PRUEBA FORD KUGA PHEV

Ford Kuga PHEV, un SUV grande y 'cero emisiones' por menos de 30.000 euros

Destaca por su gran versatilidad de uso, su buen espacio interior y su precio muy ajustado

La prueba de esta semana se centra en el Ford Kuga y en concreto su variante híbrida enchufable que ofrece las ventajas de un todocamino versátil junto a un vehículo con etiqueta 'cero emisiones' tan importante es estos momentos. Es un todocamino del segmento compacto y 4,6 m de longitud que tiene como característica importante que se fabrica en España. Por su conducción parece más un turismo y su estética también es menos campera que la de su antecesor. Está la venta por 37.000 euros en el caso de esta versión con mecánica híbrida enchufable con 225 caballos de potencia. Pero con campaña de lanzamiento y con el plan Moves su precio de partida se sitúa por debajo de los 30.000 euros. Una muy buena opción en el mercado.

Este nuevo modelo es más parecido a un vehículo convencional que a un todocamino de la nueva generación. Lo es por sus dimensiones y también por sus menores opciones de uso fuera del asfalto. Eso sí con algo más de altura libre al suelo que un turismo.

Puesto de conducción muy completo con cuadro digital, pantalla en la consola y 'head up display'.
Puesto de conducción muy completo con cuadro digital, pantalla en la consola y 'head up display'.

Ford lanzó una gran ofensiva por el vehículo todocamino en 2019 con el lanzamiento del nuevo Ford Edge, en la parte alta de esta gama, pero sobre todo con la llegada del Puma un vehículo que, por definirlo de una manera sencilla, es como un Ford Fiesta pero más alto, con un frontal más contundente y con muchas ventajas adicionales entre las que destaca su gran maletero.

Pues bien, para definir el nuevo Ford Kuga lo mejor sería decir que es como un Focus pero más alto, con mayor altura libre al suelo, con más altura de su carrocería y también con una posición de conducción elevada. El Ford Focus es un coche con un comportamiento dinámico muy bueno, quizá el mejor de su segmento, pero con una limitación en su altura: es muy bajo, excesivamente, y es fácil tocar con los bajos en algunas zonas.

El nuevo Ford Kuga tiene un comportamiento menos preciso que en el Focus, hay más peso y una mayor altura, lo que se traduce en más inercias, sobre todo si vamos apurando los límites. Pero lo más importante es que después de hacer bastantes kilómetros con este nuevo modelo, su comportamiento dinámico les diría que es más parecido al de un turismo que al de un todocamino. Esa sensación es la misma que he tenido con el Ford Puma respecto al Fiesta del que deriva.

El nuevo Ford Kuga es muy diferente a su antecesor. El nuevo es casi 10 cm más largo y también 4,5 cm más ancho pero al mismo tiempo es 2 cm más bajo. Y también su peso se ha reducido en hasta 90 kg con respecto a la anterior generación a igualdad de versiones. Con ello tenemos un vehículo con unas proporciones más dinámicas, y menos camperas. Su habitabilidad también ha mejorado, como consecuencia de su crecimiento en longitud y anchura. Además, para mejorar su versatilidad de uso el asiento trasero se puede desplazar longitudinalmente hasta 15 cm, y también el respaldo de este asiento posterior se puede ajustar en inclinación en tres posiciones.

El asiento trasero ofrece la mayor versatilidad de uso.
El asiento trasero ofrece la mayor versatilidad de uso.

Cuando el asiento va en la posición más retrasada encontramos unas plazas traseras muy buenas, con mucho espacio para las piernas. En estas condiciones su maletero alcanza una capacidad de 645 litros, lo que le sitúa como una referencia en este segmento. Cuando se sitúa el asiento en la posición más retrasada, y con los respaldos también inclinados al máximo el maletero se reduce hasta 475 litros. El usuario adapta el interior a sus necesidades.

La gama del Ford Kuga, un modelo muy importante para el mercado español, ya que se fabrica en la planta de Almussafes, cuenta con dos variantes de gasolina con motor de tres cilindros de 120 o 150 caballos y otras dos opciones diesel de 120 y 190 caballos a los que se añade una versión 'mild hybrid' basada en el diesel de 150 CV con batería adicional de 48 V y su etiqueta eco.

Hay detalles muy significativos en este Kuga PHEV como son por un lado su caja de cambios automática, cuyo selector es giratorio, al estilo de los empleados en los modelos de Jaguar Land Rover. Pero es una caja desarrollada por Ford de una sola marcha, pensada para combinar los motores de gasolina y eléctrico. En el selector de la palanca de cambios, en el centro, tenemos un botón que permite aumentar la recuperación de energía en las frenadas y retenciones. Esto hace que la conducción sea más sencilla en ciudad. Y también mejora su eficiencia.

Cuadro digital

El puesto de conducción es moderno y muy completo. Cuenta con un cuadro de instrumentos digital, de 12,3 pulgadas en esta versión tope de gama. Proporciona mucha información al conductor. Entre otras cosas ofrece el dato del consumo en kilovatios en todo momento y al mismo tiempo también la recuperación de energía en las retenciones. También una pantalla táctil en la consola central que permite manejar de manera intuitiva todos los sistemas del vehículo. En el puesto de conducción hay muy pocos botones lo que facilita su conducción más segura. Y para mejorar aún más esta seguridad incluye un sistema 'head up display'.

El nuevo Kuga ofrece hasta cinco modos de conducción diferentes que permiten gestionar tanto acelerador como control de tracción y otros sistemas de ayuda. Estos modos son Normal, Eco y Sport, los habituales en la mayor parte de vehículos, a los que se suman un modo de terreno resbaladizo y otro para circular sobre nieve o arena. A este selector de modos, de serie en toda la gama, se añaden los modos de uso del sistema eléctrico en esta variante enchufable, otros cuatro. Son el modo híbrido, el más utilizado, la opción solo eléctrica, una de mantener la carga de la batería para cuando sea necesario y una última opción de recargar la batería con el motor de gasolina.

El Ford Kuga, y en concreto esta versión híbrida enchufable es muy interesante porque ofrece un coche amplio, versátil y con etiqueta 'cero emisiones' por un precio muy ajustado. Su precio recomendado es de 37.800 euros. A esta cantidad hay que rebajar 3.200 euros de campaña de lanzamiento y otros 1.500 euros de campaña de financiación, si se financia la operación. Y sobre todo se puede solicitar el Plan Moves II, por lo que se puede adquirir por menos de 30.000 euros. Y si hablamos de la versión de acceso, con el motor de 120 caballos estaríamos hablando, con los descuentos incluidos, por debajo de los 25.000 euros.

Ficha técnica

Motor de gasolina: cuatro cilindros en línea.

Potencia máxima: 164 CV.

Cilindrada: 2.488 cc.

Combustible: gasolina.

Motor eléctrico: 130 CV.

Velocidad máxima: 201 km/h.

Aceleración de cero a 100 km/h, 9,2 segundos.

Caja de cambios: automática de una sola marcha.

Tracción: delantera.

Consumos homologado WLTP en ciclo combinado 1,4 litros.

Dimensiones (longitud/anchura/altura), 4,61 x 1,88 x 1,68.

Capacidad maletero: desde 475 litros hasta 645 siempre con cinco plazas disponibles.

Peso en vacío: 1.844 kg.

Precio: 37.800 euros (precio recomendado por el fabricante sin incluir descuentos).

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios