma para que rectificara el presupuesto de 2019, después que Italia se desviara de los objetivos económicos pactados con anterioridad con las autoridades europeas.

“2019 será el año de los cambios”, agregó el político. “[El ministro de Economía, Giovanni] Tria está enviando la carta de respuesta en este momento”, añadió Di Maio, tras una reunión del Consejo de Ministros que se cerró a las 10 de la noche. Un encuentro que finalmente acabó sin declaraciones inmediatas de Matteo Salvini, el líder de la Liga y socio gubernamental del M5S, quien —acabada la reunión— salió por una puerta trasera de Palazzo Chigi, sede del Gobierno italiano.

La decisión ha llegado después de una jornada que, para el Gobierno italiano, empezó con la torcida cumbre sobre Libia en Palermo. Un encuentro que Roma pretendía vender como una victoria de su nueva política exterior pero que terminó sin la participación de los principales líderes europeos y con el abandono de Turquía y del mariscal Jalifa Haftar —el hombre que controla el este de Libia— de las mesas de diálogo. En este clima, ya de regreso a Roma, Di Maio y Salvini celebraron en la tarde un primer encuentro con el primer ministro, Giuseppe Conte, y el ministro de Economía, el tecnócrata Giovanni Tria.

Allí fue donde Salvini dio las primeras indicaciones sobre cuál sería la posición italiana ante Bruselas. “Estamos trabajando para garantizar más puestos de trabajo, más derechos para los jubilados, y menos impuestos no para todos, pero sí para muchos italianos. Si esto le gusta a Europa, nos harán felices, aunque seguiremos igualmente hacia adelante”, dijo el vicepresidente y ministro de Interior italiano. “Hay cosas que modificaremos, pero no porque lo dice Bruselas, sino por otros motivos. Por ejemplo, por el mal tiempo”, afirmó poco antes de entrar en la reunión, que estuvo sucedida —pocos minutos antes de las nueve de la noche— por una sesión plenaria con los ministros integrantes del Ejecutivo italiano.

Ninguna concesión. Ni siquiera después de las palabras del también italiano Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo, quien durante el día lanzó un llamamiento al Gobierno de su país. “Hay que cambiar de rumbo y hay que hacerlo rápidamente. Hay tiempo hasta esta noche. El buen sentido debe prevalecer sobre los caprichos (…), sobre la arrogancia de posiciones que no pueden ser defendidas económicamente”, dijo Tajani. “El riesgo —insistió— es provocar daños enormes para los italianos en los próximos años”.

Foto: El ministro del Interior, Matteo Salvini, habla a los medios en el Senado. en Roma. (Reuters)

Daño a los jóvenes

El día ha coincidido también con la divulgación de un duro informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), que ha puesto en números rojos el proyecto económico impulsado por la Liga y el M5S. Según el organismo, de hecho, el plan de expansión del déficit italiano tendrá “probables efectos negativos en el medio plazo, si la prima de riesgo sigue creciendo”. Para el FMI, Roma tiene una preocupación légitima por el empeoramiento de las condiciones de vida de la clase media y de los jóvenes italianos, pero las respuestas hay que buscarlas en otros lares, es decir, en la consolidación fiscal, el aumento de la producción y el fortalecimiento del sistema bancario.

Más aún, el FMI también contradijo el pronóstico del Gobierno de que la deuda pública italiana bajará gracias al plan que promueven la Liga y M5S, y coincidió con Bruselas en que se mantendrá por encima del 130% del PIB en los próximos tres años. Y, de igual modo, consideró que el PIB del país se mantendrá en un crecimiento de “alrededor de un 1%" en el trieno 2018-2020 y caerá aún más a partir de esas fechas. Un pronóstico, este, aún peor que el de la Comisión Europea.

Por ello, según el Fondo, ya han sido nocivas algunas medidas económicas paralelas que el Gobierno ha aprobado en los últimos meses, como el llamado Decreto Dignidad, que ha establecido mayores costos para las empresas en los despidos injustos. Y así también el FMI ha reprobado la llamada Cuota 100, con la que los italianos podrán jubilarse cuando sus años de edad y de cotización sumen 100, como ha previsto el Gobierno en su Ley de Presupuestos.

Esta última medida, en particular, es vista por el FMI como una reforma que hipoteca el futuro de los jóvenes y de la población que hoy trabaja. “La carga fiscal recae sobre una base relativamente estrecha, el trabajo se grava fuertemente, mientras que la riqueza no. Estas políticas favorecen a las generaciones más ancianas a expensas de las más jóvenes”, han considerado los inspectores del FMI. De igual manera, la 'flat tax' (el impuesto único para autónomos con ingresos de hasta 65.000 euros, promovida por la Liga) y las amnistías fiscales aumentan “la incertidumbre y dañan el ecosistema empresarial”.

Foto: La ministra española de Economía habla con su homólogo italiano, Giovanni Tria, en un Eurogrupo en junio. (EFE)

Menos créditos

De igual manera, también otros observadores empiezan a enviar avisos cada día más apremiantes al Gobierno italiano. “Las consecuencias de los planes presupuestarios del M5S y de la Liga ya se sienten incluso antes de que estas medidas entren en vigor. En el norte de Italia, por ejemplo, los bancos ya están concediendo menos créditos a las empresas”, explicaba este martes el director del prestigioso diario 'Il Corriere della Sera', Luciano Fontana.

“Asimismo, otro aspecto son los desacuerdos entre los socios de gobierno. Siempre en el norte del país, los 5 Estrellas están bloqueando varios proyectos de nuevas infraestructuras y muchos allí no están nada contentos. Eso se lo están diciendo a Salvini también sus gobernadores en la zona”, explicó Fontana, respondiendo a El Confidencial.

Así y todo, de acuerdo con él, ambos bandos —Bruselas y Roma— seguirán enrocados en sus posiciones un tiempo más. “Creo que seguirán enfrentándose un tiempo más, pero luego, en el momento en el que Roma se siente a redactar cómo planea implementar cada medida, se llegará a algún compromiso”, dijo Fontana. “Sé de muchos, entre ellos [la canciller alemana Ángela] Merkel y [el gobernador del BCE Mario] Draghi, que están trabajando para mediar en esta crisis”, añadió.

En esta línea, Fontana consideró que es probable que Bruselas abra ahora un expediente sancionador —como ya les ha ocurrido a otros países europeos—, pero sin llegar a suspender de inmediato los fondos estructurales que recibe Italia.

Italia no cede ante Bruselas. O, por lo menos, no por ahora. La ley de Presupuestos de Italia “no cambia". "Estamos convencidos de que esto es lo que necesita nuestro país”, dijo este martes el jefe político del Movimiento 5 Estrellas (M5S), Luigi Di Maio. “Mantenemos [elevar el déficit hasta] el 2,4%, porque creemos que el PIB crecerá un 1,5%”, añadió el también vicepresidente. Así respondió el Gobierno italiano a Bruselas en el día en que finalizaba el plazo dado por la Comisión Europea a Roma para que rectificara el presupuesto de 2019, después que Italia se desviara de los objetivos económicos pactados con anterioridad con las autoridades europeas.

Matteo Salvini Fondo Monetario Internacional (FMI) Comisión Europea
El redactor recomienda