Lo que dejan atrás las niñas raptadas por Boko Haram

Lo que dejan atrás las niñas raptadas por Boko Haram

  • Pantalla completa
Un vacío dejado por el secuestro
1 de 20
Comparte la fotografía

Un vacío dejado por el secuestro

Adama Mustapha, la madre de las niñas Salamutu, Fatima y Maryam Mustapha, estudiantes de la Escuela Gubernamental de Ciencia y Técnica, sentada junto a prendas y objetos de sus hijas en su casa de Dapchi, en el estado de Yobe, Nigeria, el 24 de febrero de 2018. (Reuters)

Un vacío dejado por el secuestro
2 de 20
Comparte la fotografía

Un vacío dejado por el secuestro

El edificio de un laboratorio informático de la Escuela Gubernamental de Ciencia y Técnica en Dapchi, el 27 de febrero de 2018. (Reuters)

Un vacío dejado por el secuestro
3 de 20
Comparte la fotografía

Un vacío dejado por el secuestro

Una clase de la Escuela Gubernamental de Ciencia y Técnica en Dapchi. (Reuters)

Un vacío dejado por el secuestro
4 de 20
Comparte la fotografía

Un vacío dejado por el secuestro

Hajiya Gana Mohammed, madre de la estudiante secuestrada Afisat Grah, sentada junto a los libros y las ropas de su hija. (Reuters)

Un vacío dejado por el secuestro
5 de 20
Comparte la fotografía

Un vacío dejado por el secuestro

Foto de carnet de Afisat Grah, una de las estudiantes secuestradas. (Reuters)

Un vacío dejado por el secuestro
6 de 20
Comparte la fotografía

Un vacío dejado por el secuestro

Las ropas de Maryam Adam Kontoma, una de las estudiantes secuestradas, reposan en la cama de su madre en Dapchi. (Reuters)

Un vacío dejado por el secuestro
7 de 20
Comparte la fotografía

Un vacío dejado por el secuestro

Parientes de las niñas secuestradas en Dapchi. (Reuters)

Un vacío dejado por el secuestro
8 de 20
Comparte la fotografía

Un vacío dejado por el secuestro

Amina Usman, de 15 años, logró escapar del ataque contra la escuela. (Reuters)

Un vacío dejado por el secuestro
9 de 20
Comparte la fotografía

Un vacío dejado por el secuestro

Amina Usman con sus hermanas. (Reuters)

Un vacío dejado por el secuestro
10 de 20
Comparte la fotografía

Un vacío dejado por el secuestro

Ropas y un colchón en un dormitorio estudiantil en la Escuela Gubernamental de Ciencia y Técnica en Dapchi. (Reuters)

Un vacío dejado por el secuestro
11 de 20
Comparte la fotografía

Un vacío dejado por el secuestro

Un grupo de mujeres camina por una calle de Babangida, en el estado de Yobe, en el nordeste de Nigeria, uno de los más castigados por Boko Haram. (Reuters)

Un vacío dejado por el secuestro
12 de 20
Comparte la fotografía

Un vacío dejado por el secuestro

Usman Dunoma, sentado junto a su esposa, sostiene el uniforme escolar de su hija secuestrada. (Reuters)

Un vacío dejado por el secuestro
13 de 20
Comparte la fotografía

Un vacío dejado por el secuestro

Alhaji Audu Danga, padre de la estudiante secuestrada Falmat Audu, enarbola el uniforme escolar de su hija. (Reuters)

Un vacío dejado por el secuestro
14 de 20
Comparte la fotografía

Un vacío dejado por el secuestro

Una mujer camina por una calle de Dapchi. (Reuters)

Un vacío dejado por el secuestro
15 de 20
Comparte la fotografía

Un vacío dejado por el secuestro

Mujeres de la etnia fulani con anillos en la nariz en Dapchi, el 27 de febrero de 2018. (Reuters)

Un vacío dejado por el secuestro
16 de 20
Comparte la fotografía

Un vacío dejado por el secuestro

Kachalla Bukar, padre de la estudiante secuestrada Aisha Kachalla, sostiene un vestido de su hija. (Reuters)

Un vacío dejado por el secuestro
17 de 20
Comparte la fotografía

Un vacío dejado por el secuestro

Pintadas en la pared del comedor de la Escuela Gubernamental de Ciencia y Técnica de Dapchi donde se produjo el secuestro. (Reuters)

Un vacío dejado por el secuestro
18 de 20
Comparte la fotografía

Un vacío dejado por el secuestro

Anotaciones en una pizarra de la Escuela Gubernamental de Ciencia y Técnica de Dapchi. (Reuters)

Un vacío dejado por el secuestro
19 de 20
Comparte la fotografía

Un vacío dejado por el secuestro

La madre y las hermanas de la estudiante secuestrada Fatima Dala, sentadas junto a una pared cubierta por pintadas y notas escritas por Fatima en su hogar, en la aldea de Jumbam, el 24 de febrero de 2018. (Reuters)

Pequeños objetos cotidianos son la única conexión entre 110 niñas secuestradas por Boko Haram, llevado a cabo este febrero en el nordeste de Nigeria, y los padres de las niñas, que los custodian como tesoros.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios