Es noticia
Menú
Ford anuncia mejoras para sus eléctricos y Panasonic aumentará el alcance de los Tesla
  1. Motor
  2. Tecnología y motor
Cambios en la tecnología de iones de litio

Ford anuncia mejoras para sus eléctricos y Panasonic aumentará el alcance de los Tesla

Sin revoluciones, pero con evoluciones continuas. La electromovilidad moderna tiene mucho margen de mejora y los esfuerzos de los fabricantes se centran en la batería, un elemento clave que Ford y Tesla optimizarán a corto y medio plazo

Foto: Para finales de 2023 Ford espera haber vendido ya 270.000 unidades del Mustang Mach-E. (Ford)
Para finales de 2023 Ford espera haber vendido ya 270.000 unidades del Mustang Mach-E. (Ford)

Aunque no se ha concretado una fecha exacta para ello, Panasonic ha anunciado recientemente que está preparando una mejora decisiva en las baterías que suministra a Tesla, el fabricante estadounidense de vehículos eléctricos con el que colabora desde que la entonces firma californiana, que hoy tiene su sede en Texas, se propusiera hacer coches propulsados por pilas de iones de litio. La japonesa Panasonic Energy creyó desde el minuto uno en aquel proyecto y hoy trabaja en estrecha relación con Tesla, hasta el punto de producir sus baterías en la gigafactoría que la empresa de Musk tiene en Nevada.

Y Panasonic Energy, por medio de su director de Tecnología Shoichiro Watanabe, desvelaba días atrás que las pequeñas pilas cilíndricas de iones de litio que conforman cada batería de un coche de Tesla podrían mejorar en el futuro gracias a las investigaciones sobre la química de las baterías que comparten ambas empresas en favor del aumento de rendimiento y la reducción de costes, pues "antes de finalizar la década" podría incrementarse la densidad energética de esos diminutos acumuladores en un 20% gracias al empleo de nuevos aditivos en el electrolito, lo que abre la puerta a dos posibles evoluciones: fabricar vehículos eléctricos con baterías del mismo tamaño y peso que las actuales pero con un 20% más de autonomía o conseguir que los coches de Tesla tengan la misma autonomía que los actuales, pero a partir de baterías un 20% más ligeras y compactas, lo que permitiría reducir tanto el peso como el tamaño de los vehículos.

placeholder El próximo año las baterías de Tesla empezarán a adoptar las nuevas pilas 4680 de Panasonic.
El próximo año las baterías de Tesla empezarán a adoptar las nuevas pilas 4680 de Panasonic.

En concreto, las futuras baterías de Panasonic Energy para Tesla tendrían ya una densidad energética de 900 Wh/litro, cuando en las actuales es de 750 Wh/litro, y la compañía nipona confía en que esta evolución sirva también para elevar el voltaje desde los 4,2 voltios actuales a 4,5 o 4,6 voltios, lo que según las mismas fuentes optimiza bastante las posibilidades técnicas de los vehículos.

La noticia llega poco después de que Tesla anunciara que está investigando un nuevo tipo de batería, basada en la utilización de níquel y manganeso, que apenas se degradaría en cien años; un periodo aproximadamente diez veces superior al de las actuales baterías de iones de litio. Y a la espera de que Tesla y Panasonic precisen cuándo empezarían a utilizar sus nuevas baterías de iones de litio con una quinta parte más de densidad energética, sí se sabe que el próximo año entrarán en producción ya las nuevas pilas 4680 de Panasonic, más largas y de mayor diámetro que las actuales, y destinadas a las baterías de Tesla, lo que también podría traducirse en un incremento de la capacidad de almacenamiento de energía.

Cambios en los Ford eléctricos

Paralelamente, la multinacional estadounidense Ford también ha desvelado en los últimos días importantes planes dirigidos a intensificar su plan de electrificación, lo que incluye desde innovaciones técnicas hasta acuerdos con suministradores de materias primas y de baterías, tendentes al cumplimiento de sus objetivos: haber producido 600.000 vehículos eléctricos para finales de 2023 y más de 2 millones para finales de 2026, que más de la mitad de su producción global corresponda a vehículos eléctricos en 2030, ser una marca 100% eléctrica en Europa en 2035 y alcanzar la neutralidad en carbono a nivel mundial en 2050, o incluso antes.

Aunque seguirá utilizando por ahora la actual tecnología de níquel-cobalto-manganeso (NCM) en sus baterías, Ford está añadiendo ya la química de las celdas de litio-ferrofosfato (LFP) a su cartera, y esos nuevos paquetes de baterías LFP llegarán a los Mustang Mach-E vendidos en Norteamérica el próximo año, y a los F-150 Lightning a principios de 2024, confiando en proporcionar a los clientes la máxima autonomía posible durante más años de funcionamiento, además de reducir la dependencia de minerales escasos como el níquel. De hecho, las baterías con tecnología LFP suponen para la firma del óvalo un ahorro de entre el 10 y el 15% en el coste de materiales frente a las baterías de NCM.

El gigante de las baterías CATL se encargará de suministrar los paquetes con tecnología LFP completos para el Mustang Mach-E en Norteamérica a partir del próximo año, y para los F-150 Lighting a principios de 2024. Pero, al mismo tiempo, Ford también está aprovechando su buena relación con LG Energy Solution (LGES) y SK On para cumplir su objetivo de capacidad de baterías para finales de 2023. En concreto, LGES ha duplicado su capacidad en la planta polaca de Wroclaw para apoyar el aumento de producción de células NCM para los modelos Mustang Mach-E y E-Transit, mientras que SK On ha instalado capacidad extra para responder al aumento de la demanda de los F-150 Lightning y E-Transit hasta finales de 2023, ampliando la producción de celdas NCM más allá de los niveles planificados anteriormente en sus instalaciones de Atlanta, en Estados Unidos, y proporcionando nueva capacidad de celdas de batería desde su planta en Hungría.

Además, Ford dice haberse garantizado ya el 70% de la capacidad de las baterías para soportar los más de 2 millones de vehículos eléctricos que fabricará en todo el mundo hasta 2026, y tiene previsto localizar 40 GWh al año de capacidad de baterías de litio-ferrofosfato (LFP) en Estados Unidos en 2026, además de haber llegado a un acuerdo con CATL sobre la cooperación estratégica para el suministro de baterías a nivel mundial.

Más materias primas

Asimismo, Ford ha anunciado que está trabajando con importantes colaboradores mineros y que ha conseguido la mayor parte del níquel necesario para sus baterías hasta 2026 y más allá. Además, ha firmado numerosos preacuerdos para asegurarse materias primas clave, como el alcanzado con Vale Canada Ltd para explorar posibles oportunidades en toda la cadena de valor del vehículo eléctrico; el firmado con PT Vale Indonesia y Huayou Cobalt para explorar un proyecto de procesamiento de níquel a tres bandas; el acuerdo de compra con Huayou que proporcionará a Ford derechos sobre el equivalente a 84.000 toneladas al año de níquel; o el establecido con BHP para el suministro de níquel para las operaciones de BHP en Australia.

Además, la multinacional estadounidense también ha cerrado varios contratos decisivos en torno al litio, como el recientemente anunciado con Liontown Resources en Australia Occidental o el memorando de entendimiento no vinculante con Río Tinto, para estudiar un acuerdo de extracción de litio de su proyecto Rincón en Argentina, que podría extenderse también al suministro de aluminio y de cobre.

Del mismo modo, Ford sigue trabajando para garantizarse materiales clave destinados a las baterías que construirá en Norteamérica. Para ello, el fabricante de automóviles ha anunciado la firma de una carta de intenciones no vinculante con EcoPro BM y SK On para levantar una planta de producción de cátodos en Norteamérica, ha firmado un acuerdo vinculante de compra de carbonato de litio del proyecto Rhyolite Ridge de Ioneer en Nevada para apoyar la producción de vehículos eléctricos más allá de 2025, ha llegado a un acuerdo previo de entendimiento no vinculante con Compass Minerals para el hidróxido de litio y el carbonato de litio extraído en el Gran Lago Salado de Utah y ha firmado otro memorando de entendimiento no vinculante con Syrah Resources y SK On para asegurar la compra de grafito natural procedente de su mina en Luisiana.

Eficiencia en la planta de Colonia

En Europa, la planta de Ford en Colonia (Alemania) está siendo sometida a importantes actualizaciones de construcción para adecuarse a la producción de vehículos eléctricos a partir de 2023, lo que incluye la construcción de un nuevo edificio de 2.500 metros cuadrados de planta. Además, las actuales instalaciones de fabricación se renovarán con soluciones de eficiencia energética que permitirán ahorrar anualmente más de 2.000 toneladas de CO2 y más de 2.600 MWh de energía eléctrica. Se espera que el primer modelo eléctrico de pasajeros salga de la factoría de Colonia el próximo año, pero a él se unirá un segundo vehículo eléctrico desde mediados de 2024, alcanzándose progresivamente una capacidad en la nueva planta de 200.000 vehículos al año.

Así las cosas, para cuando finalice el 2023 Ford confía en haber totalizado ya una producción de 600.000 vehículos eléctricos, de los que 270.000 corresponderán al Mustang Mach-E que se vende en Norteamérica, Europa y China, 150.000 unidades al pick-up F-150 Lightning comercializado en Norteamérica, otras 150.000 unidades de la E-Transit eléctrica para Norteamérica y Europa, y 30.000 unidades del nuevo SUV producido en Colonia y comercializado solo en Europa, cuyo ritmo de producción aumentará considerablemente en años sucesivos.

De acuerdo con un estudio publicado por EY al que hace referencia Ford en su comunicado oficial, por primera vez la mayoría de los consumidores que tienen intención de comprar un coche en los próximos dos años dicen que elegirán un vehículo eléctrico o híbrido, un 11% más que el año pasado y un 22% más que en 2020; y la mayor parte de ese aumento corresponde a los vehículos 100% eléctricos. Y entre los propietarios de vehículos comerciales que aún no emplean vehículos eléctricos, el 60% de los gestores de flotas de Estados Unidos afirmaron en una encuesta realizada por Ford Pro que tienen previsto añadir vehículos eléctricos a sus operaciones en un plazo de dos años.

Aunque no se ha concretado una fecha exacta para ello, Panasonic ha anunciado recientemente que está preparando una mejora decisiva en las baterías que suministra a Tesla, el fabricante estadounidense de vehículos eléctricos con el que colabora desde que la entonces firma californiana, que hoy tiene su sede en Texas, se propusiera hacer coches propulsados por pilas de iones de litio. La japonesa Panasonic Energy creyó desde el minuto uno en aquel proyecto y hoy trabaja en estrecha relación con Tesla, hasta el punto de producir sus baterías en la gigafactoría que la empresa de Musk tiene en Nevada.

Tecnología Eficiencia energética Desarrollo sostenible Química Industria automóvil Movilidad del futuro Transporte
El redactor recomienda