¿Son posibles los viajes largos con un coche eléctrico? Bueno, a nosotros sí nos fue bien
  1. Motor
  2. Eléctricos
Mil kilómetros con el Mustang Mach-E

¿Son posibles los viajes largos con un coche eléctrico? Bueno, a nosotros sí nos fue bien

Ir de un punto A a un punto B sin contaminar a nuestro paso ya es un argumento. Y hacerlo casi en total silencio, también. Así fue nuestro viaje por Euskadi con el Ford Mustang Mach-E

placeholder Foto: Nuestro viaje a Euskadi desde Madrid incluyó la visita a algunos entornos naturales privilegiados, como Urdaibai, a escasos 40 kilómetros de Bilbao.
Nuestro viaje a Euskadi desde Madrid incluyó la visita a algunos entornos naturales privilegiados, como Urdaibai, a escasos 40 kilómetros de Bilbao.

Días atrás nos hacíamos eco de un estudio realizado en Noruega por la NAF, el club automovilista más importante en ese país nórdico, donde medían la autonomía real de 21 vehículos eléctricos en condiciones de uso realistas, es decir, por ciudades, carreteras y autovías, e incluso atravesando dos áreas montañosas. Y 18 de los modelos analizados superaban el valor oficial homologado en ciclo mixto WLTP, pues de media los coches participantes rebasaron en un 6% lo prometido. El triunfo fue para el Tesla Model 3 Long Range AWD, que logró 654,9 kilómetros (esa versión homologa ahora 614), pero entre los más generosos a la hora de devorar asfalto entre recarga y recarga se colaron los dos Ford Mustang Mach-E probados, pues la versión Extended Range (usa una batería de 99 kWh de capacidad total) con tracción posterior RWD alcanzó los 617,9 kilómetros, ligeramente por encima de los 610 anunciados, mientras que el Mach-E Extended Range con tracción total AWD, que homologa 540 kilómetros, tiró hasta los 551,9 kilómetros reales. Buen estreno el de estos recién llegados.

placeholder En nuestro viaje por Euskadi, las condiciones fueron muy cambiantes, con fuertes lluvias en algunos momentos.
En nuestro viaje por Euskadi, las condiciones fueron muy cambiantes, con fuertes lluvias en algunos momentos.

Leyendo la letra pequeña del estudio de la NAF veíamos que en carretera y autovía (los límites de velocidad legales allí son aún más raquíticos que los nuestros) la velocidad había oscilado entre 60 y 110 km/h, y eso nos llevó a pensar qué hubiese ocurrido con ritmos algo más exigentes como los habituales en nuestro país. Básicamente, cruceros de 90 km/h en carretera, o lo que toque si la vía serpentea, y de 120 km/h en autovía; siempre que nos atengamos a lo reglamentario. O dicho de otro modo: ¿se puede hacer un largo viaje con un vehículo eléctrico? Porque no solo depende de la autonomía del automóvil en cuestión, sino también de la infraestructura de recarga, que en unos países ya es muy nutrida y en otros, como el nuestro, todavía tiene camino por delante si se quiere electrificar la mentalidad del usuario medio.

Un Mustang Mach-E AWD de 351 CV

Para ir despejando dudas planteamos un viaje que simulara un fin de semana con salida el viernes a media mañana, y en el que recorreríamos cerca de mil kilómetros. Y nuestra herramienta de trabajo, un Ford Mustang Mach-E Extended Range AWD, con 351 CV de potencia y esos 540 kilómetros de alcance teórico que, según los noruegos, pasan a ser casi 552 cuando todo acompaña, pues el estudio de la NAF se realizó bajo condiciones casi perfectas para el rendimiento de las baterías, como temperaturas entre 20 y 25 grados (lo ideal técnicamente está entre 25 y 35) y ausencia de precipitaciones.

placeholder La infraestructura de recarga aún no es suficiente, pero crece a buen ritmo. Y en el norte de España es algo más generosa.
La infraestructura de recarga aún no es suficiente, pero crece a buen ritmo. Y en el norte de España es algo más generosa.

Pero viajar con un eléctrico tiene sus particularidades, y una de ellas es la planificación, porque ni todas las carreteras tienen puntos de recarga públicos ni disfrutamos de ese tipo de servicio en la mayoría de los hoteles y restaurantes. Más bien lo contrario: pocos hoteles y restaurantes españoles cuidan por ahora ese 'detalle'. Sin embargo, la red aumenta a buen ritmo, y combinando recargas durante las paradas con las que podamos realizar en postes rápidos (los que tienen 50 kW de potencia o más, para entendernos), ya es factible viajar siempre que programemos bien la ruta, para lo que contamos con la inestimable ayuda de aplicaciones como FordPass, que nos permiten saberlo todo del coche desde nuestro smartphone (presión de los neumáticos, kilometraje, nivel de la batería y autonomía teórica, programación de la recarga), pero también conocer los detalles del itinerario, y principalmente dónde podremos o deberemos recargar. Si somos de los que improvisamos sobre la marcha y no tenemos claro adónde iremos ni por dónde, ojo con los eléctricos. Al menos con la situación actual.

placeholder Partimos desde Galapagar, en Madrid, con la batería cargada por completo. El ordenador indica 481 kilómetros de autonomía estimada y 316 hasta el primer punto de recarga recomendado.
Partimos desde Galapagar, en Madrid, con la batería cargada por completo. El ordenador indica 481 kilómetros de autonomía estimada y 316 hasta el primer punto de recarga recomendado.

Cuando el viernes a media mañana, tras cargar todo el equipaje en su maletero posterior (402 litros) y poner algunos útiles de trabajo en el maletero delantero (81 litros), arranco el Mach-E, su batería está al cien por cien después de la recarga nocturna en mi toma doméstica. En horas valle, para ahorrar lo más posible. Programo en el navegador el hotel de destino, en la localidad vizcaina de Ea, y el sistema calcula automáticamente el tiempo necesario incluyendo una parada intermedia para recargar en Miranda de Ebro, al norte de Burgos, que haré coincidir con la comida. En concreto, el ordenador del coche indica 481 kilómetros hasta el destino y 316 hasta ese primer punto de recarga, que conozco bien de un reciente viaje por la zona. Llegados a este punto, muchos se preguntarán por qué no llegar directamente a Ea si esos 481 kilómetros son menos que los 540 anunciados, pero la experiencia te dice dos cosas: la primera, que en autovía, a 120 km/h, el gasto se sitúa por encima de la media homologada, y la segunda, que circulando en un coche eléctrico, moverse con el ordenador indicando una autonomía por debajo de 100 kilómetros es arriesgar innecesariamente. Además, una cosa es la capacidad total de una batería y otra su capacidad neta o real, que en el caso que nos ocupa es de 88 kWh. Y de eso disponemos.

placeholder Hemos programado a 120 km/h el control de crucero inteligente, que tiene en cuenta la presencia de otros vehículos y el límite de cada tramo.
Hemos programado a 120 km/h el control de crucero inteligente, que tiene en cuenta la presencia de otros vehículos y el límite de cada tramo.

A los primeros 50 kilómetros de carretera comarcal desde mi casa hasta alcanzar la A-1 les suceden 270 por esa autovía hasta la localidad burgalesa donde realizaré la primera escala. Para alimentarme y 'alimentar' al Mustang. Un verdadero paseo, a pleno confort, porque en el control de crucero elijo dos funciones complementarias: control adaptativo, de manera que el coche mantiene la distancia de seguridad automáticamente, y control inteligente, de forma que la velocidad se ajusta también por sí sola a los límites legales de cada tramo. Y aunque un crucero de 120 km/h podrá parecerles modesto a algunos, lo cierto es que adelanto a bastantes turismos. Ruedo en silencio casi absoluto, pero disfrutando de mi música favorita, y con más de 100 kilómetros de autonomía aún en la pantalla alcanzo Miranda de Ebro, donde los postes de recarga distan solo diez pasos del restaurante 'fast food' donde comeré. Y aunque el Mustang Mach-E permite recargas de hasta 150 kW (cada diez minutos recibiría energía suficiente para hacer 120 kilómetros), en este caso son de 50 kW. Y gratuitos, todo hay que decirlo, pues disfruto de una promoción de bienvenida de dos meses por descargarme la 'app' de Iberdrola.

placeholder El primer día, mientras comemos en un restaurante, cargamos en un poste de Iberdrola. Gratis, pues disfrutamos de una promoción de bienvenida en su aplicación.
El primer día, mientras comemos en un restaurante, cargamos en un poste de Iberdrola. Gratis, pues disfrutamos de una promoción de bienvenida en su aplicación.

Devoradas las patatas, la ensalada y una hamburguesa que no estaba nada mal, prosigo viaje, con una primera parada a los pocos kilómetros en el parque fotovoltaico de Arasur, el mayor de Euskadi. Y es que había decidido centrar el viaje en la sostenibilidad, pues ya que me hacía un Madrid-Euskadi de ida y vuelta con un cómodo y potente crossover que emite cero gases a su paso, quería tomar el pulso también a otras iniciativas en ese terreno, como la producción de energías renovables o los restaurantes y hoteles que trabajan bajo la bandera de la ecología. Después me encamino hacia el espacio natural de Urkiola, el itinerario más corto y a la vez el más atractivo para llegar a la costa de Vizcaya, donde se asienta Ea y su cercano complejo rural de Las Casas de Ea Astei, paradigma de hotel sostenible perfectamente integrado en su entorno. Y con cargador para vehículos eléctricos, gratuito también.

El sábado, con las pilas cargadas

La jornada del sábado se desarrolla por la comarca. A veces por las montañas y pueblos de interior, como Gernika, en ocasiones por la costa cantábrica, donde visito Mundaka, Bermeo, Elantxobe... Bosques que mueren o nacen en el mar y sucesión de acantilados y recónditas playas de arenas claras. Cualquier lugar parece el mejor para detenerse a tomar algo. Pintxos, qué palabra tan bonita. También hay tiempo para visitar la reserva de la biosfera de Urdaibai, un paraíso costero utilizado por aves de medio mundo en sus maratonianas rutas de vuelo. Y un paraíso también para los amantes del senderismo y el disfrute de la naturaleza.

placeholder En el litoral cantábrico situado al este de Bilbao alternamos carreteras de costa con otras que trepan hacia los densos bosques del interior.
En el litoral cantábrico situado al este de Bilbao alternamos carreteras de costa con otras que trepan hacia los densos bosques del interior.

Estamos a finales de junio y los días son largos, pero cuando regreso al hotel ya de noche la batería del Mustang Mach-E aún tiene más del 50 por ciento de carga. Y es que en recorridos aparentemente complejos el crossover eléctrico de Ford se crece, pues en las bajadas y en las frenadas o deceleraciones se recarga con intensidad (sobre todo si pulsamos el botón L del cambio), lo que alarga el alcance más de lo esperado, de modo que unas pocas horas de carga durante la noche en la toma del aparcamiento cubierto de Ea Astei devuelven su nivel al cien por cien.

placeholder El hotel de Ea donde dormimos cuenta con cargadores gratuitos de electricidad. Tanto el sábado como el domingo los iniciamos con la batería a tope.
El hotel de Ea donde dormimos cuenta con cargadores gratuitos de electricidad. Tanto el sábado como el domingo los iniciamos con la batería a tope.

Así las cosas, afronto el domingo a tope de electricidad y de ganas para aprovechar el tercer día. Más kilómetros de disfrute al volante (el Mach-E va realmente bien pese a su corpulencia), más paisajes que admirar y más balcones naturales en los que asomarse a un mar habitualmente bravo que ese día se mece tranquilo. Y es hora de poner la guinda al fin de semana en uno de los templos de la gastronomía vasca, española e internacional: Azurmendi, un tres estrellas Michelin considerado el restaurante más sostenible del mundo. Por eso estoy aquí, pues labores como la de Eneko Atxa y su gente deben ser reconocidas. Experiencia 'eco' para enmarcar como fin de fiesta.

Domingo por la tarde: el regreso

Son casi las 6 de la tarde y ya estoy listo para el retorno. Como he completado la carga de la batería del Mach-E en el poste del aparcamiento durante la larga comida, los 409 kilómetros hasta casa entran dentro del radio de acción 'realista' del coche, al que mido un consumo durante el viaje de 20 kWh/100 km. Es decir, que necesitaré poco más de 80 kWh para el regreso, cuando la capacidad útil de la batería es de 88 kWh. No obstante, y aprovechando una breve parada en la localidad segoviana de Boceguillas para tomar un refresco, un poste de 50 kW de Endesa me facilita otra breve recarga (unos 20 kW en menos de media hora) con la que acometer los últimos 115 kilómetros de viaje con mayor tranquilidad.

placeholder En el Bird Center de Urdaibai se desarrollan actividades de investigación y divulgación. Los amantes de la naturaleza tienen ahí una cita obligada.
En el Bird Center de Urdaibai se desarrollan actividades de investigación y divulgación. Los amantes de la naturaleza tienen ahí una cita obligada.

Por tanto, reto cumplido. Se puede viajar con un eléctrico. De otra manera, pero se puede. Como decíamos, es casi obligado programar bien la ruta y las paradas para garantizar las recargas, pero tanto el navegador del coche como la aplicación FordPass se convierten en aliados bastante fiables en esa tarea. Y la infraestructura eléctrica se multiplica a buen ritmo, ya sea en hoteles, restaurantes de todas las condiciones, estaciones de servicio... La utilización de un vehículo eléctrico requiere una logística especial, pero a cambio disfrutamos de ventajas innegables como un alto confort de marcha, aceleraciones instantáneas o un coste por kilómetro más bajo si jugamos bien las bazas que ofrece el mercado. Sin olvidar otra virtud, aún más importante quizás: casi mil kilómetros de ruta con el Mustang Mach-E AWD de 351 CV y ningún tipo de gas emitido a la atmósfera a nuestro paso. Esa sensación del ‘deber cumplido’ no tiene precio. Así será en el futuro más tarde o más temprano, y más aún a medida que el precio de los coches eléctricos se vaya ajustando para que cuadre mejor con todas las economías familiares. Además, con el crossover eléctrico de Ford hemos podido conocer escenarios e iniciativas que animan al optimismo, y que nos llevan a pensar que, en efecto, un planeta mejor sí es posible.

placeholder El mayor parque fotovoltaico vasco se encuentra junto al polígono industrial de Arasur, al sur de Álava, la comarca con más horas de sol de Euskadi.
El mayor parque fotovoltaico vasco se encuentra junto al polígono industrial de Arasur, al sur de Álava, la comarca con más horas de sol de Euskadi.

Uno de esos descubrimientos de nuestra ruta fue el parque fotovoltaico Ekian de Arasur. Con sus 67.000 paneles solares, que ocupan 55 hectáreas de superficie, es el mayor productor de energía fotovoltaica de la comunidad vasca. La comarca de la Ribera Baja donde se ubica, en el sur de Álava, es la que goza de más horas de sol de Euskadi, aproximadamente un 25 por ciento más que en San Sebastián, por ejemplo. Inaugurado en 2020, el parque Ekian del Polígono Industrial Arasur puede alcanzar una producción anual cercana a los 40.000 MWh, lo que cubriría las necesidades eléctricas de unas 15.000 familias.

placeholder En el corazón del Parque Natural de Urkiola se sitúa su famoso santuario, de cuyo tejado se dice que separa el agua que va al Cantábrico y al Mediterráneo.
En el corazón del Parque Natural de Urkiola se sitúa su famoso santuario, de cuyo tejado se dice que separa el agua que va al Cantábrico y al Mediterráneo.

Si nos gusta la naturaleza y visitamos Bilbao y su entorno, atravesar el Parque Natural de Urkiola es de lo más recomedable. Situado en el extremo suroriental de Vizcaya y norte de Álava, este espacio protegido de 5.768 hectáreas es un conjunto montañoso que tiene su techo en los 1.337 metros del monte Amboto, y donde los 1.500 litros de pluviometría media anual se traducen en un paisaje siempre verde donde se suceden hayedos, abedulares o robledales con el encinar cantábrico o extensas areas de pino radiata de repoblación. Histórico paso entre la meseta y la cornisa cantábrica, en Urkiola se han catalogado 694 especies de flora, entre las que destacan 12 endemismos, y 126 de fauna vertebrada, con 31 mamíferos entre los que figuran jabalíes, comadrejas, zorros, tejones o el gato montés. En el corazón del parque se halla el Santuario de Urkiola, cuyo tejado, según la tradición, separa el agua entre dos cuencas: el agua que cae hacia un lado va al Cantábrico, mientras que el que cae por el otro vierte finalmente al Mediterráneo.

placeholder El complejo rural de Las Casas de Ea Astei, en Ea, cuenta con una de las viviendas más sostenibles del mundo, que genera el doble de la energía que consume.
El complejo rural de Las Casas de Ea Astei, en Ea, cuenta con una de las viviendas más sostenibles del mundo, que genera el doble de la energía que consume.

Nuestra ruta nos condujo también hasta un lugar que debemos considerar pionero en esto de la sostenibilidad: Las Casas de Ea Astei. Internándonos en la montaña desde la localidad costera de Ea hallaremos este coqueto complejo rural compuesto por cinco casas (la idea es llegar a diez) y considerado uno de los hoteles más ecológicos de España. La joya de la corona es la Casa Vita, abierta en 2009 y primera edificación de nuestro país reconocida con la certificación suiza Minergie y la alemana PassivHaus, que se conceden a las construcciones más sostenibles. Porque esta vivienda de seis plazas genera el doble de la energía que consume gracias a sus 60 metros cuadrados de paneles fotovoltaicos y a su sistema de energía solar térmica para calentar el agua, a su climatización de doble flujo mediante tubo canadiense (un conducto soterrado donde el aire está todo el año a 16,4 grados, lo que facilita que la temperatura de la casa sea de 22 grados en cualquier época) y a su perfecto aislamiento con fibra de madera, que alcanza espesores de 54 centímetros en la cubierta, 30 en los laterales y 24 en la base. Además, la Casa Vita reaprovecha para el riego las aguas grises, procedentes de lavabos y duchas.

placeholder La Reserva de la Biosfera de Urdaibai, y su interesante 'aeropuerto internacional para pájaros', fue otro de nuestros destinos.
La Reserva de la Biosfera de Urdaibai, y su interesante 'aeropuerto internacional para pájaros', fue otro de nuestros destinos.

Cuarta escala a destacar en nuestro viaje eléctrico es la Reserva de la Biosfera de Urdaibai. El estuario de Urdaibai, en Vizcaya, es el humedal más importante de Euskadi y se extiende por la desembocadura del río Oka, cuya ría de 12 kilómetros de longitud se convierte en una relevante área de reposo e invernada para las aves migratorias. Sus 230 kilómetros cuadrados, que se extienden por 22 municipios de la comarca, son hogar permanente o temporal de una espectacular variedad de aves, destacando 55 especies acuáticas, a veces tan infrecuentes en nuestro país como la barnacla carinegra, el eider común, el negrón especulado o el pato havelda. Todos controlados y estudiados desde el Urdaibai Bird Center, un centro ornitológico de referencia a nivel europeo que podemos visitar porque conjuga la investigación con la divulgación científica.

placeholder Azurmendi, un tres estrellas Michelin reconocido como el restaurante más sostenible del mundo, cuenta con cargadores gratuitos para coches eléctricos en su aparcamiento.
Azurmendi, un tres estrellas Michelin reconocido como el restaurante más sostenible del mundo, cuenta con cargadores gratuitos para coches eléctricos en su aparcamiento.

Y como fin de fiesta, el restaurante Azurmendi, convertido en templo de la gastronomía mundial y liderado por el genial Eneko Atxa. No solo atesora tres estrellas Michelin, sino que fue elegido el restaurante más sostenible del mundo en 2018 por ‘The World’s 50 Best Restaurants’. Ubicado en Larrabetzu, cerca de Bilbao, e integrado en la ladera de una colina tapizada de viñedos autóctonos, el restaurante Azurmendi es un edificio bioclimático singular que aprovecha la luz solar para reducir el consumo de luz artificial, reutiliza el agua de lluvia para la huerta, los invernaderos y los inodoros, ejerce un control constante de la temperatura y la ventilación para minimizar la necesidad de climatización, y recurre a energías renovables como la geotermia para cubrir buena parte de las necesidades de sus instalaciones. Asimismo, disponen de tomas gratuitas para recargar vehículos eléctricos y cultivan en su invernadero buena parte de las hortalizas y otras especies empleadas en la cocina, además de haber plantado más de 800 árboles para compensar sus emisiones de CO2.

Coche eléctrico Urdaibai Cocina vasca Vizcaya Bilbao Desarrollo sostenible Ecología Energía fotovoltaica
El redactor recomienda