Un grupo de manifestantes contra la injusticia racial han derribado y prendido fuego a una estatua del general del ejército confederado Albert Pike en Washington (EEUU). Los hechos tuvieron lugar cerca de la sede de la policía desde la que un grupo de agentes se acercó para apagar las llamas con un extintor. Tras el incidente, Donald Trump publicó un tuit en el que criticaba la actitud de la policía por no haber detenido a los responsables. "Estas personas deberían ser detenidas de inmediato. ¡Qué vergüenza para nuestro país!", tuiteó Trump.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios